Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26 7 2005 55 Arranca en Santander el XV Concurso Internacional de Piano Paloma O Shea Keith Jarrett, Gary Peacock y Jack DeJohnette triunfan en el Festival de Jazz de San Sebastián Pienso en una idea de Ítaca pegada a la de Homero, la de un hombre que vuelve a su isla Uso la colaboración de los actores para que me ayuden a dar forma a las obras -Se ha definido a usted mismo como no un dramaturgo, sino una compañía ¿Qué le lleva a dirigir sus propias obras? -A lo largo de los años he formado diferentes compañías: he formado una en Santa Lucía, otra en Canadá, que tiene ya 45 años y aún sigue con fuerza... Así que siempre he trabajado con actores. Y cuando me definí con esas palabras es porque uso la colaboración de los actores para que me ayuden a dar forma a las obras. -En este caso ha escogido usted trabajar con actores mediterráneos para algunos de los papeles principales. ¿Ha cambiado esto su forma de trabajar? -No, creo que eso prueba cómo el teatro puede ser algo magnífico, tener siempre diferentes razas y lenguas trabajando juntas de una manera muy excitante. Eso es lo que me atrajo. ¿Escogió usted mismo a los actores? Llama la atención el que éste sea el debut teatral de una actriz tan conocida como Lucía Bosé. -En realidad ella no interpreta un papel, sino que lee un poema. Se suponía que iba a tener un papel, pero al final decidió hacer este cambio. -La música tiene una gran importancia en esta obra, como en otras muchas de las suyas. ¿Es un modo de expresión que ha estado siempre con usted o es algo que ha aprendido a usar a lo largo de los años? -Es algo caribeño, algo que define muy bien al Caribe. Tenemos el calipso, con su carácter narrativo, su ritmo y su música. En realidad se puede decir que La Odisea es un largo calipso, porque se está una hora cantándola y dándole un ritmo. Se convierte en algo similar a una canción. Así que es básicamente el mismo principio: Homero como un cantante de calipso. -Tanto esta obra como su propia vida tienen un gran punto de referencia en la emigración y el viaje. Y viene usted de una zona en la que la gran mezcla de razas y culturas es una pieza básica de la vida. Por ello me gustaría saber cómo ve usted las actuales polémicas sobre la inmigración. ¿Cree usted que el ejemplo caribeño es exportable al resto del mundo? -En el Caribe la gente vive con bastante armonía, viven los unos junto a los otros, el blanco junto al negro, el hispano junto a cualquier otro. Hay una idea política con mucha fuerza en el Caribe respecto a la posible armonía entre razas, especialmente en Trinidad. José Luis Borau defiende la figura del guionista, el pupas de toda película El cineasta vuelca su sabiduría en un taller en los Cursos del Escorial b Doce alumnos tienen la fortuna de ser dirigidos esta semana por este gran señor del cine: actor Malaventura director Furtivos productor Leo y guionista Mi querida señorita ANTONIO ASTORGA MADRID. ¿Un guión supremo, insuperable? Hombre, me pone usted en un compromiso. Para mí, El apartamento de Wilder sobre el que Borau dio lecciones magistrales. En la pizarra, el maestro traza una delgada línea blanca con tiza y encima de ella escribe: arranque, planteamiento, desarrollo, desenlace y final. Los alumnos le miran con pasión y devoción: les habla un sabio que ha sabido captar, tras la cámara, la realidad más honda de los secretos del corazón. En su vida no ha hecho otra cosa más que ver películas y leer. Afortunadamente también las ha creado y dirigido, y ha escrito libros de relatos, como Camisa de once varas premio Tigre Juan. Fue el galardón que más ilusión me hizo. Es un premio que se concede a un autor novel y yo lo gané con setenta y dos años Ahora el catedrático Borau imparte un taller sobre guión dentro de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense. Pura delicia. Desde 1965 ha sido profesor de realizadores como Manuel Gutiérrez Aragón- -reciente premio Nacional de Cinematografía, igual que Borau- Ahora me doy cuenta de lo que viejo que soy José Luis Borau, ayer en los cursos del Escorial cía: ¡Irsen de aquí! ¿Esos guiones de los telediarios parecen escritos por el peor enemigo? Son un disparate. Parecen escritos por señores que no saben escribir ¿Le gusta el cine de hoy? Me gusta lo que me gusta y no me gusta lo que no me gusta. Y en eso incluyo películas antiguas, que ni mucho menos son todas buenas Tras Las hermanas del Don José Luis Borau espera el santo adveni- EFE Sólo veo los telemuñecos ¿El peor guión que se haya escrito? le volvemos a comprometerme. No sería elegante por parte de un hombre elegante como él delatar al infractor. Primero, porque si es desconocido no tendría ninguna gracia y segundo, porque si es conocido, no se lo iba a decir. Así que siguiente pregunta ¿El cine basura y la telebasura son el mismo fenómeno y siguen yendo en aumento, in crescendo como usted sabiamente supo ver en este país? Yo sólo veo en televisión los telemuñecos, los telediarios y algún partido de fútbol. La otra noche ví algo increíble: en un programa en teoría infantil o juvenil salió un chavalín de diez o doce años diciendo tacos. Esa televisión es una aberración. Y luego están los textos de los telediarios. ¿Quién los escribe? Muchas veces dicen el latiguillo de El día después... ¿Qué es eso? O las miles de personas que habían ido al fútbol cuando es los miles El otro día ví otra escena (con tres tipos) en donde un personaje de- ¿Un guión supremo e insuperable? Para mí sería El apartamento de Billy Wilder La televisión que hoy veo es una aberración. Los telediarios parecen escritos por gente que no sabe escribir miento hacia un nuevo guión que ha escrito junto a Rafael Azcona. Dice que como soy muy viejo y como me he arruinado como productor ahora puede contar otras historias. Su talento no se ha arruinado, para nada. ¿Se puede vivir del cine? Se debe vivir- -responde el autor de Navidad, horrible Navidad El problema de las películas es que el guionista está mal pagado, mal considerado, no lo tratan como un escritor, le pagan mucho menos que al director... Aquí y fuera de España, el guionista es el pupas de la película. El tipo que cobra menos Algunos de esos pupas han derrochado creatividad y han bordado frases inalcanzables para cualquier talento: Me gusta leer pornografía en braille Bananas La última vez que estuve dentro de una mujer fue cuando visité la Estatua de la Libertad Delitos y faltas Jamás aceptaría pertenecer a un Club que admitiera a socios como yo Palabras que dichas por Woody Allen y Groucho Marx agrandan aún más la leyenda del santo guionista.