Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 7 2005 Opinión 5 MEDITACIONES EXPRESO COSTA BRAVA N sector del PSC coincide con los populares en su deseo de que la reforma del Estatuto catalán descarrile cuanto antes. De manera silente, que es como se suelen sustanciar estos sabotajes, algunos socialistas trabajan con denuedo en la tarea, si bien saben que el malo de esta película ferroviaria debe parecer otro. Así, el objetivo es intentar que CiU rompa la baraja para colgarle inmediatamente el sambenito de ser el grupo político responsable del siniestro total de la reforma. No será fácil, pues los convergentes están avisados de la maniobra y no se van a tragar el sapo fácilmente. A los socialistas les encantaría que el descarrilamiento se produjese en el Parlament, para ahorrarle al Congreso el papelón de decir no al texto que llegue de Cataluña. MARCO AURELIO U LEER Y PENSAR EL EXPOLIO EDUCATIVO DE LA GUERRA DE CARL VON CLAUSEWITZ La esfera de los libros Madrid, 2005 XXVII y 740 páginas 32 De la política Clásico: dícese del autor u obra que se tiene por modelo digno de imitación en cualquier literatura o arte. Carl von Clausewitz es un clásico en el arte de la guerra. Y, como tal, es digno de imitación. O aún tiene cosas que decirnos. Por ejemplo: que hay que invertir recursos en la formación militar, que hay que tener ejércitos bien preparados, que en la guerra hay que tomar la iniciativa, que el ejército y la guerra son claves para defender la nación en ciertas coyunturas, que existe una relación- la guerra no es más que la continuación de la política del Estado por otros medios afirma- -entre guerra y política, que la guerra es un medio para obtener determinados fines políticos. ¿Hay una alternativa pacifista? Escuchemos al maestro Clausewitz: a las almas filantrópicas que podrían fácilmente pensar que hay una manera artificial de desarmar o derrotar al adversario hay que decirles que por bien que suene esto, hay que destruir semejante error, porque en cosas tan peligrosas como la guerra aquellos errores que surgen de la bondad son justamente los peores En la lucha contra el terrorismo sucede eso. MIQUEL PORTA PERALES N mi artículo del pasado sábado ensayé una parodia de esa retórica revanchista que, con la coartada de una presunta recuperación de la memoria histórica y el auspicio de unos gobernantes irresponsables, ha impregnado el discurso oficial. Con un lenguaje desquiciado que trataba de remedar esa complacencia cainita que exhiben sin pudor tantos turiferarios del Nuevo Régimen, sostenía en aquel artículo, entre otras lindezas, que no se puede ser buen escritor y de derechas, o que durante la Guerra Civil sólo se perpetraron crímenes en el bando franquista. Al parecer, la parodia resultaba tan verosímil que algunos lectores se han sentido ofendidos, quizá porque los disparates que yo ensartaba en aquel artículo son la bazofia con que se nutre intelectualmente una porción nada exigua de la izquierda española; una bazofia que, por cierto, amenaza con adquirir JUAN MANUEL carta de naturaleza y aun rango de DE PRADA verdad indiscutida. Aunque me lastima que algunos lectores no hayan sabido captar mi sarcasmo, me consuela pensar que aún restan personas dispuestas a sublevarse ante la paparrucha y la tendenciosidad. Sólo me atrevería a recomendarles que no gasten la pólvora en salvas, porque en los próximos años tendrán sobradas oportunidades de emplearla contra la apisonadora revisionista que se nos viene encima. Naturalmente, dicha apisonadora empleará métodos mucho más sibilinos que los que yo utilizaba en mi parodia, dirigiéndose muy en especial a las mentes más tiernas, que son las más maleables y las que garantizan el suministro de votos. Un ejemplo palmario de esta estrategia lo hallamos en esa Ley Orgánica de Adoctrinamiento Escolar que el Gobierno se dispone a aplicar de inmediato, para asegurarse la perduración del Nuevo Régimen. Entre las novedades incorporadas por esta Ley de Adoctrinamien- E to Escolar se cuenta la creación de una nueva asignatura de Formación del Espíritu (Pluri) Nacional, denominada eufemísticamente Educación para la Ciudadanía (échense a temblar cuando escuchen el palabro ciudadanía con el que se designa a los votantes dóciles y satisfechos en su gregarismo) cuyo cometido primordial o más bien único consistirá en infectar las mentes infantiles con el Ideario del Nuevo Régimen, para que quede grabado a fuego en su disco duro y, en próximas convocatorias electorales, no haya que gastar dinero ni esfuerzos en labores proselitistas. La Constitución consagra que los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones Pero esta asignatura de Formación del Espíritu (Pluri) Nacional se concibe, precisamente, para conculcar este derecho; el Nuevo Régimen se cree investido de poderes para imponer una moral pública a la medida de su conveniencia. ¿O es que algún iluso piensa que el Nuevo Régimen va a respetar, en su afán por construir una España más decente y (pluri) sexual, las convicciones morales de los padres? La Ley Orgánica de Adoctrinamiento Escolar, por lo demás, pisotea varios preceptos del Acuerdo entre el Estado Español y la Santa Sede sobre materia educativa, donde leemos que los centros docentes incluirán la enseñanza de la religión católica, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales y también que se adoptarán las medidas oportunas para que el hecho de recibir o no recibir la enseñanza religiosa no suponga discriminación alguna en la actividad escolar Y es que el Nuevo Régimen sabe bien que la religión católica es el último bastión que le resta por demoler, para lograr la plena confiscación de nuestras almas. El expolio educativo se ha puesto en marcha. El Nuevo Régimen tiene asegurada la permanencia.