Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad COMUNICACIÓN JUEVES 28 7 2005 ABC CASOS EFICACES ÁNGEL RIESGO El Gobierno convoca mañana el concurso para una nueva cadena privada nacional El Consejo de Estado no pondrá trabas para la apertura de Canal ABC MADRID. El último Consejo de Ministros previo a las vacaciones estivales tendrá una agenda tan recargada como ya es habitual, pero llama la atención la profusión de asuntos audiovisuales. Así, el Gobierno aprobará mañana el real decreto por el que se ratifica la ley de la televisión privada, cuya principal relevancia radica en que permitirá conocer el nuevo concurso para otorgar otra cadena de televisión privada nacional, con tecnología analógica y una cobertura que alcanzará al 70 por ciento de la población española. Asimismo, el Consejo dará luz verde al real decreto por el que se ratifica el Plan Nacional de la Televisión Digital Terrestre (TDT) en el que se adelanta el denominado apagón analógico al año 2010 y se confirma el reparto de frecuencias del que ya ha informado ABC. El proyecto, ideado por el Ministerio de Industria, cuyo titular es José Montilla, consta de dos fases, con el apagón de 2010 (si no se adelanta incluso a 2008) como punto de inflexión. En la primera etapa, el reparto de canales queda de la siguiente manera: TVE dispondrá de seis y podrá realizar desconexiones territoriales, mientras que Telecinco, Antena 3 y Canal tendrán tres canales cada uno. NET TV, VEO TV y el grupo que consiga la nueva concesión tendrán dos canales cada uno. Las Comunidades autónomas gestionarán un múltiplex cada una (cinco canales) también con la posibilidad de efectuar desconexiones territoriales. En la segunda fase, TVE manejará dos múltiplex completos (hasta diez canales) y el resto de cadenas (Telecinco, Antena 3, Canal la nueva concesionaria, NET TV y VEO TV) tendrán un múltiplex cada una. Las Comunidades autónomas dispondrán de dos múltiplex, con el atractivo añadido de poder realizar desconexiones incluso comarcales. os veranos son tiempos de muchas cosas, es evidente el relajo publicitario, incluso esta columna se para hasta septiembre. Sin embargo, hay doce mujeres y hombres que dedicarán una buena parte de su verano a estudiar los casos presentados a los Premios a la Eficacia. Es el Jurado de los Efi, que desde Junio estudian los 181 casos, 151 campañas presentadas a estos premios publicitarios distintos, que no premian otra cosa que los resultados que obtuvo una campaña, su retorno y su calidad; al fin y al cabo hablamos de publicidad, que no es otra cosa que una herramienta empresarial. Mi trabajo de las últimas semanas como miembro secretario de este Jurado ha sido leer y valorar estos casos de éxito, y no voy a decir que es un trabajo fácil, ni siquiera divertido, pero es sin lugar a dudas la mejor forma que se me ocurre para aprender cómo funciona la publicidad, más aún, lo bien que funciona la publicidad. Nuestra herramienta, la que la profesión publicitaria pone a disposición de los anunciantes, es una herramienta empresarial única y sus efectos indiscutibles, impresionantes, necesarios para cualquier empresario que además de tener un buen producto necesite que sus consumidores lo deseen y lo adquieran. La lectura de los 181 casos es un soplo de aire fresco en el tórrido ambiente del mercado publicitario, entre negociaciones y reivindicaciones, entre problemas de agencias, medios y anunciantes; al leer estos casos me doy cuenta que la importancia de la publicidad y su aportación al éxito empresarial, nada más, nada menos, y estos casos de éxito publicitario son en el fondo maravillosas historias de éxito. Cada uno de ellos podría ser una clase de Harvard o del Instituto de Empresa sobre cómo un negocio cambia, a veces se dispara, gracias a la adecuada comunicación. Leyendo los 14 Gigabytes de información que se le han facilitado al Jurado para seleccionar los mejores, descubres el enorme efecto que esta actividad tiene en el negocio de sus clientes, que la aparente ligereza de la publicidad, que en demasiadas ocasiones deja ver su parte frívola; en realidad tiene detrás seriedad, talento, enfoque empresarial y en último término éxito. L José Montilla, impulsor del nuevo mapa audiovisual español CHEMA BARROSO Para septiembre quedarán pendientes la Ley General Audiovisual y la creación del Consejo Audiovisual Estatal Otro de los platos fuertes de la sesión será la aprobación del anteproyecto de ley de reforma de Radio Televisión Española y el esperado postre consistirá en la esperada ratificación de la apertura de Canal En concreto, se modificará el contrato concesional de Sogecable para que el canal de pago pueda emitir en abierto las veinticuatro horas del día. El punto más polémico de la sesión no se verá obstaculizado, como apuntaban algunas fuentes, por el preceptivo informe del Consejo de Estado. Según ha podido saber ABC de fuentes del Gobierno, el informe estará desde primera hora de hoy en manos del Ejecutivo, justo a tiempo para que el Consejo de Ministros de mañana transcurra sin sobresaltos. Además, el Gobierno ya ha recibido los primeros apuntes sobre el contenido del informe (que por otro lado es consultivo) y ha obtenido garantías de que, una vez consideradas las alegaciones de todas las partes implicadas, el texto no supondrá ninguna traba y el Consejo de Ministros de mañana podrá dar luz verde a la modificación del contrato con Sogecable. Para la primera quincena de septiembre, muy probablemente para el Consejo de Ministros del día 9 de septiembre, quedan pendientes otros dos asuntos importantes: la Ley General Audiovisual y la ley por la que se creará el Consejo Audiovisual Estatal. El Consejo de Ministros ratificará el proyecto de ley de la futura RTVE ABC MADRID. Entre las medidas que aprobará mañana el Consejo de Ministros destaca el proyecto de ley que definirá la nueva RTVE. Las líneas maestras del texto, que sustituye y deroga el Estatuto de Radio y TV vigente en España desde 1980, son las mismas que adelantó ABC y que se inspiran en el informe del consejo de sabios Dos son los grandes objetivos del proyecto: proporcionar un régimen jurídico que garantice la independencia, neutralidad y objetividad de la radio y televisión públicas, y establecer un modelo organizativo y de financiación que les permita cumplir su tarea de ser- vicio público. Para ello, el Parlamento creará un organismo audiovisual independiente que supervise su actividad. Como primera medida, el texto mantiene la titularidad pública de la radio y la televisión estatales y confirma su carácter de servicio público. La nueva Corporación RTVE, con forma jurídica de sociedad anónima y capital estatal, deberá hacer cumplir esta función. Se trata de una sociedad mercantil con autonomía e independencia respecto al Gobierno, ya que el Ente público RTVE y las sociedades TVE S. A. y RNE S. A. se disuelven. La Corporación RTVE tendrá dos sociedades filiales mercantiles, la sociedad mercantil TVE y la sociedad mercantil RNE. El Consejo de Administración de la Corporación de RTVE estará compuesto por diez miembros, seis nombrados por el Congreso y cuatro por el Senado, con un mandato de seis años, sin posibilidad de prórroga. Actuarán con absoluta independencia, pero su cese será automático si se aprecia una desviación igual o superior al 10 por ciento respecto a lo presupuestado. Un Consejo Asesor y Consejos Informativos velarán por la independencia de la Corporación y la objetividad y veracidad de los contenidos informativos. La deuda histórica, que a finales de año superará los 7.500 millones, será asumida, como se esperaba, por el Estado. Los presupuestos de la Corporación RTVE se integrarán en los Presupuestos Generales del Estado y se mantiene el sistema de financiación mixta.