Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26 7 2005 23 Llegan a Madrid los dos españoles hospitalizados en Egipto tras los atentados de Sharm el Sheij Israel entregará la franja de Gaza a la Autoridad Nacional Palestina el próximo 3 de octubre El terrorista suicida no tiene un psicología especial. Suele ser un joven que ronda la veintena impactado emocionalmente con lo que percibe como injusticias contra el mundo musulmán Retrato del suicida: joven veinteañero obsesionado con la venganza TEXTO: E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. La mayoría de los ocho terroristas de las misiones suicidas de Londres tenían entre los veinte y los treinta años cuando han llevado acabo sus crímenes. Esa es una característica habitual de los terroristas suicidas, según Andrew Silke, doctor en Psicología y autor de libro Terrorists, victims and society Silke considera que no existe una psicología especial del kamikaze. Es gente normal. En realidad, no responden a un tipo psicológico concreto, sino que en ellos se produce una reacción emocional a la vista de lo que interpretan como graves injusticias que sufre otra gente afirma. Contactos con grupos de acción AFP El sospechoso que intentó poner una AFP bomba en un autobús el 21- J fue identificado como Muktar Said Ibrahim El 40 por ciento de las personas que llegan a ese grado de extremismo se radicalizan antes de entrar en contacto con grupos terroristas. Ellos mismos, o en las conversaciones con sus amigos, comienzan a desarrollar una preocupación por el sufrimiento que ven en su familia o en otras partes del mundo y sienten la responsabilidad de hacer frente a esa injusticia, de vengarla según Silke. A partir de esa reacción emocional buscan el contacto con grupos de acción que den salida a sus inquietudes. El resto de la militancia extremista vendría del directo reclutamiento de los distintos grupos, aprovechando el idealismo que encuentran entre ciertos jóvenes musulmanes, generalmente con más paro y menos oportunidades sociales que otros segmentos de la población, aunque algunos de los terroristas tienen estudios y son de clase media. Para Silke, la guerra de Irak ha dado energía emocional a muchos jó- La Policía mostró ayer el tipo de recipiente que se utilizó para los explosivos AP El que los terroristas del 7 de julio tuvieran éxito, sin duda ha animado a otros a hacer lo mismo venes, ya que para poner en acción a posibles terroristas son necesarios algunos catalizadores, y la guerra de Irak es uno de ellos les ha enardecido ver la agresión contra un país musulmán y la respuesta terrorista de los grupos que allí operan. Secuelas psicológicas Esa respuesta mimética es otro de los efectos que los atentados tienen sobre otros extremistas. El hecho de que los suicidas del 7 de julio tuvieran éxito, sin duda ha animado a otros a hacer lo mismo opina. Respecto a las víctimas, apunta que las sociedades más cohesionadas son las que mejor pueden superar las secuelas psicológicas del terrorismo, por lo que el heterogéneo Londres podría presentar alguna dificultad, pero cree que la mayoría de las personas afectadas habrán superado su ansiedad o depresión en seis meses, como en otros casos. El 11- S ha mostrado que únicamente el 5 por ciento de las personas con trastornos los arrastran más allá de ese periodo. Hable con sus amigos, con su familia, no se encierre en sí mismo es su consejo para quienes padezcan algún trastorno. Y para los medios otra receta: suspender por unas horas las emisiones en directo de hechos de este tipo, para que la audiencia pueda despejar la mente.