Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional MIÉRCOLES 27 7 2005 ABC LA ALTERNATIVA DEL DIABLO I magine la escena. En la Gran Vía madrileña, a esa hora en que la gente sale de los cines, explosiona un coche- bomba en medio de la multitud. Ululan las sirenas, trajinan las ambulancias y a toda prisa se monta la Operación Jaula En las salidas de la capital, se apostan retenes de la Guardia Civil y la Policía comienza a rastrear estaciones y paradas de autobús. En medio de la vorágine y ajeno al atentado, un ciudadano de bien vuelve hacia su hogar, tras tomarse unas copas con los amigos. Va distraído, un poco alegre y de repente, al salir de una curva, atisba un control. Lo primero que le viene a la mente es que ALFONSO le van a hacer la prueba ROJO de alcoholemia. Un multazo y lo que es peor, se puede quedar sin carné de conducir y él necesita el coche para trabajar. Ofuscado, da un volantazo y se mete por el arcén con la vana esperanza de pasar de largo. En la oscuridad, lo único que ven los agentes es un coche que enfila hacia ellos y sin reflexionar, impelido por ese cóctel perverso que forman el miedo y el gatillo, un agente larga medio cargador. Me decía ayer un amigo, que es policía y se ha pasado media vida trincando malvados, que aquí se habría montado una pajarraca de espanto. Nos metían a todos en la cárcel apostillaba el buen hombre. Confío en que las cosas no fueran así. Y por la misma razón, sostengo que en Londres, cuando concluya sus trabajos la Comisión Independiente que investiga la muerte de Jean Charles de Menezes, no condenarán a los policías que acabaron con su vida. Ni siquiera al que le descerrajó siete balazos en la cabeza y uno en el hombro. Encoge el alma ver las fotos del brasileño, disfrutando de una barbacoa una semana antes de la tragedia. Duele el llanto de sus padres. La lucha contra el terrorismo, por dura que sea, debe hacerse respetando los derechos humanos. Dicho esto ¿qué alternativa tenían los policías británicos? Vigilaban un edificio. Vieron salir a un sujeto con un chaquetón de invierno. Lo siguieron y al notar que embocaba hacia el Metro, le dieron el alto. Menezes se asustó, cruzó la calle a la carrera, saltó el torniquete, bajó al andén y tropezó al meterse en un vagón. No es de recibo, como alegan en la Cadena SER, que en Brasil nadie se para si ve gente de civil con pistolas, porque vivía en Londres desde hace tres años. Si los agentes se hubieran limitado a arrestarlo, ni habría salido en las noticias. El drama es que creyeron que lidiaban con un fanático como los que ensangrentaron Londres el 7- J y en una fracción de segundo tuvieron que decidir si esperaban, arriesgándose a que volasen en pedazos decenas de ciudadanos o actuaban. Y actuaron. Un funcionario iraquí del Ministerio de Sanidad era asesinado ayer cuando viajaba al sur de Bagdad AFP Mueren 17 iraquíes en un ataque de la guerrilla junto a la cárcel de Abu Ghraib Al Qaida amenaza con asesinar a los diplomáticos argelinos secuestrados muertos trabajaban en una depuradora de agua, objetivo frecuente de una insurgencia que sabotea diariamente los suministros de Bagdad ABC BAGDAD. Con el telón de fondo de una nueva escalada de la violencia en Irak que ayer se cobró la vida de al menos diecisiete personas, los terroristas de Al Qaida amenazaron con asesinar a los dos diplomáticos argelinos que fueron secuestrados la semana pasada en Bagdad. Los dos diplomáticos del apóstata Gobierno argelino han sido condenados a muerte por el tribunal de Al Qaida en Irak que ha decidido aplicar el veredicto de Dios afirma una declaración puesta en internet por el grupo del terrorista jordano Abu Musab al Zarqaui. Tras esta amenaza, el grupo de Zarqaui puso también en internet un vídeo en el que muestra a los dos diplomáticos secuestrados con los ojos vendados, dando sus nombres y señas en Argel. En la grabación no aparecía ningún terrorista encapuchado, pero una voz anunciaba que pronto se darían a conocer las acusaciones por las que se les amenaza con matarlos. Al Qaida ha lanzado una campaña de asesinatos e intimidación contra los diplómáticos de los países árabes que han reconocido al nuevo gobierno iraquí con la amenaza de no parar hasta que todos ellos abanb Los iraquíes donen Irak. Su última acción fue el secuestro y asesinato del encargado de negocios de Egipto en Bagdad, pocos días antes de capturar a los diplomáticos argelinos Ali Belaroussi y Ben Kadi Azzedine, atrapados a punta de pistola el pasado jueves junto con su conductor en el oeste de Bagdad, en el barrio residencial de Al Mansour, donde se encuentran la mayoría de las Embajadas extranjeras. La muerte será la suerte de los Los diplomáticos argelinos, en el vídeo mostrado ayer AFP diplomáticos y representantes del resto de gobiernos infieles añade el comunicado de los terroristas. Para ellos no hay más destino que la muerte Así las cosas, Bachir Belhadj, el último diplomático argelino presente en Bagdad abandonó ayer el país acompañado de la mujer del secuestrado Belaroussi, según la agencia oficial argelina Aps, que precisó que el diplomático ya tenía planes de abandonar Irak a finales de julio. Pero estos secuestros y asesinatos no son más que una pequeña parte de la cotidiana violencia que azota el país. Ayer, un grupo de hombres armados abrieron fuego contra dos autobuses en los que viajaban trabajadores de una depuradora de agua Al Fares encargada del suministro de la capital iraquí. El ataque, en el que murieron 17 trabajadores, tuvo lugar en la conflictiva zona de Abu Ghraib, en las afueras de Bagdad, donde se encuentra la cárcel de alta seguridad en la que están encerrados los insurgentes considerados más peligrosos. La cárcel y sus alrededores cuentan con unas impresionantes medidas de seguridad, pero el distrito de Abu Ghraib es una de las zonas fuertes de la insurgencia suní, muy vinculada con la de Faluya, Ramadi y principales ciudades rebeldes. Poco después de que los empleados de la depuradora salieran de sus puestos de trabajo, los terroristas les siguieron con dos vehículos desde los que hicieron fuego tras cerrarles el paso.