Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid VIERNES 29 7 2005 ABC Los muñecos Madelman, que comenzaron a comercializarse en los años sesenta, supusieron una revolución en el mercado por sus inspirados complementos y accesorios La historia del juguete en los últimos cincuenta años viene marcada por la invención del plástico inyectado. Desde entonces varias generaciones han crecido con los Madelman, los Geyperman, los Airgam boys, G. I. Joe, las muñecas de Famosa, los hogarines, los Halcones del espacio los sobres sorpresa... Del Fort Comansi a las Bratzs TEXTO: MABEL AMADO MADRID. Retroceder los últimos cincuenta años en la industria juguetera es realizar un histórico viaje marcado por los descubrimientos tecnológicos. Si en la actualidad los más jóvenes sueñan con consolas, videojuegos y atracciones de vértigo en modernos parques temáticos, a mediados del siglo XX los niños descubrían los primeros muñecos articulados. Para acercarnos a una época y a unos usos muy diferentes de los actuales, el Centro Comercial Gran Vía de Hortaleza muestra hasta mañana sábado una evocadora y hasta cierto punto nostálgica exposición. Muñecos de acción ofrece una excelente retrospectiva de los juguetes de plástico de los últimos cincuenta años. Desde el G. I. Joe, los Geyperman y los Clicks, hasta la Barbie, pasando por los sobres sorpresa y los poblados del Oeste de Comansi, esta exposición recuerda al visitante que los niños también jugaban con muñecos. presa americana Hasbro, uno de los muñecos de mayor éxito que dio nombre a las Figuras de acción con un diseño y una denominación más varonil que los alejaba del estereotipo femenino de las muñecas. Baby boom Con el baby boom de los años sesenta aumenta la demanda y las empresas jugueteras crecen exponencialmente: Famosa, Comansi, Madelman... Esta última fábrica aportó al mercado las mayores novedades: muñecos con articulaciones tipo rótula, ojos de cristal y con accesorios y complementos de gran detalle. Otro clásico para niños fueron los Geyperman, en 1975, con su corte de pelo al estilo militar y unas manos capaces de asir. Sin embargo, a pesar de su éxito, se dejó de fabricar en 1984 debido a los elevados costes de producción y al cambio de interés- -en esta misma época entra en bancarrota Madelman- Pero poco a poco los muñecos se hacen más pequeños y se orientan a un público más joven y con una nueva idea del juego. Son los Clicks, los Airgam boys y las primeras y revolucionarias figuras de la Guerra de las Galaxias, que hacen furor ya en 1977. Con un duro Un poco antes, todavía en los sesenta y setenta los quioscos ofrecían sorpresas en forma de recortables de papel, paracaidistas, muñecos de plástico inyectado y sobres. Así, muchos fueron los escolares que, tras finalizar las clases, organizaban campeonatos con los famosos Halcones del espacio -un soldado de plástico con hilos y paracaídas que volaba- -o acudían al quiosco, con un duro de los de antes, para comprar los sobres sorpresa, un producto estrella que se agotaba los fines de semana. Terminamos con una muñeca, y no una cualquiera. La famosa Barbie, incombustible juguete que, desde su nacimiento, allá por 1959, sigue renovando su vestuario y complementos. No en vano, en la actualidad se venden cada semana más de 1,5 millones de piezas en el mundo. Nancy, otro clásico que encandiló a varias generaciones de niñas Figuras de acción La revolución comienza con el descubrimiento del plástico inyectado, a finales de los años cincuenta, que populariza en los sesenta y setenta una gran variedad de muñecos. Así, en esta exposición podemos ver un G. I. Joe original de 1964, de la em-