Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 Economía LUNES 25 7 2005 ABC JUAN VELARDE FUERTES GALICIA Y FRAGA a sociedad gallega ha decidido por unos poquísimos votos, pero en el ámbito democrático esto es irreversible, que la Administración Fraga ceda el paso a otra, constituida por una alianza entre el BNG y el partido socialista. De algún modo, la Administración derrotada, había dejado a un lado bastante de la búsqueda romántica, esa que causaba grima al gran prehistoriador Martín Almagro, de intentar para Galicia modelos del mundo celta, cuestión en la que había arrastrado a unos pocos, casi marginales, grupos políticos asturianos. El modelo al que se aspiraba daba la impresión de que era lograr desarrollar, en el conjunto de España, algo similar a Baviera en el ámbito alemán. Del estudio muy brillante de Víctor Pérez- Díaz y Juan Carlos Rodríguez, Galicia un proyecto en expansión. Retos y oportunidades para su desarrollo (ASP Research Paper 38 (a) 2000) se podía deducir que Fraga seguramente miraba con buenos ojos lo que se decía en este estudio que conviene ahora exhumar: Podemos imaginarnos Galicia como una Baviera de menor tamaño, pero con el potencial de convertirse, en una escala diferente, en una economía tan avanzada como la bávara. Para empezar, podemos pensar en la economía gallega como liderada por un conjunto de unas 10- 20 empresas de primera línea, si bien con un grado algo menor de diversidad sectorial que los bávaros Confeccionaban ya entonces un panorama industrializador muy reconfortante las cifras de mayor facturación de las diez primeras industrias de L la región en 1998, según La Voz de Galicia y con referencia a su situación dentro del conjunto empresarial español del sector al que pertenecen, de acuerdo con la clasificación de Actualidad Económica 25 a 31 de octubre de 1999, en el número monográfico Las 5.000 mayores empresas españolas De ahí se desprende que la cumbre de las empresas industriales y de servicios gallegas coincide con la cumbre de las empresas españolas. Escriben con justeza Pérez- Díaz y Rodríguez que ése es el caso de Inditex, primera empresa de confección en España y principal multinacional gallega... Citroën... Pescanova (primera compañía española en el sector de congelados) Coren (el ejemplo más notable de la agroindustria gallega) Finsa (primera compañía maderera española) o Gadisa (principal grupo gallego de distribución alimentaria al por mayor y al por menor Para conseguir que con esta base la economía gallega se expansionase, era urgente no sólo enlazar con el mercado del resto de España, lo que exigía romper el aislamiento que planteaba el Macizo Galaico, sino también que existiese una conexión con costes bajos de transportes y comunicaciones en el interior de Galicia. La batalla que se dio, a lo largo de todo el tiempo en que ocupó Fraga la cabeza de la Administración de Galicia, para mejorar estas infraestructuras de transportes y comunicaciones, fue realmente colosal. Por otro lado era preciso pensar que existía otro aislamiento tan difícil de superar como el anterior: la frontera hispa- noportuguesa. Mas he aquí que, como consecuencia del Tratado de Maastricht, el 1 de enero de 1993 esta barrera se vino al suelo. El enlazar el desarrollo del mercado gallego con ese engarce con el mercado mundial que permitía la conexión Lisboa- Oporto- Vigo- La Coruña, podía convertirse en algo adecuadísimo. Algún investigador debería dedicarse a relatar el tacto, incluso la sensibilidad y los buenos resultados conseguidos por Manuel Fraga en este sentido. Beneficiaron enormemente a Galicia, pero también a todo el conjunto de España y, por supuesto, a Portugal. Ese mandamiento de impulsar la industrialización y el mundo de los servicios, al mismo tiempo que se ampliaban los mercados, se unía a algo más: la seguridad que se derivaba de que las riendas del poder las llevaba una persona con ideas vinculadas con el mensaje liberalconservador en la economía, amparador del mercado libre y de la iniciativa privada, de la propiedad privada y del control del gasto público, no buscando el camino de las subidas impositivas, sin olvidar su enorme capacidad de gestión. Todo eso, ¿tuvo algún impacto profundo en la economía gallega? Gracias al impresionante trabajo de Julio Alcaide Inchausti y Pablo Alcaide Guindo, Datos provisionales de la evolución de los agregados económicos en 2004 y avance del Balance Económico Regional. Años 1995 a 2004 publicado en Cuadernos de Economía Españo- El modelo al que se aspiraba daba la impresión de que era lograr desarrollar, en España, algo similar a Baviera en el ámbito alemán la marzo- abril 2005, es posible dar alguna respuesta a esto. En el conjunto de las 19 regiones autónomas, aun en 1995, tanto en renta interior por habitante como en PIB por habitante, ocupaba Galicia el puesto 17; sólo tenía dos posiciones peores, Andalucía y Extremadura. En 2004, o sea nueve años después, el puesto era, en renta por habitante, el 13; ya estaban por debajo Andalucía, Asturias, Canarias, Castilla- La Mancha, Extremadura y Murcia; en PIB por habitante, el puesto es el 14, por encima de Asturias, Castilla- La Mancha, Murcia, Andalucía y Extremadura. Naturalmente ha mejorado la convergencia con la Unión Europea de los quince se pasa del 65,83 al 84,10 que era la cifra del conjunto español en el periodo 1998- 1999. Esto supone que el PIB a precios de mercado de 1995 creciese en el periodo citado 1995- 2004 a una tasa media anual del 3,44 por encima de la tasa media española, del 3,30 Supone el noveno crecimiento más alto del periodo, de todo el conjunto de las 19 autonomías. La población gallega, en ese periodo, está prácticamente estancada- -su crecimiento es de 7.722 habitantes- dentro de un proceso demográfico que parece mostrar que acentúa el patrón español; pero la población ocupada aumentó en 151.100 personas de 1995 a 2004, y los parados disminuyeron en 10.600. Éste es un resultado impresionante de cómo se puede seguir el camino bávaro para Galicia. Debe contemplarse, en adelante, si, de verdad, se sigue, o no. España se juega mucho con la existencia de una Galicia próspera e integrada en la nación. No es el actual el momento de que en el resto del país se imite al emperador José II, que ante la Revolución Francesa escribió a su Canciller, en el momento de la toma de La Bastilla: Mi salud no ha empeorado hasta el punto de afectarme acontecimientos en los que ninguna parte he tenido La CNMV alertó de 240 chiringuitos financieros a lo largo de 2004 ABC MADRID. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) advirtió a los inversores sobre un total de 240 chiringuitos financieros durante el año 2004, la inmensa mayoría por no contar con los requisitos suficientes ni garantías para operar, según Servimedia. La mayoría de estas entidades tiene su sede en paraísos fiscales como las islas de Man o Jersey, aunque también han aparecido chiringuitos con mayor apariencia de seriedad en Austria, Bélgica, Francia o Irlanda, a los que se suman algunos que operan sin permiso desde los nuevos países de la ampliación europea, como Malta o Lituania, y también desde Iberoamérica, como El Salvador y Venezuela. Feve presentará un ERE para 292 empleados, el 14,8 de su plantilla ABC MADRID. Ferrocarriles de Vía Estrecha (Feve) prevé presentar un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 292 empleados, el 14,8 de los 1.968 trabajadores que actualmente componen su plantilla, informa Ep. El ERE tendrá un plazo de ejecución hasta 2009 y se realizará a través de prejubilaciones, dado que afectará a los empleados de más de 58 años de edad. Feve sigue así los pasos de Renfe, el operador nacional, que ya ha presentado a su comité de empresa un ERE, también para el periodo 2005- 2009, y al que podrán acogerse entre 1.500 y 2.000 empleados, entre el 10 y el 13 de la plantilla. El operador ferroviario de vía estrecha persigue, con la regulación de empleo, reducir una media del 1,2 %lo s gastos de personal, con el fin de conte- ner el incremento de gastos generales y, además, elevar su rentabilidad y reducir la excesiva dependencia del Estado que actualmente tienen sus cuentas según publica la revista Vía Libre en su última edición. En concreto, la compañía que explota la red de ferrocarril de vía estrecha que une de forma transversal la cornisa cantábrica, confía en que sus ingresos cubran el 43 de sus costes en el horizonte de 2009, frente al 33 actual. Para ello, Feve ha diseñado además un programa de inversiones y un conjunto de medidas para mejorar su gestión que, junto a la posible reducción de empleo, conforman el plan estratégico 2005- 2009, con el que también persigue adecuarse al Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT) y a la liberalización del sector. En concreto, el plan estratégico prevé una inversión de 393 millones de euros para el conjunto del periodo, de la que un 60 (236,53 millones) se destinará a infraestructura y otro 22 a material rodante y talleres. El operador prevé comprar un total de 24 trenes de viajeros, 150 vagones para mercancías y tres locomotoras diésel también para tráfico de carga. Además de las inversiones, la sociedad abordará un cambio en el modelo de gestión para mejorar la capacidad operativa y el servicio prestado para elevar el número de clientes e ingresos. Con todo, la previsión de Feve es elevar una media del 7 sus ingresos operativos, hasta superar los 46 millones en 2009, frente a los 35 millones con que pronostica cerrar este año. Esta proyección parte del hecho de alcanzar 12,8 millones de viajeros en 2009, frente a los 12,23 millones previstos al cierre de 2004. El presidente de Feve, Dimas Sañudo, calificó de ambiciosos, pero alcanzables los objetivos del plan estratégico que, en su opinión, permitirá conseguir una empresa eficaz e incluso rentable en algunas áreas de negocio y que cueste menos dinero al Estado