Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 27 7 2005 ABC Nacional Montilla dejará caer el Estatuto si ganan las propuestas rupturistas de CiU y ERC Un fracaso en el proceso de reforma catalán pondría en peligro el modelo territorial de Zapatero b El dirigente del PSC no quiere que el debate del texto catalán coincida en otoño con el de Presupuestos, mientras que Maragall desea que el texto llegue a Madrid a toda costa MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Los socialistas catalanes defenderán la constitucionalidad del nuevo Estatuto hasta las últimas consecuencias. Incluso, están dispuestos a dejarlo caer y votar en contra del texto si un acuerdo entre CiU y ERC hace prosperar enmiendas que, a su juicio, trascienden el marco constitucional. Según las fuentes consultadas por ABC, el PSC es consciente de que esta postura puede tener un coste político, no sólo en Cataluña sino en el conjunto de España, pues un freno a la reforma sería un duro golpe al proyecto territorial de Rodríguez Zapatero, ya tocado por las discrepancias que sigue generando en el seno del PSOE. El tripartito catalán, que estaba llamado a ser el principal valedor del Gobierno socialista, se ha convertido un año después en uno de los principales problemas del presidente del Gobierno. El modelo catalán, que muchos contraponían al más radical proyecto vasco, ha dejado de ser ejemplo, sobre todo desde que la Comunidad Valenciana se anticipó con un Estatuto ampliamente consensuado. Las presiones de determinados barones del PSOE han obligado a los socialistas a cerrar filas frente al bloque nacionalista ERC- CiU, que comienza a vislumbrarse en los trabajos estatutarios, como por ejemplo en la defensa de los derechos históricos para blindar las competencias, algo que los socialistas no están dispuestos a aceptar. Precisamente ayer, el presidente de los republicanos, Josep Lluís CarodRovira, y el líder de CiU, Artur Mas, mantuvieron un almuerzo en el que acordaron hacer un frente común para votar a favor de la retirada del Estatuto en el Congreso si es sometido a recortes por parte de PSOE y PP. Pero todavía queda tiempo para eso. La reforma del Estatuto está en fase de negociación de enmiendas, lo que obliga a los grupos a trabajar a cara descubierta. Los socialistas tenían dos posibilidades: aceptar determinadas veleidades rupturistas de CiU para obtener su apoyo y lograr el consenso en Cataluña- -los votos de los nacionalistas son necesarios para que el Estatuto sea aprobado por una mayoría de dos tercios en el Parlamento catalán- -o defender a ultranza el orden constitucional para asegurarse el apoyo del Gobierno del PSOE y del PP. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, Carod y Mas, durante el almuerzo mantenido ayer en un hotel de Barcelona se inclina por la primera opción, es decir, aprobar el proyecto en Cataluña y trasladar el problema a Zapatero. De ahí su urgencia en acelerar un calendario que ni el propio tripartito veía claro. De momento, parecen imponerse las tesis del primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, que además son las que imperan en el grupo socialista. Montilla es reacio a negociar el Estatuto en el Congreso en otoño, coincidiendo con el debate de los Presupuestos Generales del Estado, donde el apoyo de ERC es decisivo. YOLANDA CARDO El calendario Viernes, 29 de julio. La Comisión primera del Parlamento catalán vota el dictamen de la proposición de ley del Estatuto. Los diputados valoran las enmiendas y la totalidad del texto. 2 de agosto. Se abre el período para que el Consejo Consultivo dictamine, antes de un mes, sobre la constitucionalidad del texto y de las enmiendas que se mantengan vivas. Su dictamen no es vinculante. Principios de septiembre. Los grupos parlamentarios pueden asumir las correcciones del Consejo Consultivo. Del 26 al 30 de septiembre. Celebración del pleno del Estatuto. Se necesita una mayoría de dos tercios para aprobar la reforma. Al día siguiente se enviará a las Cortes. luña es una nación, según el PSC, algo que el PP nunca aceptará- no pueden dar marcha atrás ahora. En este sentido, Maragall insistía ayer en la necesidad de que la reforma de la Constitución distinga entre nación y nacionalidad. Otro frente que no agrada al PSOE. No hay plan B si no hay Estatuto asegura un dirigente socialista. No obstante, el presidente del PP, Josep Piqué, y Montilla coinciden en la Maragall y la reforma constitucional Fuentes socialistas aseguran que la pretensión del PSC era consensuar con el PP catalán enmiendas que garantizaran la constitucionalidad del capítulo dedicado a las competencias. Pero la inesperada decisión de los populares de votar en contra de toda la proposición, que algunos atribuyen a la situación interna de este partido, ha frustrado expectativas que habrían allanado el terreno del Estatuto en Madrid. El PSC está reaccionando, pero no del todo. Debería dar un giro de 180 grados aseguran fuentes del PP catalán, bajo el convencimiento de que los socialistas, que habían alimentado determinadas tesis maximalistas- -Cata- conveniencia de negociar la financiación fuera del Estatuto, pues entienden que no es posible un pacto unilateral. El citado dirigente socialista asume el riesgo de un adelanto electoral si fracasa la reforma. ERC amenaza con esta posibilidad, pero esta formación no pasa por un buen momento según palabras de los socialistas. Alineados inicialmente con el tripartito- -los republicanos han renunciado al concierto económico- el partido de Carod parece haber virado hacia CiU en las últimas semanas. Su pacto con los socialistas le ha valido a ERC lecciones de patriotismo por parte de CiU, lo que ha colocado a la formación independentista ante la difícil tesitura de seguir apostando por la permanencia en el poder o buscar una alianza nacionalista como inversión de futuro. Es posible que CiU utilice ahora a los republicanos para poner contra las cuerdas a Maragall, pero eso no garantiza que, en unas futuras elecciones, ERC se libre de los ataques de una federación que está ansiosa por recuperar el gobierno catalán. CiU gana tiempo y, a la espera de la reunión que Maragall y Artur Mas mantendrán hoy, todo apunta a que la federación se abstendrá en la votación del viernes para ganar tiempo, pues es-