Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional CRECIDA DE LA KALE BORROKA LUNES 25 7 2005 ABC EL REALISMO DEL GOBIERNO sposible unapolíticainternacional basada en principios? ¿Se puede pretender, en las relaciones diplomáticas, la defensa de la democracia y de los derechos humanos? Se diría que demasiado a menudo las exigencias del realismo- -ya sea para evitarse los problemas inherentes a la coherencia o para conseguir algún negocio- -obligan a obviar cualquier otra consideración con el carácter político de los países con los que nos relacionamos. Si es así, si nuestros gobernantes creen que debe ser así, quizá sea mejor reconocerlo abiertamente. La retórica con la que se acompaña este peculiar realismo (incluida la alianza de civilizaciones resulta aún más lacerante. GERMÁN El presidente del GoYANKE bierno, en el viaje a China que ha concluido este fin de semana, y de cuya eficacia comercial no dudoenabsoluto, dijo, imaginoqueparaquedar bien ante sus anfitriones, que las reformas de aquel país merecen apoyo y alabanza porque se hacen de acuerdo a su identidad e historia Si la Historia enseña algo es que estállenadeatrocidades quedeberíamoseditar hoy y en el futuro. Pero pensar que el partido único, la represión constante de los disidentes, la falta de las libertades más elementales, forman parte de la identidad de cualquierade los países hoy existentesme parece una de las frases que, incluso buceando en el más atroz realismo, podía haberse evitado. El socialismo español, preso a veces de una suerte de simulación adolescente (que tiene menos exigencias racionales que la seriedad intelectual) achaca a cualquier protesta de la derecha una constante vinculación con el franquismo, hasta el punto de convertirse esteartificio en disculpapara todo. ¿Pero va a resultar que los débiles gestos edulcorantes de la dictadura comunista en China son parte de una identidad e historia que hay que comprender amistosamente y el franquismo, sin embargo, es el mal contra la historia y la identidad de España? Noessólo China, aunque sea laúltimaetapa. Moratinos, máscallado últimamente que en meses precedentes, podría explicarnos si las delicadezas del Gobierno de España, por llamarlas de alguna manera, con dictaduras comunistas como la cubana o regímenes tan esperpénticos y enemigos de la libertad como el de Venezuela, tienen algo que ver con elrespeto, laalabanzaoel apoyoadeterminadas identidades e historias. Y qué decir de laspermanentes emocionesdel Ejecutivoante la política del reino de Marruecos, incluso en el escenario actual de violenta represión, sin justificación legal ni garantías de ninguna clase, de los ciudadanos del Sahara. Veamos. Si estas y otras dictaduras, o la negativa a convertirse en sociedades abiertas, responden a esetipo decriteriosyno a la voluntad totalitaria de sus gobernantes, tendríamos ante nosotros la paradoja de inmutables sistemas contrarios a las libertades y derechos humanos. Ya no sería tanto negarse a imponer la democracia fuera de nuestras fronteras sino a aceptar como bueno, paralosotros, el totalitarismo. Ysiaesossistemas se les llama civilizaciones podemos imaginar qué demonios es la alianza conellas. SielGobiernopretendeser realista más le valdría, por pudor, estar callado. ¿E Los proetarras obligan a ertzainas de paisano a repeler una agresión con disparos al aire Los agentes tuvieron que defenderse al verse acorralados en plena calle en San Sebastián b La Policía imputa un delito de terrorismo a los tres detenidos, que participaron en graves altercados tras el homenaje de Batasuna al etarra muerto en Francia ABC SAN SEBASTIÁN. La escalada de violencia callejera en el País Vasco escribió ayer el capítulo más amargo de los últimos meses, en las calles de San Sebastián, cuando agentes de paisano de la Ertzaintza se vieron obligados a disparar al aire para repeler la agresión de un grupo de radicales. Los incidentes, según explicó la Policía autónoma vasca, se registraron en el barrio donostiarra de Larratxo, minutos después de que terminara un homenaje- -en el que participó el líder de Batasuna, Arnaldo Otegi, y toda la plana mayor de la formación ilegalizada- -al presunto etarra Imanol Gómez, fallecido la semana pasada en una accidente de tráfico en Francia. Nada más finalizar la concentración, autorizada por la Consejería de Interior del Ejecutivo vasco, un numeroso grupo de radicales, entre ellos varios encapuchados, comenzó a cruzar contenedores en la vía pública e incendió un turismo. Sin que nadie pareciera intimidarles lo más mínimo, los exaltados se dedicaron a arrojar todo tipo de objetos y artefactos incendiarios contra sucursales bancarias. De nuevo, el cóctel molotov Con la calle absolutamente bajo su dominio, unos cincuenta encapuchados rodearon a una patrulla de la Ertzaintza de paisano, que se encontraba en el lugar efectuando labores de vigilancia, empezaron a agredirles a través de una lluvia incontrolada de cócteles molotov y de piedras. Cercados y sin una vía de escapatoria clara, los agentes se vieron obligados a repeler el ataque efectuando varios disparos al aire. La estampida generalizada provocada por el sonido de las balas permitió a la Policía recuperar el control de la situación. Finalmente, los incidentes se saldaron con tres varones detenidos- -M. L. E. de 26 años edad y natural de Pamplona, e I. A. I. y I.O.O. ambos de 25 años y domiciliados en la localidad gui- puzcoana de Andoain- a los que se les ha imputado un delito de terrorismo, otro de atentado contra agentes de la autoridad y un tercero de desórdenes públicos. El alcance de estos últimos altercados, unido a la continuidad en el tiempo que están teniendo los actos de violencia callejera y la laxitud de las últimas sentencias judiciales, como la de Jarrai, han devuelto al País Vasco el recuerdo de los peores tiempos de una kale borroka que hasta ahora parecía más o menos controlada. Por si esto fuera poco, la presencia habitual de Otegi y de destacados miembros de la izquierda abertzale en los cada vez más numerosos actos organizados por el entorno etarra y autorizados por el departamento de Interior del Ejecutivo vasco, han confirmado la apertura de una renovada vía de actuación, como es la recuperación del casi extinto protagonismo de Batasuna en las calles. La mejor prueba de esta recuperada libertad de movimientos es la propia actitud de Otegi. Después de los actos de violencia de estos días y de los continuos gritos de apoyo a ETA en una manifestación en la que podría haber no más de 500 personas, el líder de Batasuna no tuvo problema alguno en sacar pecho y aseguró que es muy probable que se interponga una denuncia judicial contra la actuación de la Ertzaintza por impedir el normal desarrollo de la marcha Otegi hizo estas valoraciones después de visitar en el hospital al ex concejal de su partido en el consistorio de San Sebastián, Josetxo Ibazeta, que resultó herido durante la concentración. Según Otegi, su compañero tiene tres vérte- bras rotas Eso habla de la brutalidad con la que se empleó la Policía dijo. A pesar de los destrozos causados en los altercados en el barrio de Larratxo, Otegi ahondó más en sus críticas y habló de actuaciones crueles de la Ertzaintza y de la violencia extrema con la que sus agentes practican todo tipo de atropellos a la gente de la izquierda abertzale Un mal augurio La gravedad del momento y las consecuencias que podría tener la persistencia de la violencia callejera no ha pasado inadvertida para las formaciones políticas que, eso sí, interpretan de manera diferente este rebrote. Para el PP, estos altercados desmienten el contenido de los anuncios de ETA y de sus supuestas treguas parciales y dejan muy claro cual es la verdadera actitud de los etarras El PSOE, por su parte, pidió al mundo abertzale que use las vías democráticas para defender sus proyectos y aseguró que la coacción y el miedo no llevan a ningún sitio Para el PNV, los que cometen actos de kale borroka se están situando fuera de la realidad de un pueblo que apuesta por la pacificación y la normalización En la misma línea se postularon sus socios de gobierno de EA, que calificaron como incompatible la violencia callejera con el diálogo sin exclusiones para la solución del conflicto vasco Y la última pata del tripartito, EB, consideró que estos actos constituyen un mal augurio para las expectativas de paz. Otegi saca pecho y dice que podrían denunciar a la Ertzaintza por su actuación Los actos de violencia callejera se han multiplicado a lo largo de las últimas semanas