Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26 7 2005 Madrid 41 El cuidado de la red Asfaltado. Este verano se acomete la segunda fase del plan de asfaltado de la Comunidad, que renovará el firme de 180 kilómetros en 20 carreteras de la región. La primera fase de ese plan parcial comenzó en primavera e incluía actuaciones de mejora en otros 23 kilómetros, con la utilización de 41.500 toneladas de aglomerado. El Gobierno regional invertirá 17 millones de euros para la segunda fase. Las obras consistirán en el tratamiento del firme de las carreteras y el refuerzo con una capa de aglomerado. Además, se repondrán las señalizaciones horizontales y verticales y las barreras de seguridad necesarias. Variante de Soto del Real inaugurada por la presidenta regional el pasado día 8 JAVIER PRIETO Más de 2.500 kilómetros de carreteras de la Comunidad se ponen al día este verano Un total de 34.000 nuevas vallas quitamiedos se instalan en zonas de riesgo y el segado de los márgenes para evitar incendios por las colillas que se lanzan desde los coches son las otras dos operaciones principales MARIANO CALLEJA MADRID. La variante de la M- 609 en Soto del Real, inaugurada el pasado 8 de julio, ha sido la última carretera en incorporarse a un red de 2.620 kilómetros de vías de titularidad autonómica que se extienden hasta el último pueblo de la región. La vida de la carretera de Soto, de nueve kilómetros de longitud y con una inversión de 13,9 millones de euros, acaba de empezar. Ahora, como el resto, se someterá a una vigilancia y cuidado permanentes, algo de lo que se encarga un equipo de más de 250 personas, con un objetivo muy claro: garantizar la seguridad en todas las vías de la Comunidad de Madrid. Este verano tendrán trabajo extra, pero también cuentan con más dinero: 34,8 millones de euros para 2005, un 9 por ciento más que el año pasado. Una de las principales misiones del Servicio de Conservación de la Dirección General de Carreteras será el asfaltado de 180 kilómetros en 20 carreteras de la región para mejorar la seguridad vial. Esta tarea suele comenzar todos los años en primavera, con la llegada del buen tiempo, y termina antes del invierno. Una de las carreteras que se renovará será la M- 509, que une Boadilla del Monte con la M- 50 y que utilizan diariamente más de 23.000 veb El asfaltado de 20 vías hículos. Otras son la M- 300, la M- 404, la M- 408, la M- 317, la M- 533, la M- 611, la M- 122 y la M- 129. La protección de los guardarraíles salva cada año muchas vidas. Por el momento, el 80 por ciento de las vallas quitamiedo de las carreteras regionales ya están protegidas, pero el objetivo es llegar al 90 por ciento este verano, según la Consejería de Transportes, que dirige María Dolores de Cospedal. Con una inversión de 360.000 euros, se están instalado 34.000 protec- tores en más de 30 carreteras autonómicas. La prioridad en este trabajo será el acondicionamiento en las zonas con mayor riesgo de accidentes de motoristas, sobre todo los tramos con curvas. Los motoristas se ven involucrados en el 9 por ciento de los accidentes, que pueden ser fatales si las vallas no están debidamente cubiertas. El peligro de los cigarros Las colillas arrojadas por las ventanillas de los vehículos tienen un peligro evidente con este calor extremo de verano. El fuego puede prenderse de golpe si las márgenes de las carreteras son un bosque de arbustos o plantas secas. Y ahí entra de nuevo en acción el equipo de vigilancia de las carreteras, que desde finales de la primavera está segando y limpiando todos los márgenes, para evitar que la vegetación crecida y seca por el calor sea pasto de las llamas por culpa de algún desaprensivo. Las vías ciclistas reciben un cuidado especial también en estos meses de vacaciones. La Vía del Tajuña es un ejemplo de ello: son 48 kilómetros acondicionados para caminantes y ciclistas que cruzan el valle de este río siguiendo el trazado del antiguo ferrocarril de Arganda. Se han recuperado viejas estaciones de tren en desuso, y los usuarios dispondrán de más señales informativas para saber las distancias entre los tramos y los lugares de interés y de descanso más cercanos. Además, hay vallas de protección en los lugares donde la vía ciclista discurre más cerca del río. Segado y limpieza de márgenes. Los 2.620 kilómetros de carreteras regionales son sometidos a una exhaustiva vigilancia para que sus laterales estén siempre en perfecto estado de revista. La prevención de incendios es aquí fundamental, pues una carretera mal cuidada en sus márgenes puede ser una fácil presa de las llamas. Las tareas de segado y limpieza comienzan a finales de primavera y continúan durante julio. Los trabajos prosiguen en septiembre y octubre si hay más hierba crecida en los márgenes. En total, se movilizan 18 retenes. Siete bases de operaciones en la región El mantenimiento de las carreteras regionales para lograr la máxima seguridad de los conductores se dirige desde siete bases de operaciones: dos en la zona oeste de la Comunidad- -en Villanueva de la Cañada y Chapinería- -y una para cada zona restante: Noroeste (Villalba) Norte (Gandullas) Este (Alcalá de Henares) Sureste (en una antigua casa de camineros restaurada de Colmenar de Oreja) y Sur (carretera de Alcorcón a Móstoles) Los centros del Norte y Noroeste son responsables de que en invierno la nieve y el hielo no ocasione problemas en las comunicaciones de la sierra madrileña. Vías ciclistas. La conservación de las vías ciclistas se lleva a cabo durante todo el año, pero es en verano cuando el trabajo se multiplica y se vigilan con celo especial todas las medidas de seguridad que pueda producir la cercanía de la carretera. Protección de guardarraíles. El objetivo es que, al final del verano, el 90 por ciento de las vallas quitamiedos estén recubiertas para evitar amputaciones en casos de accidentes de motoristas. Desde octubre de 2001, una circular de Fomento ordena que todas las barreras lleven incorporadas las máximas medidas de protección. La Comunidad, además de instalar las nuevas vallas, recubre con protecciones las anteriores.