Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 VIERNES 29 7 2005 ABC Gente Carlos de Inglaterra, las cuentas claras El Parlamento británico recomienda al heredero del trono de Inglaterra que deje de gestionar el ducado de Cornualles, su principal fuente de ingresos, debido a su estilo de vida TEXTO: ABC FOTO: REUTERS La limusina en la que murió la princesa Diana de Gales en 1997 ha sido trasladada desde Francia al Reino Unido, donde será examinada por los expertos de Scotland Yard que investigan las causas del trágico accidente. El vehículo, hasta ahora custodiado en Rosmy- sousBois, se encuentra ya en un laboratorio en Londres. omité de cuentas públicas del Parlamento británico denunció ayer un conflicto de intereses en la gestión por el Príncipe de Gales del ducado de Cornualles, que genera los ingresos privados del heredero del trono británico. Los diputados que integran el comité critican que el Príncipe participa personalmente en la administración de un fondo del que es también beneficiario y recomiendan, en un informe publicado ayer, que se aparte a Carlos de Inglaterra de la gestión del ducado porque puede perjudicar a futuros beneficiarios, informa Efe. En concreto, critican que pueda fijarse él mismo su nivel de ingresos: así, en el período 2004- 05, éstos crecieron un 11 por ciento y totalizaron unos 17 millones de euros frente al equivalente de 4,5 millones de euros actuales en 1993. El Príncipe de Gales paga voluntariamente un impuesto sobre la renta, lo que representa el 40 por ciento de sus ingresos, pero los diputados se preguntan por qué el ducado, que está valorado en 670 millones de euros, está exento del impuesto de sociedades y el que grava las ganancias del capital. El ducado de Cornualles es propietario de 56.700 hectáreas, distribuidas entre veinticinco condados, incluidas las islas de Scilly, y últimamente ha sumado a sus actividades agrícolas otras de tipo inmobiliario. El ducado fue establecido en 1337 por el Rey Eduardo III Elc para sostener económicamente a los herederos del trono de Inglaterra y, según los diputados más críticos, Carlos lo está poniendo en peligro con su estilo de vida. Los parlamentarios exigen que la oficina nacional de auditoría pueda examinar las cuentas del ducado y se preguntan por qué el Príncipe no sigue el ejemplo de su madre, la Reina Isabel II, que no interviene para nada en la gestión del ducado de Lancaster, que financia a la soberana. Un portavoz de Carlos de Inglaterra negó, sin embargo, que haya un conflicto de intereses y que el Príncipe esté dilapidando una fortuna en detrimento de futuros duques de Cornualles, como su primogénito, el Príncipe Guillermo. Según el portavoz, el Ministerio de Finanzas aprueba todas las transacciones del ducado, cuyo valor supera el equivalente de 300.000 euros. El portavoz agregó que el comité de cuentas públicas parece no haber entendido que los ducados de Lancaster y Cornualles no son entes públicos, sino propiedades privadas bien administradas y creadas para proveer de ingresos al monarca y al heredero del trono. Al mismo tiempo, negó que la oficina nacional de auditoría tenga derecho a examinar las cuentas del ducado al tratarse de una propiedad privada y afirmó que si el Príncipe tuviese que pagar el impuesto de sociedades, se vería gravado dos veces por el fisco. Carlos de Inglaterra, en la imagen, durante su visita al concurso floral de Sandrigham, ha negado a través de un portavoz que esté dilapidando su fortuna