Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión VIERNES 29 7 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil CORTAFUEGOS C PAZ CON HECHOS IETE añosdespués de que los Gobiernos dela Repúblicade Irlanda y de GranBretaña suscribieran el Acuerdo de Viernes Santo, que establecía las condiciones del proceso de pacificación en Irlanda del Norte, la organización terrorista IRA anunció ayer que ponía fin al uso de la violencia y que ordenaba a sus militantes que apoyen programas puramente políticos y democráticos con medidas exclusivamente pacíficas Este anuncio no es totalmente novedoso, porque en julio de 1997 el IRA también comunicó el fin completo de las operaciones militares Lo que sí puede contribuir decisivamente a la culminación del proceso de paz es el desmantelamiento efectivo de los arsenales de la organización terrorista, cuyo mantenimiento servía al IRA como espada de Damocles amenazante sobre el Acuerdo de Stormont. Los terroristas aseguran en su comunicado que han invitado a dos testigos independientes, de las Iglesias Católica y Protestante, para que verifiquen el desarme, que deberá ser controlado por la Comisión Independiente creada en su día y con un resultado, hasta el momento, prácticamente nulo. Loúnico que interesa de este comunicado es que realmente sea el punto final de la violencia en Irlanda del Norte- -políticamente dominada por los radicales de ambos bandos- porque, en otro orden de cosas, sigue revelando la falta de escrúpulos de los terroristas, que no sólo no piden perdón por sus crímenes, sino que se ratifican en que la lucha armada era totalmente legítima Los terroristas, aun cuando anuncian el cese de la violencia, siguen siendo terroristas. Además, para situar correctamente las condiciones en que se produce este anuncio, hay que tener presente la historia del terrorismo norirlandés, un auténtico enfrentamiento entre dos comunidades identificadas por su adscripción nacional y religiosa, que confirió al Acuerdo de Viernes Santo connotaciones de armisticio. Sin embargo, el cambio político ofrecido por el Gobierno de Londres para impulsar la paz demuestra que el IRA cesó en su ofensiva ante la falta absoluta de expectativas para la violencia terrorista. La autonomía norirlandesa se limitó a una pequeña descentralización de competencias, a merced de la evolución de los acontecimientos, con la sencilla ecuación de que a más violencia, menos autonomía. De hecho, el Gobierno de Londres ha S suspendido en cuatro ocasiones las instituciones del autogobierno norirlandés. La última suspensión- -acordada en octubre de 2002- -aún sigue vigente. En cuanto al derecho a la autodeterminación, son las instituciones británicas las que se reservan la potestad de convocar una consulta popular y de evaluar las circunstancias propicias para su convocatoria. Finalmente, la excarcelación de presos unionistas y republicanos- -ejecutada de manera claramente insatisfactoria para las víctimas del terrorismo- -quedaba supeditada al estricto cumplimiento de unas condiciones que impedían alos excarcelados la reanudación de contactos con organizaciones que no se hubieran sumado al Acuerdo de Viernes Santo, quedando en manos del ministro británico para Irlanda del Norte la plena potestad de decidir el reingreso en prisión de quienes incumplieran esas condiciones. Con todas las reservas que merecen los terroristas, el anuncio del IRA es una buena noticia, quedebe ser refrendada por hechos inequívocos, como el desarme real de la organización nacionalista. Y debería ir seguida también de la erradicación de la violencia mafiosa a la que se han reconvertido muchos miembros del IRA en algunas ciudades norirlandesas, porque la paz, que debe ser una experiencia personal y diaria de cada ciudadano, no admite la sustitución de una violencia por otra. A pesar de existir unas diferencias tan sustanciales que deberían desanimar cualquier intento reduccionista, la tentación de importar el modelo irlandés al caso de ETA es muyfuerte. Tantoque fue la referencia ideológica del Acuerdo de Estella de 1998, aunque el paso del tiempo debilitara el furor nacionalista por Stormont, a medida que se comprobaba que Londres tenía en su mano la autonomía, la autodeterminación y la libertad de los presos. Por eso, el nacionalismo vasco, ETA incluida, quieren aplicar el modelo irlandés con la ley del embudo, endosando al Estado todas las obligaciones y reservándose para sí todos los derechos. ETA desperdició en 1999 la ocasión de abordar la situación de los presos. El IRA ha sabido aprovechar la suya. Mejor será que las comparaciones se hagan con tino y, en todo caso, que de ellas se extraiga la lección de que el Estado siempre debe imponerse al terrorismo, incluso cuando establece las condiciones para una paz definitiva. ON un fui en el momento oportuno trató de sustanciar ayer el presidente del Gobierno la polémica sobre su tardío pero madrugador viaje a la sierra de Guadalajara. Zapatero sobrevuela, metafórica, físicamente y de palabra, sobre los rescoldos de la catástrofe en un intento de echar agua al fuego de las críticas. Sin el menor atisbo de autocrítica, el Ejecutivo sigue manteniendo la estrategia de hacer pasar por inevitable la muerte de once personas, ejercicio complejo ante los ojos, abiertos, de la opinión pública. Peligroso cortafuegos verbal el que maneja un Gobierno empeñado en marcar distancias con tragedias anteriores, atizadas con exceso, y que ahora emergen como sombras de un pasado que se pasea peligrosamente para mostrarles a algunos los riesgos de prender dialécticamente la llama. José Luis Rodríguez Zapatero EPA LIGERO DE EQUIPAJE F EL NUEVO MARCO AUDIOVISUAL L último Consejo de Ministros previo a las vacaciones estivales tiene previsto hoy dar luz verde al real decreto por el que se ratifica el Plan Nacional de la Televisión Digital Terrestre (TDT) en el que se adelanta el denominado apagón analógico a 2010 y se establece un reparto de frecuencias en dos fases. Se trata, en líneas generales, de un proyecto coherente, fruto del consenso alcanzado con el sector audiovisual, lo que ha permitido fijar un marco satisfactorio para las cadenas privadas y públicas (estatal y autonómicas) Las líneas básicas de la normativa que el Gobierno pretende articular van a provocar una transformación sustancial del panorama audiovisual, por lo que haría bien en mantener e intensificar los contactos con los distintos sectores implicados. En una economía abierta y de libre competenciaresulta obligado determinar con meridiana claridad las normas y reglas que constituyen el nuevo marco legal, para evitar desigualdades. En este sentido, los avances positivos que ha dado el Gobierno no le eximen de la crítica por otras actuaciones concretas. La ratificación de RAGA abre el melón de su sucesión con prudencia de gobernante curtido en mil batallas. Llegado el momento de ceder el testigo, el presidente de la Xunta demuestra un impecable sentido de hombre de Estado para traspasar, sin estridencias, el bastón de mando de Galicia. Elegante manera de despedirse la de quien durante décadas ha servido a su pueblo con dedicación y entrega incuestionables. Es en momentos como éste cuando la política alcanza su valor más hondo. La legítima disputa partidista hace un alto para rendir tributo a un hombre de carácter y personalidad controvertidas y que, al margen de ideologías, se va ligero de equipaje, casi con lo puesto. Nueva era en Galicia; caras nuevas para una etapa que se abre hoy entre interrogantes. E la apertura de Canal supone un grave y arbitrario paso atrás, por realizarse a espaldas del sector y en beneficio exclusivo de un concreto operador, un trato de favor que representa un inaceptable agravio comparativo que distorsiona peligrosamente los equilibrios del mercado. El Consejo de Ministros tiene previsto también convocar el concurso para una nueva cadena privada nacional, con tecnología analógica y una cobertura que alcanzará al 70 por ciento de la población española, una iniciativa que, en el actual panorama audiovisual, presenta serias dudas sobre su sentido y viabilidad, por no responder a las demandas de la sociedad ni del mercado. El hecho de que su cobertura no alcance a la totalidad del territorio ensancha las sombras de duda en torno a una decisión que parece responder a criterios políticos. Para septiembre, quedarán pendientes la ley General Audiovisual y la creación del Consejo Audiovisual Estatal, cuya regulación, mediante ley específica- -de extracción parlamentaria y con fuertes competencias de intervención- -presenta algunos aspectos inquietantes. CICATERÍA MARROQUÍ NTE la misma botella, el Gobierno la ve medio llena y el sector pesquero medio vacía, visiones enfrentadas en torno al acuerdo alcanzado ayer entre la UE y Marruecos. La razón de los números se impone para deshacer la polémica: cien barcos españoles podrán faenar en los caladeros marroquíes a partir del 1 de marzo de 2006, casi 300 menos que durante el anterior contrato. El Ejecutivo presume de que el logro se enmarca dentro de las excelentes relaciones con la nación vecina. Ya puestos, la fraternal amistad del Gobierno de Rabat con el Gobierno de España podría haberse traducido en una mayor colaboración. Pelín tacaños. A