Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional EL TERRORISMO IRLANDÉS DEJA LAS ARMAS VIERNES 29 7 2005 ABC El esperado fin de la era de chantaje y terror del IRA, más de tres mil muertos después El conflicto de Irlanda del Norte, sus raíces políticas y religiosas, se remontan a varios siglos b La dominación británica de la Los peores atentados 21 de julio de 1972 11 civiles mueren y 130 resultan heridos tras la explosión de 26 bombas en Belfast 21 de noviembre de 1974 21 muertos y 162 heridos al estallar dos bombas en dos bares del centro de Birmingham 17 de febrero de 1978 12 civiles mueren por la explosión de una bomba en un restaurante cercano a Comber 27 de agosto de 1979 18 soldados fallecen en Warrenpoint tras el estallido de dos bombas. Lord Mountbatten, tío de la Reina Isabel II, es asesinado 20 de julio de 1982 Dos bombas en los parques londinenses de Regent s Park y Hyde Park matan a once soldados 30 de julio de 1990 Asesinado el diputado conservador Ian Gow, estrecho colaborador de Margareth Thatcher 11 de julio de de 1994 Asesinado el unionista Raymond Smallswood 15 de agosto de 1998 Mueren 29 personas, entre ellas dos españoles, al explotar un coche bomba en Omagh cial y muchos inocentes son encarcelados. El 10 de enero de 1972 marcaría el dramático punto de inflexión de esta triste crónica. El Domingo Sangriento 14 personas, todas ellas civiles y desarmadas- -la mitad menores de edad- murieron tras ser tiroteadas por el Ejército británico cuando participaban en una manifestación pacífica en Londonderry a favor de los derechos civiles. Miles de jóvenes irlandeses se isla vecina y la hegemonía de los protestantes sobre los católicos, despertaron al monstruo del terrorismo independentista norirlandés ANDRÉS TORRES MADRID. La triste crónica de la violencia en Irlanda del Norte se remonta a tiempos inmemoriales; a las primeras expediciones de anglonormandos -hoy británicos- -que llegaban a la isla vecina entre 1169 y 1270. Durante el siglo XVIII, la Corona británica dictamina la política de plantaciones miles de protestantes enviados desde Gran Bretaña llegaron a Irlanda para britanizar la isla. Mientras los nuevos colonos llegados de Inglaterra y Escocia recibían feudos y prebendas, los católicos eran asesinados y esclavizados. Se dibujan entonces los primeros esbozos del conflicto entre unionistas- -protestantes- partidarios de la pertenencia irlandesa al Reino Unido, y nacionalistas católicos, luchadores por la independencia. Calle de la ciudad de Omagh, tras el brutal atentado de 1998 mostraban dispuestos a engrosar las filas del nuevo IRA. La suspensión del Parlamento de Belfast y el trasvase de poder a Westminster es considerado una victoria del IRA y el principio del fin de la ligazón de Irlanda con la Corona británica. Los republicanos decretan un alto el fuego y sus representantes- -entre ellos un joven Gerry Adams- -vuelan a Londres con objeto de mantener unas secretas conversaciones de paz. Su exigencia, retirada absoluta de las tropas británicas del Ulster no es aceptada. La paz se rompe. ción. Bombas y disparos sacuden Irlanda del Norte y Gran Bretaña, a medida que la violencia religiosa se recrudece. Ante la espiral imparable de violencia, el IRA abandona sus unidades paramilitares y se reorganiza en células clandestinas para evitar la caza de terroristas impulsada en Downing Street. El Sinn Fein cumple su papel y proporciona a su brazo armado un extraordinario aparato de propaganda. En los 80, los encarcelamientos de militantes del IRA, sin juicio ni sentencia, propician huelgas de hambre que sitúan al conflicto norirlandés en las portadas de la Prensa mundial. Al entierro de Bobby Sands, diputado en la Cámara de los Comunes, muerto por inanición acudieron 100.000 personas. A pesar de la presión, Margaret Thatcher no dio su brazo a torcer, lo que Los orígenes. En los albores del siglo veinte nace el Sinn Fein, embrión del Ejército Republicano Irlandés (Irish Republical Army) El IRA inicia su actividad con la organización de la Revuelta de Pascua en 1916, bañada en sangre por los británicos. El Gobierno de Westminster opta por aislar a los irlandeses leales de los hostiles y forma dos parlamentos, en Belfast y en Dublín respectivamente. El Sinn Fein gana las elecciones hostiles en 1919, y de la mano del IRA, desencadena la violencia nacionalista contra Gran Bretaña. En 1921, Londres reconoce la existencia libre de Irlanda, pero el noreste de la isla queda anexionado al Reino Unido. Un IRA fatigado estuvo entonces a punto de concluir su sendero. La eclosión del conflicto. En 1968 surge el Movimiento por los Derechos Civiles para exigir la integración del católico en la vida civil. Sus protestas callejeras son reprimidas con insólita violencia por la Policía norirlandesa. Los protestantes se muestran dispuestos a defender su hegemonía social, política y económica con las armas. En 1969, el IRA sale de su letargo. La escisión de los provisionales del Ejército Republicano Irlandés opta por iniciar una terrorífica campaña de liberación nacional y reunificación En 1971, el Gobierno del Ulster decreta el internamiento sin proceso judi- La violencia no cesa. El 21 de julio de 1972, veintiséis bombas en el centro de Belfast sellan el fin de la tregua del IRA, desencadenando una oleada de atentados destinados a situar a Londres contra las cuerdas de la negocia- ¿VA ESTA VEZ LA VENCIDA? JOSÉ MANUEL COSTA s el final del dolor y el odio? Ante todo precaución, que las cosas de Irlanda del Norte parecen siempre grandes acontecimientos y demasiadas veces se quedan en simple desengaño. Una vez logrado el cese de la violencia abierta, hace ya más de siete años, no puede decirse que se hayan cosechado mayores avances en la normalización democrática de un Ulster cuyas instituciones siguen bloqueadas. Y lo peor es que esta última y dramática declaración del IRA quizás no cambie demasiado la situación. ¿Cabe dejar esta vez el escepticismo a un lado? Por una parte, jamás el IRA había utilizado un lenguaje tan claro ¿E y meridiano: La dirección del Oglaigh na hEirenn ha ordenado formalmente el fin de la campaña armada. Todas la unidades del IRA han recibido la orden de deponer sus armas Teniendo en cuenta lo que un ministro irlandés calificaba como lenguaje torturado de la organización terrorista republicana, lo que esta vez leemos no parece dejar espacio a la duda: la guerra ha terminado. Quedan todavía pasos importantes, como la inutilización de las armas que el IRA prevé impulsar a través de la Comisión Internacional Independiente para el Desarme la desaparición de la violencia de baja intensidad y la misma disolución de la orga- nización. Lo primero se producirá, a buen seguro en los próximos meses. La violencia cotidiana es básicamente cuestión policial. En cuanto a la disolución... Ese es un tema mucho más complejo. Al fin y al cabo, y aunque posteriormente fuera prohibido y perseguido, el IRA se encuentra en el nacimiento de la República de Irlanda y es una especie de símbolo nacional para todos los irlandeses. ¿Para todos? No, ciertamente, no para todos Ahí tenemos a los irlandeses unionistas del Ulster, cuyo actual líder, el añoso e intransigente reverendo Ian Paisley, se encargó ayer de poner sordina a las alegrías de gobiernos, partidos y población. Paisley salió explicando que juzgarán al IRA durante meses y años que los terroristas no han declarado de forma explícita el final de su campaña de millones de libras (se supone que se refiere