Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 7 2005 Nacional 21 Castilla y León se suma a las comunidades que recurrirán el Plan Hidrológico EP VALLADOLID. La Junta de Castilla y León trabaja en la presentación de un conflicto de competencias o un recurso de inconstitucionalidad por entender que la modificación del Plan Hidrológico Nacional afecta a la Cuenca del Ebro, a la que también pertenece una parte de la Comunidad. Los servicios jurídicos ultiman un documento que se puede concretar en conflicto de competencias, para cuya presentación dispone de dos meses, o un recurso de inconstitucionalidad, cuyo plazo máximo es de tres meses. La vicepresidenta primera y portavoz del Ejecutivo regional, María Jesús Ruiz, avanzó que la Junta se opone, no sólo al apartado del PHN en el que se reconocen competencias a Cataluña sobre el caudal del Delta del Ebro, sino a otros componentes del mismo que se podrán reflejar en la iniciativa judicial. Por otro lado, la titular de Medio Ambiente, Cristina Narbona, se reunirá hoy en Lisboa con su homólogo portugués, Francisco Nunes Correia, para analizar los progresos en la gestión de los recursos hídricos comunes. Los ministros analizarán el trabajo realizado por la comisión técnica conjunta sobre la cooperación y gestión de las cuatro cuencas hidrográficas compartidas: Guadiana, Tajo, Duero y Miño. La Guardia Civil blindó la localidad murciana durante el fin de semana en previsión de enfrentamientos NACHO GARCÍA AGM La localidad murciana ha vivido horas de tensión, después de que la semana pasada centenares de vecinos tomaran al asalto las dependencias municipales para protestar por la inseguridad. La raíz del problema hay que buscarlo en la propia idiosincrasia del pueblo Jumilla se enfrenta a una crisis de identidad TEXTO: GUILLERMO HERMIDA FOTO: NACHO GARCÍA JUMILLA. Los análisis más superficiales pueden señalar que la situación que vive Jumilla es debida a una respuesta vecinal ante un grave problema de inseguridad ciudadana. Que la raíz de este problema está, en gran medida, en el vertiginoso incremento de la población inmigrante, no escapa tampoco a un observador avezado. Pero en realidad, el problema se encuentra en la idiosincrasia y el carácter de una localidad que se enfrenta ahora a una crisis de identidad. La raíz de todo esto estriba en lo que sufren los agricultores apuntaba el martes, tras los graves incidentes acaecidos en el Ayuntamiento, Fernando Romero, presidente de la Asociación de Productores de Uva de Jumilla. Los precios están hundidos, y algunos agricultores, para salvar las campañas, recurren a la mano de obra ilegal Dos jornaleros marroquíes confirman las palabras de Romero: Hay agricultores que ofrecen sin ocultarse trabajo a los ilegales afirma uno de ellos, Mohamed El Atia. Este hecho ha producido un efecto llamada entre muchos inmigrantes sin papeles, no sólo de Murcia, sino de provincias limítrofes, que cuando sus temporadas en la oliva u otros cultivos terminan, encaminan sus pasos hacia Jumilla con la esperanza de encontrar otro jornal. A ello también contribuye el hecho de que la localidad cuente con un parque de más de 700 viviendas en alquiler. Hay gente sin escrúpulos, que tiene a ocho o nueve hacinados comenta un vecino que, como muchos estos días, prefiere escudarse en el ano- La Guardia Civil controla todos los accesos Jumilla sigue siendo una ciudad blindada. Los cuatro accesos a la localidad (desde Yecla, Murcia, Hellín y Cieza) cuentan con patrullas que controlaban el paso de vehículos. Según un mando del Instituto Armado, en total suman una decena de patrullas, que cuentan con hasta ocho agentes y material antidisturbios. Puntos sensibles como el jardín del Rey Don Pedro o las inmediaciones del parque de la Glorieta cuentan con una presencia continua de agentes. nimato. Sólo los quiere ver para cobrarles el alquiler, con el que ellos se pagan un piso en la capital. Es de locos Viviendas para todos Los inmigrantes acuden a la recolección de la fruta, a preparar la vendimia, y saben que aquí les alquilan casas, no como en otros sitios Francisco Abellán, el alcalde de Jumilla, estima que en verano, cuando precisamente la localidad celebra sus fiestas con motivo de la vendimia, el porcentaje de población inmigrante crece hasta un 28 por ciento. Estamos hablando de gente censada apunta. Porque hay también una gran cantidad de inmi- grantes que usan Jumilla como una ciudad dormitorio, y van a trabajar a más de 60 kilómetros afirma un mando de las Fuerzas de Seguridad. Los inmigrantes, en Jumilla, son muy visibles. Aparte de algunos guetos, como las casas rojas en el barrio de Santiago, ocupados por magrebíes, el resto de los inmigrantes son demasiado visibles afirma un vecino. Sin salidas de ocio o integradoras, estos trabajadores inmigrantes, en palabras de un policía local, vagabundean, se reunen en grupos y a la gente más mayor y a los más jóvenes pueden intimidarles, aunque tengan una actitud pacífica Me da miedo ir al súper, están ahí, en la puerta y no me fío Isabel, una mujer de mediana edad, refleja el sentir de un gran sector de la población. No es difícil encontrar ejemplos de gente que empieza sus frases con un yo no soy racista, pero... Las quejas van desde la falta de integración o el no respeto a las costumbres locales, a la seguridad. Y aunque ha sido esta última la que ha prendido la chispa (la triple violación a manos de inmigrantes magrebíes de una joven hace tres semanas actuó como detonante) es simplista pensar que la gente sólo ha hecho esto por una sensación de inseguridad Ángel González, el delegado gubernamental, asegura que la localidad salva las estadísticas de delincuencia de la Guardia Civil en la Región de Murcia Pero el auge de los llamados delitos visibles (atracos, robos en vehículos, reyertas) está haciendo que la ciudadanía piense estar viviendo poco menos que en una ciudad sin ley Detenidos los 18 tripulantes de un barco con tres toneladas de coca EP MADRID. La Policía detuvo a 18 personas y se incautó de 3 kilos de cocaína en el buque con matrícula ganhesa Ceres II que fue interceptado y abordado frente a las costas africanas mientras navegaba hacia países europeos. La llamada operación Camarote permitió descubrir la adquisición por una organización criminal dedicada al tráfico de cocaína de una embarcación para utilizarla en la introducción de la droga en Europa. El modus operandi consistía en dirigir el barco hasta la costa suramericana para proceder a la carga de la droga, y regresar después a las costas africanas para el repostaje de la nave y continuar la navegación. De los 18 tripulantes del barco, dos son de nacionalidad española, cuatro coreanos y doce de Ghana. La operación sigue abierta y no se descarta que puedan producirse nuevas detenciones.