Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 29 7 2005 ABC SE DICE SE COMENTA CAMBIAR LA CIUDAD Aunque ahora mismo sea un poco precipitado aventurar nada, dos grandes operaciones inmobiliarias se cerrarán en Madrid a la vuelta de las vacaciones de verano. Poderosos promotores de la capital llevan todo el año negociando adquisiciones y ventas. Pero con la llegada del estío se ha decidido posponerlas hasta septiembre. Quienes bien las conocen dicen que dichas operaciones transformarán al completo la imagen de la ciudad. Esto no significa que los cambios vayan a estar exentos de polémica. MADRID AL DÍA VIGILANDO LAS TERRAZAS El Consistorio se ha propuesto durante estos meses vigilar (muy de cerca) las terrazas de verano. Agentes municipales ya han hecho saber a sus propietarios que no van a tolerar más ruidos de los permitidos ni, tampoco, que las mesas abarquen más terreno del que pueden. Y es que durante el verano pasado las protestas vecinales se incrementaron demasiado por las molestias. La Castellana y la zona de Pintor Rosales son los principales polos de atracción de estos negocios. La amenaza del cierre pesa como una losa. TRAMPA MUNICIPAL IGNACIO RUIZ QUINTANO LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Prevenir es vivir Déjenme transmitirles en estas líneas la preocupación que tengo ante la desaparición del programa Prevenir es vivir que emite Onda Seis. Quiero pensar que ha sido provocada por la llegada de las vacaciones de verano y que en septiembre volverá a emitirse. No pueden imaginarse lo didáctico y agradable que me ha resultado el programa durante esta temporada. Sería una pena que uno de los pocos espacios de televisión que merecen la pena fuera retirado de su programación. Yo, que soy una gran seguidora de este tipo de programas, nunca había disfrutado tanto y seguido con tanto interés esta serie de capítulos. Esperaré hasta septiembre con impaciencia para ver si la ausencia de Prevenir es vivir se ha debido tan sólo a un paréntesis vacacional. Si es así respiraré tranquila y me alegrará saber que todos los lunes tendré una cita in- VICTOR INCHAUSTI Tala de árboles. Quiero expresar mi indignación por la tala indiscriminada de árboles que se viene produciendo en diversos puntos de Madrid. Se está consumando un desastre ecológico para la ciudad cuyas consecuencias ni siquiera podemos prever. Rita López eludible a media tarde. Si, desgraciadamente, no vuelve a salir me temo que volveré a molestarles para pedirles que no desprecien los pocos programas de calidad que hay en televisión y que no se olviden de aquellos que están empeñados en cuidar su salud y que gracias a espacios como éste lo consiguen cada semana. J. Bernardo Vila Vergüenza en Leganés Siempre creí que ser justo era tratar igual a los iguales y desigual a los desiguales. Dicho esto, he de decir que el Ayuntamiento de Leganés es respecto a bastantes asuntos, pero sobre todo, en relación a la tasa de basuras o ecotasa el organismo más injusto que se ha visto en siglos. Por mucho que me explique el alcalde y el concejal de Hacienda hay una cosa que mi mente no puede alcanzar. ¿Cómo es posible que los jueces obliguen al ayuntamiento a devolver el recibo de la tasa de 2001 y a otros, como es mi caso, nos haya venido una carta del banco diciéndonos que nos lo van a quitar? ¿No es la misma tasa para todos? ¿No son las mismas normas para todos? ¿Por qué el ayuntamiento no devuelve el dinero? Estoy indignado, hace mucho tiempo que dejé de creer en este alcalde a pesar de que soy socialista. Siempre he sido de izquierdas, pero este ayuntamiento no es que no tenga ideología, es que no tiene vergüenza. Javier María Izquierdo DIMES Y DIRETES ESTERETA BLODONOLO de que la profesora comenzara a es voy a contar tres histoexplicar el cuadro una alumna rias verídicas, las tres, exclamó ¿Pero qué hace la palohistorias de arte. La prima de la Paz de Picasso en esa mera se contextualiza en un exapintura? men universitario de esa asignaLa tercera es la mejor. Me la tura. La pregunta era, la pintura contó mi amigo Alfredo Deaño flamenca y la respuesta de un RAFAEL que manifestaba haber sido tesalumno fue más o menos la siPUYOL tigo directo de su ocurrencia y guiente: la pintura flamenca se defendía su autenticidad. El caracteriza por su colorido y su contexto fue una iglesia románica permovimiento. En ella aparecen frecuentedida en un pueblo castellano. En ella mente bailadores y otras personas que un retablo y en el retablo una inscriptocan la guitarra y baten las palmas. Se ción que una mujer leía de corrido. Esdesarrolla sobre todo en Andalucía y tereta blodonolo seguida de unas iniaunque no tiene muchos cultivadores ciales. La santa mujer explicaba a fuera del país es muy apreciada en el exotras devotas visitantes que Estereta tranjero. era el nombre del autor y Blodonolo su La segunda perla tuvo como escenaapellido. Para las iniciales no tenía opirio el Museo de El Prado en Madrid. Un nión. grupo de estudiantes se detenía delante No le sonaban a mi amigo ni el patrode la Anunciación de El Greco, y antes L nímico ni el apellido y dudaba de que hasta aquel villorrio pudiera haberse desplazado lo que sonaba a ebanista procedente de la lejana Europa. Escéptico y curioso se acercó al retablo y estuvo contemplando la inscripción largo rato. Cuenta que repitió mentalmente varias veces las palabras que aparecían discontinuas y a las que no acababa de encontrar sentido. Hasta que tras un momento de clarividencia y después de una cálida y larga carcajada, expresó en voz alta la descifrada inscripción Este retablo donolo y después el nombre del donante. Como ven ustedes, la cultura artística constituye un elemento distintivo de nuestra sociedad que la practica con asiduidad y con solvencia. No me extraña que alguien haya decidido suprimir la Historia del Arte del nuevo Catálogo de Titulaciones. Efectivamente se trata de un bien superfluo que no necesitamos para nada. Rafael Puyol. Catedrático de la UCM n el número 91 de la calle de Lista- no digo de don José Ortega y Gasset para que no digan luego que uno se pone pedante sin necesidad- cuesta sesenta euros estacionar. ¿Por qué? Sólo el Ayuntamiento lo sabe. El pretexto para soplarte los sesenta euros es estacionar en intersección o a menos de diez metros de la confluencia de la calzada pero cualquiera que se pase por el número 91 de la calle de Lista comprobará que ese argumento es tan falso como un reloj de trece horas. El número 91 de la calle de Lista está pintado como zona azul para estacionar, pero estacionar en el número 91 de la calle de Lista no te cuesta dos euros y medio, como es lo establecido, sino sesenta. Y de nada vale protestar. La maquinaria municipal es infernal: te envían notificaciones, apremios, resúmenes de decretos, párrafos del Aranzadi, notas de embargo, guardias de la porra y hasta los maceros que Gallardón se quitó de encima por franquistas. A ver, vengan para acá esos sesenta helios vienen a decirte todos ellos, con su tono bien castizo. Y pagas. Si no eres rico como uno de esos rockeros que contratan a los mejores bufetes de abogados para escaquear impuestos y luego montan conciertos para pedir a los gobiernos que paguen con mi dinero el hambre africana, pagas. Sin embargo, nadie me quita la pregunta de la cabeza: ¿qué hay en el número 91 de la calle de Lista que valga sesenta euros? Y he llegado a la conclusión de que se trata de un peaje de respeto a la señora Botella, cuya concejalía, que es la de los pobres, está exactamente enfrente. Dos números más atrás, en el 87, hay desde hace años una charca artificial provocada por la plataforma prefabricada de una parada de autobús que obtura un desagüe. En verano, la charca, por cómo huele, debe de producir toda clase de enfermedades infecciosas, y a la señora Botella, cuando cruza la calle para comprar fruta, a falta de unos bergantines como los que empleó Cortés en la reconquista de la capital azteca, no le queda más remedio que vadear la mefítica sima por el número 91, y entonces, ay, como dice Zapatero, ¡plaf! sesenta euros. Si no es ésta la explicación, que den otra. E