Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28 7 2005 57 Toros FERIA DE SANTANDER Vega salvó la tarde en última instancia Plaza de toros de Cuatro Caminos. Miércoles, 27 de julio de 2005. Séptima corrida. Lleno hasta la bandera. Toros de El Pilar, deslucidos, a excepción del muy noble 1 El 6 con genio, aunque con la fuerza justa, terminó embistiendo bien. Miguel Abellán, de canela y azabache. Media y dos descabellos (saludos) En el cuarto, pinchazo y media (silencio) El Juli, de berenjena y oro. Pinchazo que descordó (palmas) En el quinto, estocada baja y trasera (silencio) Salvador Vega, de blanco y azabache. Pinchazo y media (silencio) En el sexto, estocada baja (oreja) LA MARMITA Y EL TACO ZABALA DE LA SERNA JOSÉ LUIS SUÁREZ- GUANES SANTANDER. La corrida había transcurrido con detalles interesantes y aislados, pero sin brillantez. Entonces salió el sexto, que empujó al piquero de turno hasta los medios. Le banderillearon de primeras en el rabo. Se hizo el amo de la plaza, pero a la hora de llegar a la muleta había perdido fuerza, y en eso estuvo el mérito de Salvador Vega, que le supo atemperar. Faena de menos a más, encauzándole la embestida hasta torear francamente bien sobre la derecha. Continuó a buen ritmo con los naturales y terminó con unos pases diestros realmente conseguidos, de ésos en los que salen los oles del alma. A pesar de la estocada en las bajuras, se le concedió una oreja con fuerza. Anteriormente podíamos haber visto cortar un trofeo a Miguel Abellán, con el único toro noble de El Pilar. No se había quedado quieto al recibirlo, pero con la muleta, en el centro del ruedo, instrumentó dos series de derechazos templadas y vistosas, rematadas con dos pases de pecho. Una tercera y una cuarta, a mejor, con el toro cosido a la muleta. Siguió a ritmo algo menor con la otra mano y, pese a los oportunos adornos, se desvaneció un poco el Derechazo de Salvador Vega, que cortó una oreja conjunto en los últimos compases, pues alargó la faena. Por esto y por la tardanza al matar, se disipó lo bueno. Además, repito, el contrincante había sido de nota alta. El Juli intentó fijar a su primero sin conseguirlo. El toro cogió de mala manera al peón Alejandro Escobar, aunque sin causarle daño aparente. El astado sacó genio y lo hizo valer en el tercio de banderillas, pero en la muleta se aplomó y Julián, con coraje, le sacó los pases que tenía demostrando su madurez. En el quinto se lució en una mezcla de caleserinas y esos lances que ejecutaba en sus primeros tiempos. Se lo sacó a los medios con precisión y torería. Dio sitio a la res, puso matices de pinturería y anduvo con gusto. Faena SERRANO ARCE de mérito y por encima de las condiciones del antagonista, aunque no pudiese nada más que apuntar el toreo fundamental. Salvador Vega esbozó su buen estilo en algunos lances al tercero y en chicuelinas posteriores. En el centro del ruedo se emplazó y ahí fue sometiendo al toro, primero y de manera sorda con la derecha y luego, de mejor modo, con la zurda. Insistió sobre ambos pitones, pero ya de forma totalmente opaca. Con dos largas recibió Abellán al cuarto para después perder el capote antes de entonarse en unas verónicas. Romerito se lució al banderillear. El burel no tenía excesiva fuerza y Miguel lo pasó con las dos manos en un hacer largo, arduo y oscuro. s la marmita plato santanderino de pescadores, la versión cántabra del marmitako vasco. O viceversa. La última sílaba difiere, la k y la o, que sumada a la penúltima añade a la pronunciación del sabroso guiso un sonido más autóctono y varonil. Pero el verdadero taco- -con c de Cantabria- -de Santander es ver Santander convertida en julio en un esplendoroso templo de peregrinaje taurino mirando al mar. El ambientazo que se respira en torno a la Fiesta lo ha fomentado e impulsado un ayuntamiento protector que ha aprendido o sabe valorar al beneficioso público taurófilo, lo que se mueve alrededor del toro: un taco de euros que se reinvierte directamente en la ciudad. La mayoría de cabildos españoles no entiende lo que significa una feria de categoría. Y exprime sus plazas como quien ordeña sin mimo una vaca hasta que le seca las ubres. A Santander, que nunca le ha faltado de nada, le faltaban los toros. La noche del lunes se iluminó desde el cuidado coso de Cuatro Caminos. Mano a mano César Rincón y El Cid, los vencedores de San Isidro, otro taco. Los tendidos se engalanaron de clase, toda de la que careció la corrida de Jandilla. La fortuna, contra el César dolorido de cuerpo y mente, se cebó con El Cid: Toma, el lote Un lote de tres ya es. Como lo es tres de nones: guasa. ¿Quién enlotó? Y al sexto, la estrella del sexteto de jandillas, Cid, Manuel, le armó el taco. ¿Marmita o marmitako? E Serafín Marín: Éste es mi año, porque estoy dando una dimensión de torero más cuajado b Ha pasado con nota alta por las plazas de categoría y hoy se ha ganado la sustitución de Castella en Santander. El catalán busca ser imprescindible en todas las ferias ROSARIO PÉREZ- -Su nombre suena con fuerza esta temporada. ¿Es éste su mejor momento? -Éste es mi año, porque estoy dando una dimensión de torero más cuajado y más hecho. -Ha pasado la reválida con nota en las ferias principales. ¿Qué plazas le han impulsado más? -Todas: Sevilla, que es la que me dio alas cuando estaba aparcado; Barcelona, donde en tres tardes he cortado seis ore- jas, y Madrid, que me ha servido muchísimo, sin olvidar Pamplona y Valencia. -En la Feria de San Jaime ha sido el autor de una de las mejores faenas. -Eso dicen. Me han otorgado el trofeo al mejor toreo de capa. -Se está cantando sobremanera su espectacular evolución con el capote. ¿Dónde está el truco? -En el mucho entrenamiento y toreo de salón. Toreando a la verónica he machacado bastante. Influyen también el oficio y el mayor conocimiento del toro. ¿Cuántas horas de entrenamiento dedica al día? -Depende. Puedo salir de mi casa a las nueve de la mañana y llegar a las tres y media. Y luego, por la tarde, más. Como aquí soy mi propio jefe, no tengo horario, aunque dedico mi vida entera. -Hablábamos de los triunfos y las mieles de su profesión. ¿Cuáles han sido las hieles? -El no estar anunciado en ferias como La Magdalena y Fallas. También me ha dolido y mosqueado no figurar en los carteles de San Sebastián, después de ser uno de los triunfadores de la pasada temporada. Siento rabia, pero a la vez me da moral para luchar. El objetivo es ser imprescindible en todas las ferias. -En Santander ha entrado por la vía de la sustitución. Ha contraído méritos más que suficientes, pero también habrá influido que los empresarios sean sus apoderados... -Se nota estar respaldado por una casa fuerte como la de los Choperita, y supongo que se notará más el próximo año, aunque en esta carrera ya se sabe que el mejor apoderado es uno mismo. -Algunos profesionales dicen que pinta bien para que Serafín Marín llegue a figura. -Por algo será. Me habrán visto condiciones. Ésa es mi meta: yo no quiero ser un torero más. -Actualmente, ¿cómo ve la situación de la Fiesta en su tierra? Serafín Marín J. M. SERRANO -Creo que se ha revitalizado en parte. La Fiesta en Cataluña se salvará y seguirá viva por mucho tiempo. Los políticos deben recapacitar y entender que los toros forman parte de nuestra cultura.