Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29 7 2005 Opinión 7 tivas cruzan localidades) e incluso los servicios de asistencia; que todo esté preparado y coordinado, con una previsión precisa de los desplazamientos y los puntos conflictivos susceptibles de provocar retenciones; en definitiva, trabajar sobre el problema para facilitar las posibles soluciones que eviten situaciones como las vividas durante el pasado puente. LA ESPUMA DE LOS DÍAS CIÉNAGAS DEL IRA L humo posado sobre las turberas y un destino de violencia atávica ampararon la génesis del IRA durante casicuatro décadas de terror queayer parecíancesarcuando sus cabecillasdeterminaron el cese de su campaña armada El comunicado no pedía perdóna las víctimas ni restaba legitimidad a tantos años de asesinatos, extorsiones y destrucción. Es postulable que Gerry Adams aconsejase el anuncio- -esperado desde hace semanas- -ahora que Londres padece los efectos del terrorismo islamista. Una atrocidad sigue aotra en el sinfín de la historia. En marzo, Adams no fue invitado a las celebraciones de San Patricio en Washington porque después del 11- S en los Estados Unidos ya VALENTÍ no queda un resquicio paPUIG ra la vieja simpatía con el folclore terrorista irlandés. Mientras tanto, en los condados de Irlanda del Norte, negándosea desarmarsey a cesar formalmentesu amenaza, los pistoleros del IRAcontrolaban barrios y zonas: compañías de taxis, tráfico de drogas, la ejecución sumaria de ciudadanos inocentes, como fue el asesinato de Robert McCartney en enero. Quién sabe por quién doblaron las campanas ayer. Por supuesto, todo cese de la violencia merece un acto jubilar, pero en la estrategia de Gerry Adams se discierne que aún deberían dársele las gracias. Finalmente, el IRA opta por recurrir a los métodos de la política democrática, después de tan largos años de atentar de forma siniestra contra quienes la practicaban y trazabanpuentespara evitarel sectarismoarcaico del Ulster. Somos propensos a olvidar que el Reino Unido, con todos sus errores en aquel territorio británico, envióel ejército a Irlanda del Norte en los años setenta precisamente para proteger a la comunidad católica de la prepotencia de los unionistas más radicales, exacerbados a su vez por los atentados del IRA. En su comunicado de ayer, el IRA insistía en la validez de la lucha armada en los años sesenta y setenta para contrarrestar los pogroms contra la comunidadcatólica. Vocesy ciénagasancestrales dieron permanencia a la reivindicación de una Irlanda unida. Una voluntad mayor de concordia hizo practicables los acuerdos del Viernes Santo, aunque el IRA no entregaba las armas ni cesaba explícitamente en su guerra. Fue ayer un día para recordar más que nunca a las víctimas del IRA, a tantos que murieron por la mera existencia de una patología política insaciable y criminal, por muchas justificaciones históricas que se le busquen. Como consecuencia institucional, esprevisible el restablecimientodel sistema de poder compartido- -suspendido por Londres en 2002- -que fue fruto de los acuerdos del Viernes Santo que el Sinn Fein boicoteó siempre que le vino en gana, y que ha provocado el hundimiento electoral del unionismo moderado y el alza de los unionistasmás recelosos de tales acuerdos. El gran mito irlandés del Cuchulainn guerrero deja un rastro imborrable de sepulcros. ÁNGEL CÓRDOBA que se contó con la Guardia Civil Rural, que se sumó a las labores de vigilancia. Y la planificación de los carriles reversibles, funcionando mucho antes de lo acaecido el primer día de puente. Esta experiencia sirvió para detectar un problema, como también pasó con las retenciones de nieve en Burgos el pasado mes de diciembre, y los conductores tienen que tener la seguridad de que se trabaja para evitar estos hechos en el futuro. Un modelo de gestión en el que participen los gestores del Tráfico, las comunidades autónomas, las estaciones de servicio, las policías locales (sobre todo cuando las rutas alterna- Y en tercer lugar, y a largo plazo, en el RACE consideramos imprescindible invertir en infraestructuras. El propio presidente del Gobierno, tras los atascos del puente de mayo, declaraba la necesidad de apostar por mejores infraestructuras. Los conductores españoles aportan a las arcas del Estado más de 23.600 millones de euros (o lo que es lo mismo, casi cuatro billones de pesetas) en impuestos sobre el automóvil, según un informe de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) realizado a finales del pasado año, sin contar con los ingresos en concepto de sanciones. Creemos que es una cifra más que suficiente como para garantizar a los usuarios de los vehículos una circulación fluida y segura. Por último, no queremos dejar de alertar sobre otras de las consecuencias de los atascos: los accidentes. Un conductor que circula durante horas en un atasco ve aumentados los riesgos de sufrir un accidente, ya que aparecen síntomas de fatiga, somnolencia, estrés, y en muchos casos, esas ganas de terminar el trayecto pueden hacer que el conductor quiera recuperar el tiempo perdido, sin tener en cuenta el efecto acordeón de los atascos. Y es que, cuando pensamos que la circulación ya está restablecida, aparecen de nuevo las retenciones, y una leve distracción puede provocar una grave colisión por alcance. Si está pensando en salir en estas fechas no olvide revisar su vehículo (neumáticos, dirección, líquidos... descanse el día previo a la salida, no ingiera alcohol y conduzca respetando las normas. Y a estas recomendaciones súmele una más: prepare su viaje informándose de la situación del tráfico, busque vías alternativas a su ruta y descanse cada dos horas. No olvide mantener su seguridad y la del resto de ocupantes también en los desplazamientos cortos, trayectos en los que bajamos el nivel de alerta y en los que, por desgracia, se producen muchas víctimas en este periodo de vacaciones. Desde el RACE le deseamos unas felices vacaciones. E PALABRAS CRUZADAS ¿Está de acuerdo con el Libro Blanco de la Energía? TODO ANÁLISIS SIRVE EL FAMOSO MERCADO E L Libro Blanco de Arriaga no son las tablas de la ley, ni siquiera una ley, ni un informe de obligado seguimiento. Es sólo un informe documentado, extenso ¡600 páginas! que repasa con más o menos fortuna y talento la situación del sector eléctrico, que pone al día el estado de la cuestión y que avanza algunas propuestas que merecen consideración, crítica y pensamiento lateral. Cualquier informe sobre materia tan delicada y relevante como la industria eléctrica sirve, ayuda a formar criterio y a avanzar alternativas, cada día más necesarias. Del informe conviene reparar en el análisis y el diagnóstico y contrastarlo F. RODRÍGUEZ URBANEJA con otras opiniones, que no faltan. Que las conclusiones no sean compartidas por muchos expertos y por el propio sector no es razón suficiente como para desdeñar el documento. El Gobierno se lo ha tomado con cautela, no ha mostrado ni alborozo ni entusiasmo. Mal gobierno sería el que cediera a terceros las decisiones políticas y estratégicas que debe adoptar. Con el informe en la mano al Gobierno toca revisar a fondo la política española en materia energética, sin necesidad de atender las recomendaciones del equipo Arriaga. H ABLAR de mercado libre es en general una exageración, y en la energía, muy intervenida en todo el mundo, es un disparate. El Libro Blanco, con la excusa de que no se ha conseguido un mercado que funcione correctamente en un régimen de competencia recomienda volver a la ortodoxia regulatoria Con una anticuada teoría que calibra la competencia en función del tamaño o número de las empresas, se trataría de hostigar a las más grandes, cuando el sector en España está relativamente poco concentrado (y más privatizado) que en buena parte de Europa. Es correcto adecuar la tarifa a los costes, algo que suele hacer C. RODRÍGUEZ el mercado, aunque cabrían dos objeBRAUN ciones: primero, que si se supedita la subida de la tarifa al poder de mercado se seguirá dañando a algunas empresas; y segundo, que las autoridades deberían bajar los impuestos a la vez que flexibilizan precios regulados. La cuestionable idea de limitar la producción de energía nuclear complacerá a ecologistas, a Zapatero, que es el más antinuclear del Gobierno, y a los demás irresponsables demagogos de talante expropiatorio, dispuestos a seguir centrifugando a través del recibo de la luz más y más costes sobre los ciudadanos. Y encima lo llaman mercado ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate vpuig abc. es