Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26 7 2005 Internacional 35 Baja audiencia en el primer día de emisión de TeleSur El canal de Chávez tuvo la misma escasa acogida que las otras tres televisiones oficiales b Numerosos analistas y expertos en comunicación coinciden en señalar que su excesivo carácter sectario e ideologizante llevará a la cadena al fracaso LUDMILA VINOGRADOFF CORRESPONSAL CARACAS. El estreno de TeleSur, cuya consigna es nuestro norte es el sur tuvo un bajo nivel de recepción, 4 por ciento de audiencia, el mismo que registran los otros canales del gobierno de Hugo Chávez en Venezuela, según afirmaron expertos en comunicación social. La señal, que en la inauguración del domingo fue transmitida por la estatal Venezolana de Televisión a cinco países: Venezuela y sus tres socios, Argentina, Cuba y Uruguay, y el invitado Brasil, puede verse en su propio canal en la red satelital de DirecTV de la Organización Cisneros, lo que supone que su radio de penetración se limita a los que estén abonados al cable, que en el país es una minoría. El comunicador social y cineasta, Thaelman Urguelles, afirmó que TeleSur es el cuarto canal que contrata el gobierno venezolano a la cadena vía satélite de los Cisneros, pagado con el dinero de todos los venezolanos. Los cuatro canales, incluyendo Venezolana de Televisión, no alcanzan ni el 4 por ciento de audiencia. Tras una reunión el año pasado con Chávez y Jimmy Carter, en la que limó los roces políticos, Diego Cisneros, responsable de dicha organización, eliminó las emisiones informativas y de opinión en su canal Venevisión. A cambio obtuvo la transmisión del canal Venezolana de Televisión, Vive, ANTV (el canal del Parlamento) y ahora de TeleSur, por cable o satélite. Los comunicadores sociales coinciden en que no es malo el proyecto de lanzar una televisión tercermundista. Esta idea es vieja. La intentó llevar a cabo el ex presidente Carlos Andrés Pérez, pero no tenía los recursos que ahora tiene Chávez afirmaron. Preparativos para la inauguración de TeleSur, en la que participó el actor Danny Glover (a la derecha) Sur es sectaria y excluyente. Va a promocionar la rica y sin escrúpulos revolución chavista añadió. Virginia Contreras, ex embajadora venezolana en la OEA y ex defensora de Chávez, teme que el discurso antiimperialista, soez, violento y agresivo del presidente venezolano contra EE. UU. moleste a los socios de TeleSur, y poco a poco le dejen solo vez pudo lograr alguna trascendencia informativa, la emisión del canal latinoamericano cayó en el síndrome de la somnolencia y el aburrimiento. Las películas clásicas de Hollywood, que había prometido su director Aram Aharonian, se limitaron a unas cintas en blanco y negro de principios del siglo XX, cuando todavía la cámara era inmóvil. En sus anuncios señalaban que iban emitir películas de Charlie Chaplin, pero éstas quedarán para el futuro. Al final pasaron un largometraje venezolano costumbrista, sobre la EFE Un contenido decepcionante Después de su inauguración formal, la cual gracias al tono insolente de Chá- vida de una pareja de campesinos, de pésima factura, sonido y fotografía. Otros analistas de comunicación social señalaron que TeleSur presenta un alto contenido ideologizante. Basta ver al actor estadounidense Danny Glover e Ignacio Ramonet, que forman parte del club de los izquierdistas trasnochados, que deben estar felices porque ya tienen una señal de TV, gracias al dinero de los venezolanos Lo que sí les pareció desproporcionado fue la reacción de los congresistas de EE. UU. de lanzar una emisión para contrarrestar a TeleSur. No es necesario, todavía no estamos en Cuba una acción militar contra Corea del Norte, que el pasado mes de febrero anunció que disponía de armas atómicas para defenderse de cualquier agresión por parte de Washington. Corea del Norte vuelve al diálogo sobre su desarme nuclear en un inusual clima de distensión PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Tras permanecer interrumpidas durante 13 meses, Corea del Norte reanuda hoy las negociaciones a seis bandas que, desde agosto de 2003, se venían manteniendo en Pekín para lograr el desarme nuclear del régimen estalinista de Pyongyang. Contando con la presencia de delegaciones procedentes de Corea del Norte, Corea del Sur, EE. UU. China, Rusia y Japón, esta cuarta ronda de contactos llega en un inusual clima de distensión. A dicho acercamiento ha contribuido, sin duda, la retirada de las amenazas proferidas desde Washington, que ha manifestado su intención de no invadir a Corea del Norte ni de derrocar a su máximo dirigente, el dictador Kim Jong- il, al que antes Bush se refería como una persona peligrosa y un tirano mientras la actual postura reconoce que Corea del Norte es una nación soberana A cam- Ayuda humanitaria Abandonando su aspiración de cambiar el régimen político de Pyongyang, incluido por el presidente Bush en el eje del mal junto a Irak e Irán, Estados Unidos se contentaría con que Corea del Norte renunciara a su programa nuclear. De esta manera, el hermético y paupérrimo país asiático se vería beneficiado de la urgente ayuda internacional que necesita, indispensable para evitar en los próximos meses el colapso energético del régimen y una nueva hambruna como la que cobró entre uno y dos millones de vidas a mediados de los 90. Para convencerle, su vecino del Sur le ofrece dos millones de vatios de electricidad y 500.000 toneladas de arroz cada año. A pesar de las buenas perspectivas, el enviado estadounidense Christopher Hill dudó ayer de que ésta sea la última ronda de negociaciones puesto que también quedan por solventar otros delicados asuntos como el secuestro en los años 80 y 90 de ciudadanos japoneses. Un grupo sectario El meollo está en que TeleSur está asesorado por un conjunto de intelectuales, no de izquierda, sino de la ultraizquierda. Es un grupo excluyente que se ha pegado a la ubre de Venezuela como su último tren señaló Thaelman. Si vemos los rostros de los asesores de TeleSur, todos pasan de los sesenta años. Ese grupo de la ultraizquierda, resentida por sus fracasos personales, es la que dirige el canal, porque es la última oportunidad de su vida. En ninguna otra parte han encontrado esta oportunidad dijo el cineasta. Si el proyecto fuera ambicioso y moderno tendríamos a México y Brasil como socios, pero no es así, porque Tele- bio, Pyongyang ha accedido a sentarse de nuevo en la mesa de negociaciones y hasta se ha mostrado dispuesta a firmar un tratado de paz con EE. UU. que ponga fin oficialmente a la Guerra de Corea (1950- 53) y, de paso, sirva para eliminar las armas atómicas de esta convulsa región asiática. El cambio en la retórica estadounidense fue un factor extremadamente importante para traer a Corea del Norte a las negociaciones estimó Donald Gregg, presidente de la Korea Society en Nueva York. Antes de que las charlas comiencen hoy en el Palacio de Jefes de Estado de Diaoyutai, el subsecretario de Estado norteamericano, Christopher Hill, se reunió ayer con el viceministro de Asuntos Exteriores norcoreano, Kim Kye- gwan, para ponerse al corriente de ambas posturas. Con las tropas estadounidenses empantanadas en Irak, lo último que le interesa ahora al Pentágono es emprender