Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional CRECIDA DE LA VIOLENCIA CALLEJERA MARTES 26 7 2005 ABC EL SILENCIO VASCO ay una diferencia demoledora entre la nueva kale borroka y el renovado protagonismo de ETA en la política vasca y la situación de hace tres o cuatro años. Ahora están rodeados de silencio, de pragmatismo y de resignación. ETA ha perdido una buena parte de su capacidad de atentar, pero ha recuperado poder político. Tanto, que, tras un acto ilegal, reiteradas muestras de apología del terrorismo y agresión de los batasunos a varios ertzainas, Arnaldo Otegi ha amenazado con denunciar a los agredidos ante los tribunales de justicia. ¡Qué terrible burla al estado de derecho, a la democracia y todos los ciudadanos que han resistido al terrorisEDURNE mo durante estos largos URIARTE años! Como diría Antonio Burgos, dan ganas de pedirse el pasaporte inglés, y aún más cuando analizamos por qué nos pasa esto. Si Otegi se vuelve a reír con esa desfachatez de todos los demócratas es porque el Gobierno socialista ha puesto patas arriba la política antiterrorista acordada con el PP. Mantiene la lucha policial, sí, pero ignora la ley de partidos. Y el brazo político de ETA ocupa de nuevo la calle, amenaza como en los viejos tiempos, y, sobre todo, controla las posiciones políticas pertinentes para abordar la mesa de negociación sobre la autodeterminación. A estas alturas, las pruebas de las conexiones del PCTV con ETA son abrumadoras. La propia ETA lo proclama con total tranquilidad en el Zutabe, quizá indiferente a una acción del estado que no espera; porque sabe, y ahora también todos los demás, que ésta es una de las condiciones de la negociación. Y todo esto ocurre mientras el silencio se adueña del constitucionalismo vasco y de aquella movilización antiterrorista que pareció revolucionar la política vasca desde fines de los noventa. El constitucionalismo murió cuando el PSOE prefirió buscar un nuevo acercamiento al PNV, y la movilización antiterrorista se quebró cuando una de sus dos patas esenciales, la de los socialistas, quedó atrapada por la nueva estrategia de Zapatero. Los movimientos cívicos ni entienden ni apoyan sus planes de negociación, pero la izquierda que participa en ellos está confusa y desea evitar una ruptura traumática dentro del socialismo. El resultado es que los etarras se aprestan a dirigir el futuro político del País Vasco y no está claro que quede alguien para impedirlo. Y el silencio se espesa con tantos y tantos pragmáticos que confían en que toda esta degradación de las reglas democráticas servirá para el fin del terrorismo. Si el fin viene acompañado de su victoria política, es decir, de la negociación sobre el derecho de autodeterminación, bueno... es el coste de la paz. Y a ellos se suman los resignados, los agotados con este problema vasco que parece no tener fin. El silencio se abate como el plomo sobre la libertad, la justicia, la resistencia y todas aquellas palabras. Y los goras a ETA del fin de semana se escuchan con total claridad. H Batasuna reconoce que usa la kale borroka para forzar su vuelta a la política en otoño La estrategia permitiría a la coalición sentarse en la mesa de partidos en la primavera de 2006 b El portavoz del PP en el Ayun- tamiento de Bilbao, Antonio Basagoiti, asegura que la formación ilegalizada prepara las elecciones locales de 2007 JORGE SÁINZ MADRID. Batasuna sigue cubriendo etapas en su presión para forzar un proceso de negociación con el Gobierno. Su nueva estrategia apunta ahora al próximo otoño como fecha clave para rehabilitarse como agente político de pleno derecho, para lo cual el entorno proetarra ha optado por relanzar con virulencia la violencia callejera. Así se desprende de una entrevista a Joseba Permach- -uno de los portavoces de la formación- -en el diario Gara, en la que habla de la vuelta de las vacaciones como el momento para habilitar dinámicas que garanticen la participación real- -de Batasuna- -en el proceso de negociación. El responsable de la coalición ilegalizada reconoce que los últimos y reiterados episodios de kale borroka que tuvieron su punto álgido el pasado domingo en San Sebastián, cuando varios ertzainas se vieron obligados a disparar al aire para repeler una agresión, forman parte del instrumento de defensa de las posiciones de Batasuna que Permach define como movilización popular y activación de la ciudadanía Además, Permach no pone en duda la participación de su grupo, pese a no ser legal, en un proceso de normalización y vaticina un día concreto, el Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca) del próximo 16 de abril, como fecha orientativa para la puesta en marcha de una mesa de agentes políticos vascos La visión de Permach no hace sino constatar una recuperación constante que empieza a sufrirse en el País Vasco tanto a nivel institucional como a nivel social. El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Bilbao, Antonio Basagoiti, aseguró ayer que la presencia de Otegi y de destacados miembros de la izquierda abertzale en marchas o concentraciones proetarras como la del domingo, autorizadas por el departamento de Interior del Gobierno vasco, ya no constituye ninguna novedad y que su objetivo es preparar las elecciones locales del próximo 2007, a las que aspiran concurrir como un grupo más Joseba Permach Coportavoz de Batasuna Pretendemos defender este proceso de negociación y normalización mediante la movilización popular y la activación de la ciudadanía Hay que habilitar dinámicas que garanticen la participación real en el proceso, y así lo hará Batasuna en otoño Hemos puesto un plazo orientativo de intentar en torno al próximo Aberri Eguna (16 de abril) poner en marcha una primera mesa política vasca Basagoiti vincula los nuevos bríos de Batasuna a dos puntos de inflexión concretos: La oferta de diálogo del Gobierno y la no ilegalización de EHAK Hemos retrocedido ocho años recalcó. Para el vicepresidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, la radiografía sólo tiene una lectura: Batasuna lleva meses actuando como una fuerza legal Según Buesa, la kale borroka y la vuelta del entorno abertzale a las calles son dos piezas que encajan en una estrategia superior que busca una posición de fuerza en la negociación con el Ejecutivo Un extremo que confirma la propia banda terrorista, ya que en su último Zutabe (boletín interno) tal y como adelantó ABC, ETA no duda en felicitarse por el incremento de los actos de violencia callejera. Consenso en política penitenciaria Por otro lado, el consejero de Interior del Gobierno vasco, Javier Balza, pidió ayer una política penitenciaria consensuada y flexible sin esperar a lo que haga ETA. La oferta fue bien recibida por el PSE. Su secretario de Organización, Melchor Gil, manifestó que es imprescindible consensuar una metodología en los aspectos que hay que tratar con la banda terrorista