Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 VIERNES 29 7 2005 ABC Sociedad Desprendimiento de fragmentos Zona dañada El lanzamiento del transbordador fue grabado por más de 100 cámaras, incluidas algunas en la propia nave. En las imágenes se observó el desprendimiento de dos fragmentos de aislante del tanque principal Uno de ellos es una pieza de aislante de entre 60 y 85 centímetros de largo Otro fragmento de aislante más pequeño, de unos 15 cm de largo, se desprendió del tanque de hidrógeno líquido Fragmento 1 Loseta dañada Zonas afectadas (Vista inferior del Discovery) Los técnicos han detectado daños en algunas losetas producidos por desprendimiento de dos fragmentos de aislante del tanque de combustible principal Fragmento 2 Fragmento desprendido Se ha desprendido una de las losetas térmicas en la parte inferior del Discovery, cerca del morro Revestimiento térmico Losetas dañadas Tanque principal Carrera contrarreloj de la NASA para traer sana y salva a la tripulación del Discovery El administrador de la agencia dice que nunca podremos reducir a cero los desprendimientos b La pérdida de la capa aislante que protege el tanque exterior vuelven a cuestionar la capacidad de EE. UU. para realizar misiones espaciales tripuladas PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Pese a todos los propósitos de enmienda tras el sacrificio del Columbia un parón de treinta meses y la inversión de casi 1.500 millones de dólares en mejoras y alternativas, la Agencia Espacial de Estados Unidos se ha visto obligada a reconocer su fracaso a la hora de evitar un contumaz riesgo mortal para la seguridad de su envejecida flota de transbordadores: el desprendimiento de trozos de la capa aislante que protege el tanque exterior de la nave durante la violenta maniobra de lanzamiento. Fragmentos relativamente pequeños y livianos, pero que a esas velocidades se convierten en peligrosos proyectiles durante un acelerado proceso de despegue- -de 0 a 28.000 kilómetros por hora- -comparado gráficamente con el intento de transportar una mariposa encima de una bala. Tras quedar en evidencia que un trozo de ese aislamiento se desprendió este martes desde el rediseñado tanque exterior del Discovery la NASA ha optado por decretar una nueva suspensión indefinida de sus vuelos tripulados. Decisión que afecta en primer lugar al Atlantis cuya salida estaba prevista para septiembre, y pone otra vez en duda la viabilidad de la Estación Espacial Internacional (ISS) cuya construcción y pleno rendimiento es inseparable de los transbordadores El morro del Discovery momentos antes de acoplarse a la ISS de Estados Unidos. Para terminar el ensamblaje de la ralentizada ISS se calcula la necesidad de una veintena de misiones adicionales. Al enfrentarse de nuevo a exactamente el mismo problema que causó la tragedia del Columbia la NASA ha empezado a destilar un pesimismo e incertidumbre que contrastan con el efímero triunfalismo exhibido tras el lanzamiento del Discovery Como ha dicho un anónimo ingeniero de este proyecto, la Física no miente De hecho, el nuevo administrador de la NASA, Michael Griffin, fue ayer el primero en AFP Un roce aparentemente superficial ha sido detectado en una de las losetas térmicas que protegen el Discovery Si el desprendimiento se hubiera producido al principio del lanzamiento, habría sido catastrófico reconocer la existencia de un reto tecnológico sin una solución totalmente satisfactoria. Según Griffin, estamos tratando de evitar daños a la nave, pero nunca vamos a ser capaces de reducir a cero los desprendimientos del tanque Hasta el momento, las minuciosas observaciones del fuselaje del Discovery no han detectado daños significativos en su vital escudo térmico. Los ingenieros de la NASA creen que el trozo de aislamiento desprendido proviene de una protuberancia del tanque exterior diseñada para proteger una serie de cableados y tuberías. El desprendimiento presenta una forma irregular: con un largo de entre 60 y 80 centímetros, un ancho de entre 25 y 35 centímetros, y un grosor de entre 5 y 20 centímetros. Proporciones menores a las del trozo de aislante de unos 700 gramos asociado a la incineración del Columbia el 1 de febrero de 2003 durante su maniobra de retorno a casa. Junto a ese amenazador desprendimiento a los dos minutos del lanzamiento también se habrían detectado otros parches en los 1.200 metros cuadrados de material aislante aplicado en el tanque exterior para evitar la formación de hielo al ser cargado con casi dos millones de gélidos litros de oxígeno e hidrógeno licuados. En la lista de desperfectos también se encuentra un roce aparentemente superficial en una de las losetas térmicas que protegen la panza del Discovery Este desconchón de unos tres centímetros, se encuentra en la delicada zona de la compuerta que protege el tren de aterrizaje delantero, aunque por el momento no ha sido identificado como problemático.