Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 7 2005 Deportes TOUR DE FRANCIA ÚLTIMA ETAPA 85 Españoles en regresión, salvo Óscar Pereiro Es el peor Tour ibérico en la era del texano J. C. C. PARÍS. El calibre del resumen se mide en el regreso a España. Es una convivencia cíclica con el aficionado que presencia el Tour, que se interesa por lo que hacen los ciclistas en la hora de la sobremesa. En el periodo hegemónico de Armstrong, siempre hubo un ibérico en la pelea, en el podio, en competencia mano a mano. Siempre, menos el año pasado y este verano. El resumen del público entonces se simplifica: ¡qué Tour tan aburrido! Atrás quedó la fatigosa compañía de Escartín, su sufrimiento compartido, esa agonía entrañable, el laborioso progreso de Beloki y su costalazo en Gap, días de amarillo de Igor González de Galdeano, la exuberancia naranja de Mayo y Zubeldia en 2003 codo con codo entre los mejores. Y a partir de ahí, el desierto. España fabrica competidores para la general. Y si no los hay, llega el aburrimiento. Para los españoles el Tour 2005 representa el porvenir de Valverde y el hallazgo de Óscar Pereiro. Hay pocos corredores en el mundo capaces de ganar a Armstrong. Valverde lo hizo en Courchevel. Dos pájaros de un tiro. Doblegó al crack y se reveló competente frente a la montaña del Tour. Su marcha significó un año de aliciente. Doce meses para esperar el regreso del murciano. Sabemos más que cuando vino. No sabemos hasta dónde puede llegar, pero lo que no podemos negar es que no sea comenta José Miguel Echávarri, amigo de licencias con el léxico. El Tour tiene su ritmo. Es una maquinaria gigante que impone sus condiciones. Y Valverde se ha adaptado. Puede con ello dice el alma mater del Baleares. Alejandro Valverde, que derrotó a Lance en Courchevel, es la esperanza española AFP Jan Ullrich, pese al paso de los años, sigue siendo una apuesta fiable EPA de Vinokourov (ganador al fin) y Santiago Botero. En la etapa reina de los seis colosos pirenaicos, que franqueó junto a otros fugados, y en la que pecó de ingenuo frente a Georg Hincapié. En el cierre de los Pirineos, donde conquistó su triunfo (Pau) en un sprint de grupo reducido. Y finalmente, el pasado viernes, en Le Puy en Velay, la plaza donde prefirió conservar un amigo (Guerini) antes que replicar a su ataque. En todas las aventuras que han llegado a buen puerto ha lucido este gallego al que llaman el Cascarilla, porque no levantaba más de metro y medio del suelo cuando tenía quince años. Es el peor Tour español de la era Armstrong. Valverde, Pereiro y Serrano han relanzado con sus triunfos y el cuarto puesto de Mancebo un Tour que enfilaba la cuesta abajo. Invisible el Euskaltel, marea naranja en otro tiempo, e invisible Iban Mayo, una sombra de lo que fue. Invisible Heras, condenado a rechazar el Tour de su programa después de un segundo fiasco consecutivo. Y no ha sido invisible el Saunier Duval porque al veterano Piepoli aún le queda fuelle para la montaña. Y en la primera semana el optimismo excesivo de su director, Josean Matxín, aún daba para escapadas y minutos de televisión. Optamos al maillot blanco con Marchante y a la montaña con Gárate Llegó la ley inexorable del Tour y se tragó al debutante. España en los 7 de Armstrong 2005 Tres etapas (Valverde, Pereiro y Marcos Serrano) General: 4 Mancebo; 10 Pereiro. 2004 Dos etapas (Aitor González, Mercado) General: 6 Mancebo; 8 Sastre; 10 Pereiro. Maillot blanco para Baleares (Karpets) 2003 Cuatro etapas (Mayo, Flecha, Sastre y Lastras) General: 5 Zubeldia; 6 Mayo; 9 Sastre; 10 Mancebo. Maillot blanco para Banesto (Menchov) 2002 Dos etapas (Freire y ONCE- Eroski) General: 2 Beloki; 5 Igor González de Galdeano; 7 Mancebo; 9 Heras; 10 Sastre. Igor González de Galdeano fue líder durante ocho días. General por equipos: ONCE- Eroski. 2001 Una etapa (Laiseka) General: 3 Beloki; 5 Igor González de Galdeano; 7 Sevilla; 9 Serrano. General por equipos: Kelme. Maillot blanco: Sevilla. 2000 Tres etapas (ONCE, Otxoa, García Acosta) General: 3 Beloki; 5 Heras; 8 Escartín; 9 Mancebo. General por equipos: Kelme. Maillot blanco: Mancebo. 1999 Tres etapas (David Etxebarría- dos- y Escartín) General: 3 Escartín; 5 Casero; 6 Olano. General por equipos: Banesto. El más combativo Pereiro ha disparado su caché. Desconocido y sorprendente décimo el año pasado, ratificado y reputado competidor ahora. Un nuevo Flecha, saltarín por los puertos, valiente retador del pelotón. Óscar Pereiro se ha expresado salvaje, a la antigua, al estilo que cautiva al aficionado. A veces voy ciego a por las cosas. Reconozco que soy un cabezota empedernido. Estar entre los diez mejores del Tour son palabras mayores. No sé cual es mi techo, pero no me pongo freno. ¿Para qué? dice el gallego. El tipo de declaración que gusta escuchar. Un jurado compuesto por franceses (Christian Prudhomme, Bernard Hinault y Laurent Jalabert) le ha declarado el corredor supercombativo del Tour 2005 en atención a su perpetuo instinto fugitivo. Escapó en todas las etapas de montaña. Las cinco. Camino de Courchevel, donde cedió en el último puerto con Jaskche. Hacia Briançon, en compañía Yaroslav Popovych ha pasado de gregario a delfín, lo que da valor al ucraniano quisiera. Para eso es el candidato de Armstrong. Salvo que Hincapié diga lo contrario, ya ha ordenado que el Discovery gire en torno a este ucraniano precoz, que vivió su adolescencia en una escuela deportivo- militar en Kiev, pisó el podio del Giro en 2003, ganó la Volta y viste el jersey blanco promesa. EPA Andrey Kaschechkin Credit Agricole La nueva camada que llega del frío del Este Kaschechkin tiene un modelo. Su compatriota Alexandre Vinokourov. Llega- do como él de la lejana Kazajistán, estamos ante un escalador de 25 años duro de pelar, resistente como un pedernal, que se ha convertido en una de las piezas más codiciadas del mercado. Representa el prototipo de los ciclistas del Este. Ciclistas diferentes. Tajantes, equipados para la supervivencia, testarudos, metódicos a su manera, sin pasaje para el miedo... Ha sido una fantástica revelación para nosotros- -explica el director del equipo Credit Agricole, Roger Legeay- Llama la atención su forma de trabajar comparado con los corredores franceses. Dedica muchas más horas al entrenamiento que ellos