Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 Economía MIÉRCOLES 27 7 2005 ABC El Libro Blanco pide rebajar un 30 %l a cuota de Endesa e Iberdrola en el mercado liberalizado Propone, entre otras medidas, la venta de activos de generación de las compañías b Industria se reunirá después del verano con todos los agentes del sector y, con el informe de la CNE, decidirá qué propuestas asume del Libro Blanco JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo recibió ayer el Libro Blanco del sector eléctrico que le fue encargado en noviembre pasado al profesor Ignacio Pérez Arriaga. El texto, de carácter consultivo, será remitido a la Comisión Nacional de Energía (CNE) para que haga una evaluación del mismo. Algunas fuentes consideran que el documento, de 579 páginas, nace muy descafeinado pues el propio Ministerio de Industria señalaba ayer que prestará al contenido del Libro Blanco la atención que se merece y evaluará en los próximos meses la posibilidad de asumir alguna de las propuestas o sugerencias planteadas por Pérez Arriaga El Libro Blanco indica que el problema que hay que resolver con mayor urgencia es el del precio de la energía en el mercado mayorista o liberalizado que, a su vez, requiere solucionar otras dos cuestiones: la concentración horizontal en el mercado de generación y la distorsión en el mismo de los costes de transición a la competencia (ctc) Concentración horizontal. El documento elaborado por el profesor Pérez Arriaga y su equipo propone una regla para limitar la concentración horizontal y la posición de dominio que ejercen las compañías Endesa e Iberdrola, que presiden Manuel Pizarro e Íñigo de Oriol, en el mercado de generación. Cualquier análisis indicaría que dos de las empresas son demasiado grandes para el mercado verdaderamente relevante añade. La regla dice que ningún agente del mercado podrá disponer libremente en el mercado mayorista peninsular español, y para cada uno de los periodos temporales que se especifiquen- -punta, llano y valle de invierno, verano y resto del año- -de una capacidad efectiva de producción superior a un porcentaje de la potencia estimada de punta del sistema para el citado año, donde este porcentaje es diferente para cada uno de los citados periodos temporales Esa regla limita al 19 %l a cuota máxima de mercado para un agente en horas de llano y al 22 en horario punta. Estos porcentajes suponen que Endesa e Iberdrola deberían poner a disposición de otras compañías aproximadamente el 30 de su potencia de generación eléctrica, según unos supuestos realizados por el equipo de Arriaga. El texto señala que esta regla no li- Íñigo de Oriol Manuel Pizarro pone varios instrumentos regulatorios, como las ventas virtuales de energía, los contratos virtuales y la mencionada venta de activos de generación. Tarifas. El Libro Blanco dice, en alusión al PP, que ya se ha acabado el que se valore la política energética de un gobierno según el recorte de las tarifas eléctricas. El documento da la razón a las compañías del sector, que piden desde hace tiempo una importante subida de las tarifas, máxime cuando en los dos últimos años se han disparado los costes por el alto precio del petróleo y del gas. El texto no dice que las tarifas tengan que subir, sino que deben asumir los costes correspondientes. Entre los factores que encarecerán la tarifa están el que los tipos de interés se han estabilizado, la subida de los combustibles fósiles y el cumplimiento del protocolo de Kioto. Al día de hoy, y según algunas eléc- El documento propone que sea la Comisión Nacional de Energía quien calcule la tarifa eléctrica Aboga por sustituir los viejos contadores por modernos equipos que miden el consumo hora a hora mita necesariamente la cuota de mercado de un agente, sino su capacidad de manipular el precio del mercado en su beneficio Tras afirmar que afortunadamente la venta de activos no es la única solución regulatoria el Libro Blanco pro- tricas, los precios de la luz deberían subir un 66 si comparamos las tarifas que hay en nuestro país con las que existen en Europa. Además, las eléctricas calculan que en el primer semestre acumulan un déficit de tarifa (cuando los ingresos no cubren los costes de generación) de 1.422 millones de euros. El Libro Blanco aboga por eliminar progresivamente las tarifas integrales, empezando por los grandes consumidores. Únicamente existiría una tarifa refugio para los consumos más pequeños. La metodología de cálculo de las tarifas debe comprender tres aspectos: determinación de los costes acreditados para cada una de las actividades que deben reconocerse en la tarifa; fijación de la estructura de tarifas según los diferentes consumidores y asignación de los costes acreditados a cada una de las tarifas. La tarifa integral, por defecto, no debe constituir un refugio para los consumidores; debe dejar espacio para la actividad libre de comercialización y no debe competir con ella recoge el documento. El Libro Blanco propone que sea la Comisión Nacional de Energía quien calcule la tarifa cada año, o cuando corresponda actualizarla y proponérsela al Gobierno. Además, subraya que ya es hora de romper el mito de que el éxito de una reforma regulatoria estriba en que el precio de la electricidad baje indefectiblemente y recuerda que la tarifa eléctrica engloba una mezcla muy compleja de factores, de los que las instituciones reguladoras sólo controlan una parte. Ctc. El documento coincide con el sector eléctrico en que los costes de transición a la competencia (ctc) distorsionan el mercado. Subraya que es un asunto complejo y propone, como adelantó ABC, varias soluciones, ya que la actual situación es inaceptable Entre las propuestas están la de, hasta 2010, reemplazar el actual mecanismo de recuperación de ctc por diferencias por un contrato financiero por diferencias de precio fijo y cantidad fija para cada agente con derecho a ctc. Medición del consumo horario. El Libro Blanco señala que es necesario tener una medida de consumo hora a hora de cada cliente. Además, serviría para llevar a cabo, como ha anunciado el Gobierno, la implantación de tarifas progresivas que permita gravar a quien derroche energía. Para ello harían falta unos equipos de medida sofisticados que, en el caso de Italia, han costado entre 15 y 30 euros. La introducción de estos aparatos en España permitiría la sustitución del actual parque de contadores- -en general bastante antiguos- -y disponer de interruptores controladores de potencia (ICP) para todos los consumidores La empresa comercializadora se ahorraría los costes de medida a