Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 28 7 2005 ABC Nacional Zapatero desvincula ahora ante Blair el terrorismo y la intervención en Irak El primer ministro británico insiste en que no sacará sus tropas de ese país b Los dos mandatarios escenifica- ron un cierto acercamiento personal y político, al que Blair también contribuyó con su apoyo a la Alianza de Civilizaciones LUIS AYLLÓN. ENVIADO ESPECIAL LONDRES. Ningún país está libre de sufrir un atentado terrorista. La amenaza es global Rodríguez Zapatero, en un giro con respecto a su discurso habitual, reconoció ayer en Londres, ante Tony Blair, que el terrorismo islamista no azota sólo a quienes tienen sus tropas en Irak. Las vinculaciones que los socialistas establecieron entre la presencia de los soldados españoles en aquel país, ordenada por Aznar, y los atentados del 11- M quedan en apariencia lejos para el presidente del Gobierno. Junto al primer ministro británico, el gran aliado en Europa del presidente estadounidense Bush, Zapatero parecía querer escenificar su voluntad de reconducir algunos aspectos de su controvertida política exterior. El jefe del Ejecutivo, que ya llama al terrorismo islamista por su nombre y no con el calificativo de internacional como en sus primeros meses de gobierno, tuvo que lidiar ayer en la rueda de prensa conjunta con Blair con el interés de un periodista británico que le preguntó si considera que una retirada de las tropas estadounidenses y británicas de Irak daría más seguridad a los europeos frente a los ataques terroristas. Más allá de las posiciones y decisiones que cada país haya tomado sobre la intervención militar en Irak, lo cierto es que el riesgo es global, como hemos visto con el atentado de Egipto. El terrorismo ha atacado en países muy distintos, y por tanto la prevención, el combate y la seguridad nos corresponden a todos afirmó Zapatero, quien indicó que ha ordenado dos veces el estado de máxima alerta en España. Ahora- -dijo- -estamos en ese estado de alerta, y, por supuesto, después de haber retirado las tropas de Irak Zapatero, que ya está acostumbrado, como él mismo dijo, a que en el extranjero se le hagan preguntas sobre la retirada española de Irak, tenía a su lado a un Blair que el día anterior había desvinculado los últimos atentados en Londres de la presencia británi- ca en ese país. Así, aprovechó la ocasión para recordar su firme decisión de que el Reino Unido se mantendrá allí hasta que las autoridades iraquíes puedan asumir su propia seguridad. En cualquier caso, Zapatero no aludió en esta ocasión a la ya célebre frase del mar de injusticia universal para buscarle causas al terrorismo, algo que Blair no comparte, e hizo más hincapié en la necesidad de combatir a los terroristas conjuntamente y en el seno de la Unión Europea. Una posición a la que el primer ministro británico correspondió expresando su apoyo a la propuesta del jefe del Ejecutivo español de crear una Alianza de Civilizaciones lo que, sin duda, habrá dejado algo decepcionado al presidente del PP, Mariano Rajoy, quien ayer decía en Sevilla que esperaba que Zapatero no hablara de ese asunto al primer ministro británico. Blair recibió a Zapatero en la puerta de su residencia oficial del Gobierno español confió en que en el semestre de presidencia británica de la UE se impulse la economía y, por ello, apoyó la propuesta de Blair de una cumbre informal de los Veinticinco en otoño para poner rumbo a la máquina comunitaria e imprimir ritmos a las reformas. Para Zapatero, ése será el camino para conseguir un acuerdo ante las perspectivas financieras de la UE para el periodo 2007- 2013 y abordar después el proceso de unión política. No soy portavoz de EE. UU. Pues fue que sí. Lo hizo. Y no es que el apoyo de Londres a la iniciativa de Zapatero- -que la ONU ha hecho suya hace pocas semanas- -vaya a ser definitivo para que prospere la propuesta a escala mundial. Pero el presidente del Gobierno agradeció enormemente el gesto y las palabras de Blair, quien consideró que la idea tiene muchas posibilidades a la hora de combatir la barbarie terrorista. Más aún, Blair, que después de entrevistarse con Zapatero se reunió con Recep Tayyip Erdogan, el primer ministro de Turquía, país que copatrocina con España el proyecto de la Alianza de Civilizaciones dijo que le sorprendería que a alguien no le parezca bien que haya una reunión de gente civilizada de cualquier religión Respondió así a una pregunta en el sentido de que Estados Unidos no ha mostrado gran entusiasmo por el proyecto, pero matizó: Yo no soy portavoz de la Casa Blanca Zapatero, que tenía entre sus objetivos de la visita sumar a Blair a las filas de los entusiastas de la iniciativa que puso en marcha hace diez meses, le invitó, incluso, a hacer propuestas al grupo de alto nivel que ha creado el secretario general de la ONU, Kofi Annan, para la tarea de intentar dar forma y contenidos concretos a algo que hoy por hoy sigue resultando un poco etéreo. Ya en otros asuntos, el presidente Acercamiento Tal vez, tanto la óptica que ahora aplica Zapatero al terrorismo islamista no vinculándolo de forma exclusiva a la situación en Irak, como las amistosas palabras de Blair hacia la Alianza de Civilizaciones sean el reflejo de un deseo de mejorar el clima de las relaciones entre dos correligionarios que, sin embargo, no terminan de sintonizar plenamente. Tras el fracaso de la última cumbre de Bruselas, donde el eje franco- alemán no pudo superar la resistencia británica, el presidente del Gobierno español inició un proceso de acercamiento a Tony Blair, obligado en cierto modo por el hecho de que el Reino Unido ocupa actualmente la presidencia europea. Por su parte, el primer ministro británico parece dispuesto a dejarse querer y ayer, aunque el recibimiento a la puerta del número 10 de Downing Street fuera más acorde con el frío que hacía en Londres que con el calor de Madrid, agasajó a Zapatero con un buen almuerzo, y pudimos asistir a una rueda de prensa en la que ambos se daban las gracias llamándose, familiarmente, José Luis y Tony MENSAJES CON CONTRAPARTIDA Blair: Debemos unirnos todos los países con vistas a una coalición de pueblos civilizados para combatir la barbaridad del terrorismo. Se trata de una propuesta (la de la Alianza de Civilizaciones con muchas posibilidades Zapatero: Más allá de lo que representa la posición que haya tenido en torno a la guerra de Irak, el riesgo de la amenaza terrorista, del terrorismo radical islamista, existe para todos. Hemos visto que ha atacado en países muy distintos