Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 7 2005 Deportes 89 TENIS Un deportivo que no podrá estrenar Por su triunfo le dieron las llaves de un flamante Mercedes SLK 200 valorado en 45.000 euros. Intentó arrancarlo, pero no pudo. Necesitó ayuda. Normal. Rafael Nadal no tiene carné de conducir. Será muy difícil que estrene su nuevo coche próximamente porque no posee la licencia y, además, tiene firmado en exclusiva un acuerdo con otra marca de vehículos, KIA, que no vería con muy buenos ojos que su hombre- imagen circulara con la competencia. En cualquier caso, aseguró que se lo llevará a Mallorca. Al fin y al cabo siempre le queda la opción de dejárselo a su amigo Carlos Moyá y que éste le pasee. Hace unos meses Nadal intentó convencer a sus padres para que le permitieran sacarse el carné en Miami, donde conseguirlo supone un mero trámite administrativo. Sin embargo, sus progenitores fueron inflexibles: Si quieres conducir te sacarás el permiso como todo el mundo, en España Un ejemplo de la exquisita educación que intentan inculcar a su vástago. Rafael Nadal posa con el coche que acaba de ganar en Stuttgart; además, en el bolsillo, un cheque de 104.400 euros AP En 1995 un austriaco, Thomas Muster, arrasaba en la arcilla. Sumó siete torneos y 40 partidos ganados de forma consecutiva. Diez años después, Rafa Nadal es el nuevo monstruo de la tierra Rafael Nadal, el otro Muster TEXTO: DOMINGO PÉREZ Caminos paralelos Thomas Muster logró su récord en tierra batida en 1995. Sumó 40 partidos ganados consecutivamente y siete torneos: México (cinco triunfos) Estoril (cinco) Godó (seis) Montecarlo (seis) Roma (seis) Roland Garros (siete) y St. Poelten (cinco) Alex Corretja cortó su racha en Gastad con un 7- 5 y 6- 1. Rafael Nadal ha establecido una nueva plusmarca con ocho torneos ganados en arcilla un mismo año: Costa da Suipe, Acapulco, Montecarlo, Godó, Roma, Roland Garros, Bastad y Stuttgart. Después de la cita mexicana cayó en cuartos en Valencia ante el ruso Andreev, por lo que el número consecutivo de partidos ganados (34) se le calcula desde el torneo monegasco. Es un sueño hecho realidad aseguró al conocer la noticia casi a pie de cancha. Le han sobrado cuatro meses para sacarse el pasaporte para su primer Masters. Además, será el jugador más joven en participar en esta elitista competición desde 1993, cuando se clasificó el ucraniano Andrei Medvedev. Además, para acabar de firmar un fin de semana que recordará toda la vida, a partir de hoy aparecerá como número dos del ránking de Entradas y a sus 19 años, un mes y 22 días se convertirá en el tercer número dos del mundo más joven de la historia, por detrás de dos mitos como el alemán Boris Becker- -que lo consiguió a los 18 años, nueve meses y 17 días- -y el sueco Bjorn Borg- -que se instaló en esa plaza con 18 años 10 meses y dos días- Nadie más que ellos tres han ocupado este puesto con menos de 20 años. MADRID. Rafael Nadal sigue haciendo historia. Ayer se impuso en la final de Stuttgart a Gastón Gaudio por 6- 3, 6- 3 y 6- 4, es el tercer español tras Berasategui (94) y Corretja (97) que gana este torneo y estableció, de paso, varias plusmarcas. No es de extrañar por tanto que señalara: Superé todos mis objetivos. Este año está siendo increíble y ya no puedo pedir más Las razones de su alborozo son las siguientes: Primero, cosechó su octavo título de la temporada- -noveno de su carrera profesional- -sobre tierra batida, mejorando el registro de Thomas Muster, que consiguió siete en 1995. Nunca na- die antes ha sido capaz de apoderarse de tantos torneos sobre arcilla en una misma campaña. Segundo, sumó su partido número 34 ganado de forma consecutiva sobre esta superficie. Una cifra que le sitúa a sólo seis triunfos del récord absoluto de Muster, que hace una década acumuló 40 (curiosamente no pudo hacerse con la 41 porque un joven Alex Corretja le cortó la racha en Gastad) Al respecto, todo indica que Rafael Nadal pospondrá el intento de mejorar la plusmarca del austriaco hasta el próximo año. Está apuntado para competir esta misma semana en Umag, donde ha sido anunciado como favorito número uno, pero ayer en su entorno daban como casi segura la decisión de no jugar a Croacia. Prefieren, si convencen al jugador, que se borre para que descanse unos días y empezar de esta forma a prepararse para la temporada de cemento estadounidense. Reaparecería por lo tanto en el Masters Series de Montreal, que se celebra del 8 al 14 de agosto. Preparar el cemento Y es que sus aspiraciones van más allá de récords menores, aunque llamativos. En el fondo sueña con hacerle sombra a Roger Federer, al que admira casi en exceso: Sigue siendo muy superior a mí. Ni mucho menos pretendo mantener un mano a mano con él. Es el mejor. Lo mío va más con los Roddick o Hewitt, y lo que tengo que hacer es seguir trabajando en mi juego Precisamente por eso abandona la arcilla europea y va a empezar a entrenarse en un tipo de pista en la que aún tiene que aprender mucho. Y su tercer motivo de satisfacción llegó porque con los puntos sumados al vencer en el torneo germano, Rafa Nadal es el segundo tenista que se asegura la participación en la Masters Cup de Shangai, el Masters. Matemáticamente ya tiene plaza garantizada- -como Roger Federer, que se la apropió tras vencer en Wimbledon- -para el torneo fin de temporada que reúne a los ocho mejores del año. Anabel Medina gana por tercera vez en Palermo EFE PALERMO. Anabel Medina arrolló a la checa Klara Koukalova (6- 4 y 6- 0) y conquistó por segundo año consecutivo y por tercera vez en su carrera el torneo de Palermo. La jugadora valenciana, 33 del mundo, siente predilección por el abierto italiano. Es en la competición de esta ciudad donde ha cosechado los éxitos más importantes de su palmarés, junto al logrado este mismo año en Estrasburgo. La española, que la pasada campaña se impuso a la local Flavia Pennetta, eliminada el sábado en semifinales por Koukalova, no sufrió sobresalto alguno en el duelo frente a la centroeuropea, instalada en el puesto cuarenta del ránking, y revalidó sus éxitos de 2004 y 2001. No acusó Medina los precedentes con la checa, que había ganado dos de los tres duelos previos. Al contrario, la superioridad de la número uno española resultó manifiesta.