Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 7 2005 Madrid 39 Lodos, desperdicios y aguas fecales se esparcen cada día por el fondo del arroyo Meaque, también conocido como Pozuelo. Los vecinos de Aravaca, por donde cruza su caudal, ya no aguantan el mal olor que desprende. La gota que colmó su paciencia fue un vertido de vísceras del matadero, el pasado junio. Ahora exigen su limpieza inmediata Arroyo Meaque, el vertedero de Aravaca TEXTO: MIGUEL DOMINGO GARCÍA MADRID. El arroyo Meaque desprende un olor nauseabundo. Sus aguas discurren con un color negro, provocado por el lodo que se ha ido formando bajo ellas y las aguas fecales que, desde Pozuelo de Alarcón, se vierten sobre su caudal desde hace ya años. Decenas de colectores finalizan en este pequeño arroyo que desemboca, a varios kilómetros del municipio, en el río Manzanares. Cada vez son menos los vecinos que se atreven a acercarse a su orilla, para pasear con sus hijos los fines de semana. Temen que aparezca alguna de las ratas que han empezado a anidar allí, atraídas por el olor, la suciedad, y también el malcuidado paseo que lo bordea, lleno de malas hierbas, arbustos y basura. Los habitantes del propio municipio y sus convecinos del barrio madrileño de Aravaca, por los que discurre este pequeño afluente, sufren en sus propios hogares los malos olores, que con el verano hacen imposible dormir si no es con todas las ventanas bien cerradas. La pestilencia y la suciedad han ido mermando su paciencia, que se vio colmada a principios de este verano: el pasado 10 de junio, el arroyo se tiñó literalmente de sangre. Vísceras y un flujo de agua de color burdeos empezó a manar del mayor de los colectores que dan al arroyo, situado justo en el límite entre Pozuelo y Aravaca, bajo unas pistas deportivas. Los restos animales procedían del matadero de Pozuelo. Pero el vertido sobre el arroyo fue provocado por una gamberrada, que sigue bajo investigación para buscar a los culpables: un contenedor y cinco papeleras fueron arrojados sobre el colector, atascando el paso de los deshechos. El agua de los vertidos se desbordó por el aliviadero de tormentas, que funciona perfectamente siempre. Este fue un hecho puntual, que reparamos inmediatamente; hasta entonces no había ocurrido nada parecido explica Yolanda Estrada, concejal de Obras de Pozuelo. Uno de los colectores llegó a verter sangre en este arroyo, lleno de basura agua sanguinolenta haya empezado a corromperse, empeorando aún más el hedor que despide el arroyo. Los vecinos temen que todo el Meaque se convierta en un peligroso foco de infecciones, sobre todo para los centros públicos que se sitúan a su orilla: discurre junto a tres colegios e institutos y varios polideportivos, un estanque de tormentas y, por supuesto, por la Casa de Campo. ABC Más de un millar de firmas Pedro Castellote, presidente de la comunidad de vecinos de la Colonia Santa María, una de las barriadas de Aravaca por la que pasa el pequeño riachuelo, ha reunido un total de 1.300 firmas de vecinos- llegan casi 30 todos los días afirma- que ha presentado ante la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) para exigir la limpieza del cauce de forma inmediata. Este organismo, responsable último del mantenimiento y cuidado de los ríos, ha tomado cartas en el asunto, y ha empezado una investigación y un expediente contra el Ayuntamiento de Pozuelo por ser causante de la contaminación, especialmente del vertido de vísceras de junio. No es el primer expediente por contaminación que el municipio pozuelero recibe de la CHT. Sólo en 2005 se levantaron contra él tres multas de este tipo, que se han sumado a otras tres acumuladas en 2004. Algunas nos las han puesto por limpiar arroyos se defienden desde el municipio. Tanto el Ayuntamiento de Madrid como el de Pozuelo argumentan, por su parte, que es la Confederación Hidrográfica el organismo que debe ocuparse de la limpieza del arroyo. Nosotros no tenemos competencia sobre su cauce, y podemos ser denunciados si lo hacemos explican desde Pozuelo. El Ayuntamiento también achaca a la Confederación haber otorgado las licencias a las dos plantas depuradoras de donde provienen las aguas fecales que llegan a las aguas del Meaque. El problema no es sólo el olor- -afirma Carlos Petreman, uno de los vecinos afectados, que tiene su casa justo en la orilla del Pozuelo- sino que la contaminación llegará pronto a afec- Basura y vísceras acumuladas Efectivamente, los contenedores de basura fueron retirados por brigadas de mantenimiento del municipio pozuelero, aunque algunos de ellos fueron abandonados junto a los sumideros o directamente arrojados dentro del arroyo, lleno ya de por sí de basuras; preservativos, bolsas, chatarra e, incluso un carrito de la compra, se acumulan en este vertedero ilegal en que se ha convertido el arroyo. La sangre, sin embargo, no se retiró en su momento, y quedó estancada en distintos puntos del caudal. El calor y la falta de lluvia han hecho que este La Confederación Hidrográfica del Tajo culpa al Ayuntamiento de Pozuelo, y éste dice no tener competencia Cuando hay un incendio se actúa y luego se buscan los culpables; debería ser igual dice un vecino tar, si no lo ha hecho ya, a las aguas freáticas, que podrían ser útiles, y esas no pueden desamotinarse. Seguramente toda la contaminación haya llegado ya al cauce del Manzanares El pasado 29 de junio, ante la alarma creada entre los vecinos por este cruce de responsabilidades y acusaciones, el Consistorio de Pozuelo y la CHT entablaron una reunión para establecer un plan de actuación en el Meaque. Desde el Ayuntamiento presentamos un plan de saneamiento de los márgenes del arroyo, que ya había sido aprobado el pasado mayo, pero nos faltaba el visto bueno de la Confederación explica Yolanda Estradas. De la limpieza del cauce, se encargará finalmente el Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica. La medida se incluirá dentro del plan de limpieza de arroyos que esta institución ha puesto en marcha para este año. Sin embargo, se niegan a dar una fecha concreta: posiblemente a lo largo de agosto, aunque no se atreven a asegurarlo. Los vecinos, mientras tanto, claman por una solución urgente; no entienden de retrasos ni de papelos, cuando es su salud y el cuidado de su entorno lo que está en juego. Afirman que ya no pueden esperar más. Cuando hay un fuego, se actúa inmediatamente, y luego se reparten responsabilidades y se buscan culpables- -afirma un vecino- -en este caso debería pasar igual