Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión JUEVES 28 7 2005 ABC AD LIBITUM TRIBUNA ABIERTA JUAN FERREIRO GALGUERA PROFESOR TITULAR DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD DE LA CORUÑA FOMENTO NO FOMENTA AS promesas incumplidas, que suelen ser muchas, son la mejor de las medidas para valorar el nivel de eficacia de un gobierno. En eso no hay quien se salve. La UCD de Adolfo Suárez, el PSOE de Felipe González y el PP de José María Aznar, a los que no se les pueden negar méritos y servicios, nos dejaron pendientes, por incumplidos, muchos proyectos. Sólo nos cabe especular sobre la cantidad de sinceridad que les animaba en el momento de anunciar sus programas. Puestos a buscar el común denominador de la ineficacia gubernamental en los períodos cumplidos de nuestra democracia, creo que sobresale la carencia y el retraso M. MARTÍN en la ejecución de las inFERRAND fraestructuras que- -por tierra, mar y aire- -nos permitan ir de un lado a otro sin más riesgos de los necesarios y con las comodidades que son propias de nuestro tiempo y resultan frecuentes en otros países de parecidos niveles de desarrollo y riqueza. El atasco que padecieron, para poder volver a sus casas, cientos de miles de madrileños en el final del puente de Santiago es un síntoma de lo que digo. Aunque al que dice ser director general de Tráfico, y resulta serlo de aparcamientos, le parezca que la culpa la tienen los usuarios. Visto el manantial fiscal que constituye un automóvil, desde su adquisición a su uso, cualquier representante gubernamental debiera ser más considerado con sus clientes No hace falta recurrir al límite de los puentes festivos para demostrar lo obvio. El martes, en Cantabria, el vuelco de una cisterna cargada con veinticinco toneladas de ácido clorhídrico cortó durante horas la circulación entre Santander y Torrelavega, las dos primeras ciudades de la región. El director general de Tráfico, el muñeco de Interior que utiliza Fomento para disimular sus irritantes carencias, no ha dicho nada sobre el particular, pero debiera saber que la autovía colapsada, la A- 67, es insuficiente para el tráfico que soporta. Entre otras cosas, porque sirve de sustituta para el tramo Solares- Torrelavega- -la A- 8, ¡la Autovía del Cantábrico! que lleva en ese tramo un retraso tan largo como toda nuestra experiencia democrática o tan corto como el talento de la ministra del ramo, que, con su macroplán de infraestructuras, ha vuelto a retrasar los retrasos anteriores. Mal está que nuestra escasez ferroviaria traslade a la carretera mercancías que le son impropias, con el consecuente incremento del tráfico pesado, y peor aún que la red viaria no crezca al ritmo de la necesidad y la demanda y, en su canijez, sea una pieza fundamental en el freno del desarrollo y la creación de riqueza; pero atribuirle, en todo o en parte, una cuota de esa responsabilidad a los ciudadanos contribuyentes es un caso típico de cinismo en el ejercicio del poder. La atención a lo accesorio perjudica seriamente el cuidado de lo fundamental. L PROMESAS DE INVESTIDURA BNG y PSdeG coinciden en que es el momento de reformar el Estatuto gallego, que ya ha cumplido veinticuatro años. Habida cuenta de los desequilibrios que todavía padece esta tierra- -sugiere el autor- -la reforma es una necesidad, no una emergencia AL como prevé el Estatuto de Autonomía de Galicia, la presidenta del Parlamento, Dolores Villariño, tras consultar con las fuerzas políticas con representación parlamentaria, propuso ayer a la Cámara la candidatura del socialista Emilio Pérez Touriño como presidente de la Xunta. Como prevé aquella norma, el candidato debe obtener, en una primera votación, la mayoría absoluta de los 75 escaños que conforman el Parlamento gallego. Gracias al pacto de gobierno que alcanzaron el pasado fin de semana, es casi seguro que los socialistas podrán sumar a los veinticinco escaños obtenidos en las pasadas elecciones del 19 de junio los trece del Bloque Nacionalista Galego (BNG) logrando así, aunque por la mínima, los 38 que Touriño requiere para ser elegido por el Parlamento y, consecuentemente, nombrado presidente por el Rey de España. En todo caso, el candidato ha de convencer, al menos formalmente, a los diputados para que le otorguen ese apoyo deseado. Y en el arte de la persuasión son esenciales los ofrecimientos. Todo debate de investidura está relacionado con las promesas. Aunque en la campaña electoral todos los dirigentes quieren prometer y prometen en el debate de investidura la ofrenda es, por un lado, más reducida, y por otro, más solemne. Más reducida porque la formula no el que quiere, sino el que puede prometer esto es, el que tiene razonables expectativas de recibir la confianza. Más solemne, porque se expresa directamente ante los legítimos representantes de T los ciudadanos e indirectamente ante todo el pueblo. Como todas las promesas, su grado de excelencia viene determinado por un factor intrínseco (la oportunidad, idoneidad y moralidad de las mismas) y por otro extrínseco (el grado del cumplimento) Ambos aspectos definen también a quienes las formula. La naturaleza del ser humano (y los políticos no son excepción) viene determinada tanto por lo que desea ser como por las obras que emprende para lograrlo. En un discurso que duró hora y media, Touriño expuso a los diputados las líneas básicas del programa de gobierno con el que pretende abrir una época que denominó histórica No en vano, es la primera vez en los veinticuatro años de autonomía que un candidato socialista afronta un discurso de investidura tras unas elecciones. Por el contenido de las promesas, podríamos decir que Touriño pretende instaurar una política de modernización en lo económico, de depuración en lo político y de marcado talante social. En su alocución, en la que citó tanto a Castelao como a Cervantes, el dirigente socialista apoyó su programa sobre seis ejes básicos. En primer lugar citó la voluntad de fortalecer Galicia como realidad política, lo que implicaba la modificación del Estatuto de Autonomía. En segundo lugar, realzar la presencia de Galicia en España, cooperando con todas las administraciones y con el Gobierno central. Sin duda este objetivo se enmarca más en la esfera de