Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MIÉRCOLES 27 7 2005 ABC Sociedad La NASA lanza con éxito el Discovery treinta meses después de la tragedia del Columbia El transbordador se acoplará mañana a la estación espacial, donde esperan dos astronautas b Para evitar otro fallo como el del Columbia con detectores y decenas de cámaras se investigan posibles daños en la protección térmica de la nave durante el despegue PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Con una espectacular pero arriesgada maniobra que algún astronauta ha explicado como el equivalente a sentarse encima de una gasolinera y provocar un incendio, la NASA completó ayer martes con éxito el lanzamiento del Discovery para adentrarse de nuevo en la legendaria odisea de los vuelos tripulados por el espacio. Al tercer intento, el clima y la tecnología se han coordinado finalmente en Cabo Cañaveral para demostrar si aún es posible exprimir unos cuantos años de servicio adicional a la envejecida y mermada flota de transbordadores de Estados Unidos, herramienta indispensable para terminar la paralizada Estación Espacial Internacional. El reto central de esta misión de 11 días, 19 horas y 10 minutos va a ser la seguridad. Los especialistas de la NASA se están concentrando sobre todo en impedir una tragedia como la ocurrida hace dos años y medio con el Columbia Ayudados por nuevos sensores y un centenar de cámaras (algunas montadas en dos aviones que han seguido la trayectoria ascendente del transbordador) su prioridad es observar, medir y comprobar que no se han producido daños durante la violenta puesta en órbita del recubrimiento térmico de la nave, decisivo para asegurar el regreso a casa de la tripulación comandada por la piloto Eileen M. Collins. unos cuatro centímetros, que podría ser una baldosa térmica, se desprendió del cuerpo del Discovery durante el despegue. Asimismo, un objeto de mayores dimensiones, quizá un trozo de aislante espumoso, pareció caer del tanque externo de combustible, según afirmó el director de operaciones de vuelo, John Shannon. En un principio, los radares de la NASA no han detectado problemáticos impactos, aunque habrá que esperar todavía varios días para un diagnóstico definitivo a partir de todos los planos y datos capturados por la tripulación del Discovery sus compañeros en la Estación Espacial Internacional e incluso satélites de espionaje del Pentágono. En el hipotético caso de detectarse daños graves en el escudo térmico de la nave, la NASA tendrá que elegir entre intentar una experimental reparación en órbita o evacuar los siete tripulantes del Discovery hasta la Estación Espacial Internacional. En ese caso, el grupo tendría que esperar durante un mes hasta que el Atlantis el siguiente transbordador preparado para despegar, pudiera acudir a rescatarlos. Ambos escenarios sin precedentes en el cuarto de siglo del programa de transbordadores no están carentes de grandes riesgos. Los miembros de la tripulación dirigiéndose a la nave que les llevará al espacio AFP Lawrence se prepara antes del lanzamiento Cada día tiene su afán 27 de julio. Inspección pulgada a pulgada de las alas y el morro de la nave para determinar la posibilidad de daños durante el lanzamiento. Se utilizará una nueva sonda, que cuenta con una cámara y un escáner de rayos láser. 28 de julio. El transbordador se acoplará con la Estación Espacial Internacional, tras una pirueta de 360 grados conocida como el pellizco De esta forma los dos astronautas a bordo de la Estación Espacial, Sergei Krikalev y John Phillips, podrán fotografiar con detalle la panza del Discovery en busca de potenciales daños. 29 de julio. Se sacará de la bodega del transbordador el módulo Raffaello con toneladas de esperados suministros para la Estación Internacional, que opera bajo mínimos desde la tragedia del Columbia 30 de julio. Primer paseo espacial de seis horas y media para experimentar dos técnicas que permitan reparar en órbita posibles daños en el recubrimiento térmico de la nave. También se realizarán trabajos adicionales en la Estación Internacional como reemplazar una rota antena de posicionamiento global. 31 de julio. Se vaciará el módulo de suministros y se llenará con la basura y experimentos acumulados en la Estación Espacial Internacional. 1 de agosto. Segundo paseo espacial para reemplazar uno de los cuatro giroscopios de la Estación Espacial y arreglar también otro que no funciona correctamente. 2 de agosto. Más trasiego de suministros y basura, con un poco de tiempo libre para la tripulación. 3 de agosto. Tercer y último paseo para adosar a la estación un contenedor con herramientas y nuevos equipos, además de reemplazar una serie de experimentos científicos situados en el exterior de la Estación Espacial. 4 de agosto. Recogida del modulo de Raffaello dentro de la bodega de carga del Discovery 5 de agosto. El transbordador tiene previsto separarse de la Estación Espacial, cuyas instalaciones servirían como refugio temporal al shuttle en caso de avería. 6 de agosto. Preparativos para la vuelta a casa. 7 de agosto. Aterrizaje en Cabo Cañaveral, previsto a la 11: 46 de la mañana del domingo, hora de España. Sospechosos desprendimientos Algunas de las múltiples imágenes grabadas durante el lanzamiento, efectuado precisamente a plena luz del día para facilitar todo este riguroso escrutinio, han indicado el desprendimiento de algunas piezas sospechosas a lo largo de la maniobra de ascenso. Como hipótesis benigna se especuló inicialmente con que las imágenes en cuestión fueran trozos del papel protector utilizado en los propulsores de la nave. Fue sólo horas después de que el transbordador se pusiera en órbita, cuando la Agencia Espacial estadounidense hizo público que un objeto de