Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26 7 2005 Sociedad 53 La NASA relaja sus reglas de seguridad para lanzar hoy el Discovery La cuenta atrás no se detendrá por el fallo de un sensor de combustible b Aumenta la incertidumbre entre Japón proyecta un ordenador 76 veces más rápido que el actual número uno ABC TOKYO. El Gobierno de Japón anunció ayer su intención de crear el ordenador más rápido del mundo. El procesador, que estará listo en unos cinco años, será capaz de hacer cálculos a una velocidad 76 veces mayor que la máquina que ostenta el récord actualmente, el Blue Gene La nueva supercomputadora japonesa alcanzará, según la Administración nipona, una velocidad máxima de diez petaflops diez mil billones de flops unidad de operación de punto flotante por segundo, informa Efe. Estas computadoras hiperveloces son necesarias para simular experimentos que requieren demasiado tiempo para su conclusión. Pero en el caso de Japón, el fin se concreta en determinar con gran exactitud la trayectoria posible de los tifones o los movimientos de la corteza terrestre que provocaron, por ejemplo, el tsunami en el sudeste asiático en diciembre. El desarrollo de medicamentos o el análisis de la formación y evolución de la galaxia también se perfilan como utilidades de estas calculadoras gigantes. El proyecto se viene a sumar a la lista de grandes máquinas de cálculo por cuyo liderazgo Japón y Estados Unidos mantienen una lucha que dura ya casi tres décadas. El ganador, hasta que funcione el ordenador nipón, es Blue Gene Este ingenio norteamericano es capaz de llegar a los 183 billones de cálculos por segundo, muy por debajo de lo que el Estado asiático ha planteado. Pero se espera que para finales de año duplique su potencia y que en 2010 vea la luz una nueva supermáquina en EE. UU. los cuatro socios de la Estación Espacial Internacional, el ambicioso proyecto que depende de la flota de transbordadores estadounidenses PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Con toda su credibilidad tecnológica en juego, la NASA ha decidido relajar sus propias reglas de seguridad y completar el lanzamiento del Discovery previsto para hoy martes (a las 16: 39 de la tarde, hora de España) aunque se vuelvan a registrar los mismos problemas en un sensor de combustible que ya obligaron hace dos semanas a suspender la cuenta atrás. De acuerdo a los nuevos procedimientos, el shuttle podrá salir de Cabo Cañaveral sin que funcionen los cuatro sensores que miden el hidrógeno líquido almacenado en el tanque exterior de la nave. Ante la incapacidad de sus ingenieros para detectar el exacto origen de esos fallos intermitentes, la Agencia Espacial de Estados Unidos ha decidido conformarse con tres sensores en funcionamiento. Estos sensores fueron introducidos originalmente en el diseño del transbordador para minimizar el riesgo de una explosión durante la delicada maniobra de lanzamiento. Su misión consiste en respaldar al ordenador de control de vuelo del shuttle que se encarga de detener los tres cohetes que impulsan a la nave una vez alcanzada velocidad orbital. Los sensores emiten similares señales de parada cuando las reservas de hidrógeno se han agotado. Para evitar un fallo catastrófico y detener los motores antes de que se agote el combustible, se requieren las señales coincidentes de dos. Fotógrafos de prensa sitúan sus objetivos antes del lanzamiento del Discovery Todos estos retrasos y complicaciones para el retorno de la NASA a misiones tripuladas han servido para multiplicar la inquietud de los socios de la Estación Espacial. Proyecto que para avanzar en su construcción depende de los transbordadores de Estados Unidos. No muy lejos de la torre de lanzamiento 39 B en Cabo Cañaveral, la NASA almacena el laboratorio japonés Kibo el módulo europeo Columbus y toda clase de piezas que sólo pueden ser transportadas en las bodegas de carga de estos transbordadores. Para terminar esta construcción se AP Interferencias electromagnéticas Antes de la tragedia del Challenger en 1986, la NASA consideraba admisible lanzar un transbordador con sólo tres sensores en funcionamiento. Pero se elevó a cuatro por el temor de que estos sistemas de seguridad dependieran de la misma fuente eléctrica. Después del fiasco del Columbia se duplicaron las fuentes de suministro eléctrico para estos sensores. Los fallos actuales, estarían relacionados con interferencias electromagnéticas. La NASA también se enfrenta hoy a potenciales condiciones meteorológicas adversas, con un 40 por ciento de posibilidades de mal tiempo tanto en Cabo Cañaveral como en algunos de los lugares alternativos de aterrizaje en caso de un despegue malogrado. Lista de posibilidades donde se encuentra Zaragoza. Como ha explicado con cierto estoicismo un responsable de la misión, la experiencia demuestra que cuando la técnica puede funcionar, el clima tiende a no cooperar. La agencia espacial se enfrenta hoy a un 40 por ciento de posibilidades de mal tiempo en Cabo Cañaveral La Estación Espacial depende de naves rusas, con limitada capacidad para llevar suministros y tripulantes calculaba la necesidad de 28 adicionales misiones shuttle requerimiento que no encaja fácilmente con la previsión de jubilar los tres restantes trasbordadores Discovery Atlantis y Endeavour para el 2010. En el mejor de los casos, Estados Unidos sólo cree que podrá realizar entre 20 y 15 vuelos. Si el Discovery logra despegar, el shuttle tiene previsto abastecer de suministros a la Estación Espacial, ocupada por el ruso Sergei Kriskalev y el estadounidense John Phillips. Esta misión también serviría para empezar a trabajar en los problemáticos giroscopios de esta estructura e instalar una plataforma exterior para proseguir con las tareas de ensamblaje. Cuando el Columbia se calcinó sobre el cielo de Texas el 1 de febrero del 2003, la Estación ya acusaba significativos retrasos en su calendario de construcción. Desde entonces, se depende de vehículos rusos como Soyuz con limitada capacidad para transportar suministros y tripulantes. Por eso, este puesto permanente en el espacio ahora sólo tiene capacidad para una tripulación esqueleto de dos astronautas, que invierten la mayoría de su tiempo en tareas de mantenimiento y no en realizar investigaciones. La supercomputadora española En el cuarto lugar del top ten de los ordenadores más veloces del mundo se encuentra el Mare Nostrum Esta máquina, obra de IBM, está instalada en el Centro de Supercomputación de Barcelona, donde trabaja desde abril de este año. Su potencia, que se queda corta si la comparamos con la propuesta japonesa, es de 40 billones de operaciones por segundo. Esto supone que el Mare Nostrum calcula en un segundo lo que un ser humano tardaría en resolver diez millones de años con una calculadora. La española es la primera computadora de Europa y la única de estas características que puede ser utilizada para cualquier tarea. Su memoria supone más de 18 mil veces la estándar de los ordenadores domésticos actuales, toda ella a disposición de la comunidad científica, tanto nacional como internacional, y de entidades públicas y privadas.