Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26 7 2005 Internacional 25 OFENSIVA DE AL QAIDA PSICOSIS DE ATENTADO EN EE. UU. Nueva York adiestra en técnicas antiterroristas a empleados de metro y autobús Sobresalto en Manhattan por falsos avisos de bomba en un autocar turístico y en una estación ROBERTO PÉREZ. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. La Policía neoyorquina va a contar con apoyo civil en el nuevo dispositivo puesto en marcha para prevenir ataques terroristas en el sistema público de transporte. Y no será únicamente por las llamadas a la colaboración ciudadana y al celo de los trabajadores de metro, tren y autobuses. El refuerzo llega precisamente con un grupo de estos empleados, que están siendo adiestrados en técnicas antiterroristas. El domingo comenzó el curso con cincuenta de ellos. El entrenamiento se está realizando a través de un sindicato que representa a 32.000 profesionales del transporte público de Nueva York. El adiestramiento intensivo se centra en familiarizar a estos trabajadores con actitudes y comportamientos que pueden revelar la presencia de un terrorista. Por ejemplo, si ven que alguien deja un bulto en un lugar determinado y se sienta en otro punto, llevar demasiada ropa o mostrar un nerviosismo injustificado. En suma, patrones de comportamiento sospechosos. El rotativo neoyorquino El Diario incluso informó ayer que en estos cursos se están siguiendo modelos de formación desarrollados por consultores de seguridad de Israel. cieron saltar las alarmas. La Policía obligó a bajar a los 60 pasajeros y cinco llegaron a ser esposados hasta confirmar que todo había sido un mal presentimiento de quien dio el aviso. La Policía inspecciona las mochilas de los pasajeros del autobús de Nueva York AP Desalojos y registros Y alguno de aquellos patrones sospechosos debió ver un trabajador del autobús turístico de dos pisos, que avisó a la Policía y desencadenó el domingo una espectacular intervención de las fuerzas de seguridad en Manhattan. Prácticamente coincidió con otra falsa alarma que se produjo a mediodía en la concurrida estación de Pennsylvania, también en Manhattan. Los neoyorquinos andaban aún discutiendo sobre la decisión de las autoridades de realizar registros aleatorios a los bolsos y mochilas de quienes transitan por las estaciones del metro y tren. El alcalde Bloomberg seguía defendiendo la medida y asociaciones de derechos civiles continuaban cuestionándola. Y en estas llegó un domingo de sobresalto. El incidente se produjo en la estación de Pennsylvania, cuando un hombre de 43 años, Raúl Claudio, tras una discusión con un agente del servicio nacional ferroviario, Amtrak, lanzó una mochila mientras aseguraba que llevaba una bomba. La estación fue desalojada de inmediato y se suspendió el servicio de tren y metro durante una hora. Raúl Claudio fue detenido y se enfrenta a una posible condena de hasta siete años de prisión, por lanzar amenazas terroristas. En la calle 51, entre la Octava Avenida y Broadway, las sospechas que le infundieron a un empleado unos viajeros del autobús turístico también hi-