Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 27 7 2005 59 Toros FERIA DE SANTANDER El Cid se hizo el amo del duelo con Rincón Plaza de toros de Cuatro Caminos. Lunes, 25 de julio de 2005. Quinta corrida. Festejo nocturno. Lleno hasta la bandera. Toros de Jandilla, dificultoso el lote de Rincón y con nobleza los restantes. César Rincón, de azul marino y oro. Dos pinchazos y estocada (pitos) En el tercero, pinchazo y estocada. Aviso (leves pitos) En el quinto, estocada (pitos) El Cid, de tabaco y oro. Estocada y descabello (petición y vuelta) En el cuarto, estocada (dos orejas) En el sexto, estocada y cuatro descabellos (oreja) Salió a hombros. Paco Camino, feliz tras su trasplante de hígado EFE MADRID. Paco Camino abandonó ayer el hospital madrileño Doce de Octubre, donde se le practicó hace algo más de un mes una operación de trasplante de hígado con resultados altamente satisfactorios según sus propias palabras. Camino, el Niño Sabio de Camas, entregó personalmente un comunicado a la agencia Efe, con la intención de hacer público mi agradecimiento a cuantos han propiciado este buen final, para llevar también mi afecto a tantas personas que se han interesado por mi evolución y, por último, para acallar algunos rumores falsos que han intentado deformar la feliz realidad de mi estado físico y personal El comunicado dice textualmente que el trasplante se realizó hace algo más de un mes por el equipo médico del doctor Enrique Moreno, en un centro de la Seguridad Social y después de guardar la correspondiente lista de espera durante más de dos años El silencio que ha rodeado los pasos de esta operación, según la nota, dio lugar a que algunos medios de comunicación con nombre muy claro- -la llamada prensa rosa -aprovecharon para difundir falsedades de todo tipo, inventándose situaciones incluso drásticas, con lo que, intencionadamente o no, han podido hacer un daño grande, sobre todo a mi familia, que en algún momento pudo creer que mi situación era mucho más grave, creándonos un sufrimiento añadido que no merecíamos Paco Camino pide también que se respete su intimidad, porque nunca he sido un hombre de ruidos JOSÉ LUIS SUÁREZ- GUANES SANTANDER. La corrida de la noche del lunes había despertado una expectación inusitada. No se hablaba de otra cosa en Santander. En una jornada en que ya se habían celebrado otros dos festejos- -matinal y vespertino con dos prácticos llenos- nos encaminábamos al tercero- -nocturno- con las cafeterías y los restaurantes adyacentes a la plaza a rebosar y con los toros como único tema de conversación. Doy fe de ello. Un ciclo que va a más y en el que ya no se regalan entradas. Muchos aficionados de España están abonados al coso de Cuatro Caminos, pues hacen coincidir sus vacaciones estivales con estas corridas, cada vez más acreditadas. Cuando se hizo el paseíllo la plaza estaba cubierta hasta la bandera. No cabía un alfiler. Tres buenos y tres dificultosos fueron el palmarés de los seis toros de Jandilla. Los tres óptimos para la suerte de cara- -suerte buscada- -de El Cid. Los tres últimos, en el haber de César Rincón, que tuvo ésta de cruz. El Cid cortó tres orejas y salió a hombros ta última mano no terminó de cuajar- pero siempre con ganas, lo que le agradeció un público a favor. Además, la estocada fue de las buenas. Había estado mejor toreando en el segundo. En un trasteo comenzado a altura con la derecha- -después de haberse lucido al veroniquear- -y rebajado a la hora de la primera serie al natural. Luego remontó posiciones con esta misma mano en unos pases de lo más SERRANO ARCE Infiltrado El colombiano salió a torear infiltrado tras su lesión en Valencia. Se le vio capitidisminuido físicamente. Su primer enemigo entraba andando y era escarbador. Rincón no se confió, pero el público, que le había hecho saludar tras el desfile de cuadrillas- -al igual que a El Cid- se tornó contra él, y así, en ese ambiente, continuó toda la noche. Al tercero, pese a las dudas en los primeros momentos, le logró robar unos derechazos, aunque era imposible la continuidad pues el animal se mostraba incierto y gazapón. Anduvo mejor en el quinto, hasta que su contrincante se rajó. Se justificó por el lado derecho. No así por el izquierdo, con el que tuvo que bajar el nivel. El Cid sólo fue El Cid, con aproximación del de Madrid y el de Burgos, con el sexto. Toreó francamente bien a derechas en tres rondas, con la hondura y la longitud que son patrimonio del de Salteras. Los naturales, los redondos- -acabadísimos- -y los pases por bajo también tuvieron altura y grandeza. Labor magnífica. Entrega en la estocada, pero necesidad de repetidos descabellos que le quitaron la segunda oreja, aunque no la apoteosis a los gritos de ¡torero, torero, torero! Las cortó a pares en el cuarto, que brindó a Arturo, el monosabio. Hacer peleón, meritorio, más derechista que zurdo- -con es- acabados. Como quedaba un ligero bache en el recuerdo y la estocada cayó baja, le quitaron una oreja, pero no una reconocida vuelta al ruedo. Noche de buenos subalternos: El Jeringa, Alcalareño, Jesús Montes y el picador José Expósito. También un buen quite del sobresaliente salmantino Miguel Ángel Sánchez. Y en el recuerdo un Cid que campea a sus anchas por Castilla y sus proximidades. César Jiménez dejó buena impresión, pero pudo estar mejor Plaza de toros de Cuatro Caminos. Martes, 26 de julio de 2005. Sexta corrida. Lleno. Toros de Juan Pedro Domecq, que se dejaron torear; destacó la clase del 6 Enrique Ponce, de celeste y oro. No pudo matar a su primero por estrellarse éste contra un burladero. En el cuarto, media estocada. Aviso (algunas palmas) El Fandi, de negro y oro. Más de media y descabello. Aviso (silencio) En el quinto, estocada (oreja) César Jiménez, de azul pavo y oro. Estocada y descabello. Aviso (oreja) En el sexto, estocada. Aviso (oreja con petición de otra) temple y suavidad con la derecha. Siempre muy erguido en dos tandas. Una tercera mucho mejor y netamente joselitista. Al torear al natural aguantó cuando el rival se quedó parado en el centro de la suerte. Festoneó con unas manoletinas y con el abaniqueo del molinillo, que tanto prodigaban Antonio Bienvenida y José Fuentes. ¿Por qué dan los avisos cuando un torero acaba de entrar a matar? Aunque en este caso el toro tardaba en doblar. La oreja fue legítima. En cambio, en el sexto pudo estar mejor. Fue un animal nobilísimo. El de Fuenlabrada fue de más a menos. Empezó con las dos rodillas en tierra, con más de media docena de pases por alto y ejecutó tres series con la derecha muy rematadas, sobre todo la segunda. Siempre firme la planta y, como hemos dicho antes, bien erguido el torero. De repente el tono del trasteo bajó y tuvo que recurrir a los rodilla- J. L. S- G. SANTANDER. El triunfador de la tarde fue César Jiménez, que se lució con la capa en el tercero, especialmente en un quite por verónicas. Empezó la faena con unos estatuarios esforzados por el gas que poseía el toro. Aguantó una colada y luego toreó con zos. Muy bien la presidencia en no otorgar la segunda oreja. El Fandi montó su número en el par del violín, corriendo delante del toro, con la mano apoyada en la testuz como hacía el genial Miguelín. Anteriormente, en otros dos pares, no alcanzó similares cotas. Con la franela toreó con suavidad no habitual con la diestra y de forma más mecánica con la izquierda. Pasó luego a efectismos y espectacularidades propias de su estilo. Recorrió media plaza para realizar la faena y se difuminaron los primeros pases positivos. El quinto embistió con ímpetu al piquero que estaba haciendo puerta. El Fandi hizo una faena monótona aunque con oficio, rematada con una buena estocada. Ponce vio cómo su primero se estrellaba contra un burladero antes de empezar la faena. El toro quedó K. O. y, como es sabido, no pudo ser reemplazado. En el cuarto estuvo con la difícil facilidad que atesora, pero sin terminar de transmitir y con un metraje largo. Por otra parte, Serafín Marín ocupará mañana el puesto del herido Sebastián Castella en la feria santanderina.