Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional MARTES 26 7 2005 ABC Preocupación por las maniobras de Hugo Chávez MADRID. Mariano Rajoy, que tiene invitaciones para viajar a diversos países de Iberoamérica, se muestra muy interesado, según las fuentes consultadas por ABC, por conocer cómo se desarrollará la Cumbre Iberoamericana de Salamanca. La cita es para mediados de octubre y a ella han sido invitados, como el resto de los mandatarios del subcontinente, los presidentes de Cuba, Fidel Castro, y de Venezuela, Hugo Chávez. El interés de Rajoy obedece a que, a lo largo del próximo año, se van a celebrar elecciones en una decena de países iberoamericanos, en un momento en que la actividad de Chávez ha aumentado, con el peligro de que se produzca una injerencia a través de los dineros del petróleo en los procesos democráticos en otros países de la región según las mismas fuentes. En esta preocupación por las maniobras del mandatario venezolano coincide Rajoy con Bush, muy molesto por la posición de Zapatero, pues considera que sirve para dar alas a Chávez. Respecto a Cuba, Rajoy también está en sintonía con Washington en las críticas a la decisión de la UE, impulsada por el Gobierno de Zapatero de suspender las sanciones impuestas al régimen castrista, que incluían la invitación a disidentes a las fiestas nacionales en las embajadas en La Habana. Rajoy, junto a Moragas, al salir el pasado martes de la Casa Blanca, donde asistió a una recepción de Bush a la IDU EFE Rajoy planea una ofensiva exterior por la deriva internacional del Gobierno El jefe de la oposición se prepara ante el posible cambio de liderazgo europeo del PP volverá a Estados Unidos y mantendrá contactos con Nicolás Sarkozy y Ángela Merkel, en cuya campaña electoral podría participar LUIS AYLLÓN MADRID. La nueva forma de oposición anunciada recientemente por Mariano Rajoy incluirá una densa actividad en política exterior para tratar de contrarrestar el giro dado en esa materia por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, según fuentes populares consultados por ABC. El presidente del PP quiere, sobre todo, estar en primera línea en un momento en que en la Unión Europea se atisba un cambio de liderazgo. La agenda de Rajoy no tiene aún muchas citas con fecha fija, pero es previsible que tras las vacaciones se vayan concretando los contactos. El dirigente popular está, por ejemplo, dispuesto a apoyar a Ángela Merkel en la campaña de la candidata democristiana para las elecciones de septiembre en Alemania frente a Gerhard Schröder. En esa línea, el secretario de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, participará el próximo 3 de agosto en Berlín, junto con varios diputab El presidente dos alemanes, en un acto de la CDU en apoyo a los disidentes en Cuba. Rajoy está convencido del triunfo de Ángela Merkel, al que podría unirse más adelante el de Nicolás Sarkozy, en Francia, lo que cambiaría el escenario europeo y dejaría a José Luis Rodríguez Zapatero sin los que han sido sus dos grandes aliados, al menos sobre el papel: Gerhard Schröder y Jacques Chirac. Posible visita a París Rajoy no se encontraba en Madrid hace unos días cuando Sarkozy viajó a España y se reunió con José María Aznar, pero la UMP francesa y el PP mantienen una sólida relación y han decidido intercambiar información sobre cuestiones como la inmigración y la construcción europea. Todo apunta a que en los próximos meses Rajoy y Sarkozy podrían mantener una reunión, posiblemente en París, algo que no han podido hacer hasta ahora. En esa configuración de un nuevo liderazgo europeo, Rajoy es consciente de que, en estos momentos, el hombre fuerte parece ser Tony Blair. El problema es que la militancia del primer ministro británico en la Internacional Socialista no facilita precisamente los contactos entre ambos, por más que puedan coincidir en bastantes de sus planteamientos con respecto a Europa, como se puso de manifiesto en enero de 2004 cuando el presidente del PP y entonces candidato a la Presidencia del Gobierno fue recibido por Blair en Downing Street. En cualquier caso, la relación se mantiene a segundos niveles. Del mismo modo, los populares siguen atentamente la evolución en el Partido Conservador británico y el proceso de elección de un nuevo líder que sustituya a Michael Howard. Aun dentro de Europa, Rajoy observa también con interés los movimientos de la coalición de centro- derecha en Italia ante las elecciones en 2006 y mantiene una buena relación no sólo con Silvio Berlusconi, sino también con democristianos como Pierferdinando Casini, actual presidente de la Cámara de Diputados italiana. Por otra parte, el presidente del PP, que se apoya en el diseño de su política exterior en las ideas de FAES y en el activo que supone la experiencia en ese terreno del presidente de la funda- ción de los populares, José María Aznar, considera muy importante fortalecer el vínculo trasatlántico. Por ello, no descarta la realización en un futuro no muy lejano de un viaje a Estados Unidos para mantener contactos con distintos sectores de ese país. Rajoy salió muy satisfecho de la conversación que mantuvo hace unos días en la Casa Blanca con George Bush. Aunque se produjo con ocasión de una recepción al grupo de dirigentes de la IDU, la Internacional de partidos de centro y centro- derecha, al líder del PP le sirvió para comprobar que el presidente estadounidense hubiera preferido la continuidad de la política desarrollada por Aznar a la que lleva el Gobierno de Zapatero. Nueva York y Miami En cualquier caso, además de Washington, un posible desplazamiento de Rajoy a Estados Unidos podría incluir escalas en Nueva York, para pronunciar alguna conferencia, y también en Miami. El Partido Popular siempre ha mantenido una buena relación con los cubanos exiliados en Florida, y Rajoy no quiere que se pierda, sobre todo en un momento en que la política del Ejecutivo español hacia Cuba ha experimentado también un cambio muy sensible. El dirigente popular se apoya en los estudios de FAES y en el activo de Aznar en las relaciones exteriores