Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 JUEVES 28 7 2005 ABC Cultura y espectáculos Recreación virtual del rascacielos más alto de Estados Unidos, que ha diseñado Santiago Calatrava para Chicago REUTERS Calatrava rompe el techo de Estados Unidos con una torre de 609 metros de altura en Chicago La Fordham Spire Hill House tendrá 115 plantas y albergará 250 apartamentos y un hotel de lujo b Sensual, sexy, femenina... Todos estos adjetivos ha utilizado la prensa estadounidense para dar a conocer el último proyecto de Calatrava, que espera imprimir a Chicago sus señas de identidad MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. El diseño estilizado se riza sobre sí mismo gracias al efecto que le confiere el que cada piso sea construido como cajas independientes en palabras de Calatrava, y apilado con una rotación de poco más de dos grados sobre el anterior. El resultado es que los pisos rotan 270 grados alrededor del núcleo como si ascendieran, dando a la fachada la impresión de movimiento Para el diario Chicago Sun- Times que ha sucumbido al hechizo de Calatrava que embruja la ciudad, la ilusión de movimiento que presenta es exactamente como si vieras a Ginger Rogers en la pista de baile con Fred Astaire: una ligereza etérea. Uno se siente listo para volar con ella a Río publicó ayer el periódico. Lo cierto es que la belleza de este proyecto, que se ubicaría en la conjunción del Río Chicago con el Lago Michigan, ha enamorado también a las autorida- des, cuya devoción se necesita para cambiar las leyes urbanísticas que actualmente impiden en esa zona la construcción de un edificio de más de 60 pisos de altura (la torre tendría 115 plantas y 445 metros) Tras los cristales curvados y ondulantes se albergarán entre 200 y 250 pisos de lujos que a su vez se asentarán sobre un hotel de cinco estrellas, que ocupará los primeros 20 pisos. Vivir en las Torres de Chicago, como ya se las conoce, costará hasta cinco millones de dólares, y servirá para que la constructora Fordham conquiste el Downton de su ciudad natal, después de haber plantado viviendas por toda la America Profunda. Es también en el corazón de EE. UU. donde el arquitecto valenciano se abrió la puerta de América hace sólo cuatro años, cuando se encargó de la ampliación del Museo de Arte de Milwaukee. Desde entonces sus proyectos estadounidenses han fluido con la misma agilidad que sus edificios. Los financieros le admiran afirma Christopher Carley, quien dice que encontrar inversores para los 500 millones que costará el proyecto ha sido lo más fácil de mi carrera contó al rotativo de Chicago. En sus páginas, el diario se refiere a Calatrava como la más reciente superestrella de la arquitectura mundial, parte de un reducido grupo de famosos que incluye a Frank Gehry, Renzo Piano y Rem Koolhass Para hacerse realidad, el encantamiento de la espiral tiene que alcanzar también a los vecinos de Streeterville, una zona cuyos bien organizados residentes se han hecho famosos por su eficaz resistencia a los rascacielos. Necesidad estética La altura del de Calatrava se argumenta más por necesidad estética de esta gigantesca pero esbelta escultura que como una arrogancia. De hecho, el presidente de Fordham ve este detalle como una distracción sobre su valor artístico, lo que no le impidió explotarlo en su presentación ante las autoridades municipales. No hay nada especial sobre la altura, nunca lo hubo explicó el arquitecto español. Lo importante era encontrar la forma adecuada, y para crear este efecto esbelto y etéreo necesitábamos que fuese muy alto, pero si hubiera sido diez pies más baja que la Sears Tower no hubiera importado Encontrar inversores para los 500 millones que costará el proyecto ha sido difícil, dicen los promotores En realidad es ocho pies más alta (poco menos de tres metros) que su vecina que hasta ahora se erige como la torre más alta del país, pero la superará con creces al añadírsele la espiral que la corona y elevará su altura hasta los 609 metros. En la imaginación del arquitecto español la imagen de la torre es una delgada columna de humo que resulta de la fogata de los primeros indios americanos apostados junto al lago que dieron nombre a Chicago. Calatrava dice haber visto su edificio con toda claridad en este emplazamiento que lo conectará visualmente con la línea del horizonte y lo convertirá en una referencia de la ciudad. Su inspiración parte de uno de sus primeros y más conocidos diseños de forma helicoidal que ya ha utilizado en otros edificios, por lo que engloba éste en el conjunto de su obra que forman el Turning Torso de Malmo (Suecia) y los apartamentos de 80 South Street Tower de Nueva York. El innovador aspecto de construir los pisos como unidades separadas del núcleo dejará en su interior espacios limpios de columnas y más seguridad. Además, el efecto rizado permitirá redistribuir el impacto del viento en diferentes direcciones. Los propietarios planean empezar la construcción en mayo del año próximo y terminar en 2009.