Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 7 2005 Internacional 27 OFENSIVA TERRORISTA DE AL QAIDA ATENTADO EN SHARM EL SHEIJ Mejoran los dos españoles hospitalizados en Egipto Los afectados recibieron a sus familiares y expresaron el deseo de ser pronto evacuados H. MEDINA. SERVICIO ESPECIAL SHARM EL SHEIJ. Ana María Sánchez, de 23 años, que resultó herida grave en uno de los atentados del sábado en Sharm el Sheij, es la única española que permanece ingresada en el hospital de este balneario egipcio. Albaceteña de Munera, Ana María es ingeniera química y está empleada por Unión Fenosa. Llegó a Sharm el Sheij para pasar unos días de vacaciones desde la ciudad egipcia de Damietta, donde trabaja desde hace cuatro meses en una planta de licuefacción. Formaba parte de un grupo de 17 amigos y compañeros de trabajo que disfrutaban de unos días de asueto. La explosión del hotel Ghazala Gardens la sorprendió junto a varios compañeros. Con Ana María resultó herido otro español, Tomás Fraga, que sufrió quemaduras graves y fue trasladado a un hospital militar cairota, donde evoluciona favorablemente y su situación está bajo control, según informa la agencia Efe. El sábado, el presidente Hosni Mubarak visitó el hospital de Sharm el Sheij y las cámaras de la televisión egipcia grabaron y difundieron imágenes del rais al pie de a la cama donde se recupera Ana María. No quiere hablar de la explosión; en ningún momento ha sacado a colación el tema y claramente prefiere mantener conversaciones más sencillas y menos trascendentales afirma su madre, María Luisa Ruiz, de 66 años, que el mismo sábado llegó desde España junto con la hermana de la herida y otros familiares, y que ayer permanecía sentada en la sala de espera de la primera planta del hospital. ra viajar unos días a la playa de vacaciones cuando a las nueve de la mañana sonó el teléfono. Al otro lado estaba un amigo de Ana María que fue quien nos informó de que mi hermana había sido una de las víctimas de la explosión comenta María Inés, una hermana de la ingeniera herida que también se ha desplazado a Sharm el Sheij. El tercero de los españoles hospitalizados, Dámaso Carlos Núñez, recibió el sábado el alta médica, aunque ayer seguía en observación como medida de precaución, informa Europa Press. José Antonio Sánchez, agregado cultural de la embajada de España en El Cairo, ha sido quien ha coordinado sobre el terreno la evacuación de los españoles que han optado por abandonar Sharm el Sheij. No sabemos la cifra exacta de españoles que había en Sharm el Sheij en el momento de las explosiones, pero creemos que su número puede oscilar entre los cien y los doscientos. La mayoría están localizados dijo. Según José Antonio Sánchez, lo más probable es que no haya más heridos españoles y que tampoco haya muertos, aunque se muestra cauteloso acerca de esta última información debido a que las autoridades egipcias no han identificado aún a todos los cadáveres. Quiere salir de aquí Ana María se encuentra fuertemente sedada, aunque está consciente y conoce los motivos que la han llevado al hospital. Nos ha dicho que quiere salir cuanto antes de aquí, pero esto es algo que depende del criterio de los médicos comenta la madre. En las próximas horas los doctores deberán decidir si a Ana María se la traslada a un centro hospitalario de El Cairo, o viaja directamente a España. Esta última opción es la que ella prefiere, aunque los médicos todavía no han decidido qué es lo más conveniente. La explosión en el Ghazala Gardens sucedió hacia la 1.30 de la madrugada del sábado. Las ambulancias acudieron inmediatamente al hotel y trasladaron a la herida al hospital. Ana María entró directamente en la sala de operaciones, donde fue intervenida de urgencia. A las 3 de la madrugada la operación había terminado. Las heridas le han afectado el abdomen y los intestinos. La operación quirúrgica se desarrolló satisfactoriamente y su vida no corre ningún peligro. Ahora es necesario que transcurran algunos días para que su situación se estabilice. A nosotros nos llamaron el sábado. Estábamos en casa preparándonos pa-