Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24 7 2005 73 Toros FERIA DE SAN JAIME Sanatorio de toreros La bravura, en silla de ruedas Plaza de toros de Valencia. Sábado, 23 de julio de 2005. Octava corrida. Más de media entrada. Toros de Núñez del Cuvillo, incluido el sobrero, y uno (2 de Benjumea; con hechuras, astifinos, bien presentados y de bravo y noble fondo, derrengados y sin los mínimos de fuerza; destacaron 1 5 y el 2 sin terminar de humillar. Miguel Abellán, de canela y azabache. Media estocada muy atravesada y descabello (silencio) En el cuarto, dos pinchazos, estocada trasera y dos descabellos (silencio) César Jiménez, de blanco y plata. Estocada caída (petición y saludos) En el quinto, pinchazo y estocada (oreja) José María Manzanares hijo, de blanco y oro. Estocada caída (silencio) El sexto se echó. Castella evoluciona bien de su grave cornada FRANCISCO PICÓ. Sebastián Castella, herido de gravedad el pasado viernes en la Feria de San Jaime, evoluciona favorablemente. El matador francés, hospitalizado en la Clínica La Salud de Valencia, sufrió una cornada en el muslo derecho que diseca el nervio ciático. Según el doctor José María Aragón, Castella pasó la noche con las molestias lógicas, pero sin fiebre Su apoderado, Luis Álvarez, comentó que la intención del torero es reaparecer el 5 de agosto en La Coruña. Las Ventas ZABALA DE LA SERNA VALENCIA. Cuando se juntan el hambre y las ganas de comer, mala cosa. La corrida de Núñez del Cuvillo careció de los mínimos de fuerza, excesivamente frágil. Y esta circunstancia se sumó al pésimo estado del ruedo de Valencia, una lacra por la que han clamado no pocos compañeros de la prensa, como Vicente Sobrino, desde los albores de la Feria de San Jaime que claudica. La bravura de los nuñezdelcuvillo claudicaba también sobre su endeblez y los hoyos que se multiplican por doquier en la arena. Una auténtica lástima, porque su fondo contenía bravura. O sea, buen fondo. Pero los más derrengados se hubieran rendido incluso en silla de ruedas, máxime con toreros tan destemplados y tironeros como Miguel Abellán y César Jiménez. En sus manos lo poco, o no tan poco, que se podía extraer de sus toros se perdía en su absoluto desconocimiento del temple y el pulso. Jiménez sobrepasó sus límites y sus peores formas con holgura. Ese toro castaño y chorreado que se durmió bajo el peto una eternidad no mereció una faena tan dañina para la vista, con tres series de derechazos que escupían constantemente las embestidas de su Ureña, Savalli e Infante, finalistas del Certamen Nacional de Novilladas BURLADERODOS. Paco Ureña ha entrado en la final del Certamen Nacional de Novilladas por derecho propio después de enjaretar los mejores muletazos del serial. Rivalizará con el francés Medhi Savalli y Ana Infante, aunque en la final se echa en falta a Marco Antonio Gómez. El viernes, con menos de media entrada, se lidiaron novillos de Espartaco, deslucidos en conjunto, salvo el noble 3 y el manejable 5 Rafael Ronquillo, saludos y silencio. Ureña, silencio y oreja. Medhi Savalli, vuelta al ruedo y silencio. César Jiménez cortó la única oreja de la tarde jurisdicción. Un muletazo por cada tanda se salvaba de la quema, mas el conjunto no había Cristo que lo redimiese. Ni siquiera los populistas rodillazos que alegraron las campanillas de un público que profesa inquebrantable fidelidad al mecánico torero de Fuenlabrada. Hasta tal punto es la lealtad que ni siquiera la estocada baja desmotivó a los fieles de solicitar con fuerza una incomprensible oreja. El presidente se mantuvo a contracorriente de todo, incluso del mismo Reglamento que otorga al pueblo la concesión del primer trofeo. C. J. halló en el empuje del quinto el suficiente impulso como para que sus cortos derechazos prendiesen más allá de donde terminaban. Sería injus- EDUARDO MANZANA to negar que se acompasó más, hasta donde la rigidez de su cintura le permite, y que también la fibra le sostuvo. Al natural el toro se quedaba en los tobillos. Así que con la mano de la cuchara acabó por conquistar la deseada oreja tras pinchazo y fulminante estocada. Abellán pasó con más pena que gloria con su primero, una vez que se corrió turno por la invalidez de su antecesor. Su justa duración y su calidad las desaprovechó con brusquedad. El cuarto, Núñez hasta la cepa, galopó sólo hasta la muleta látigo de M. A. Manzanares contó con el peor y más quedo lote. De hecho, el rajado sexto terminó por echarse, desinflado por dentro y por fuera. Éste, ni en silla de ruedas. La Línea (Cádiz) Manzanares y El Cid, premiados con un trofeo EFE. Toros de Gavira. José María Manzanares, oreja y silencio. Morante de la Puebla, bronca y silencio. El Cid, oreja y ovación. La Solana (Ciudad Real) Triunfo de Javier Conde y Luis Miguel Vázquez ABC. Toros de Jandilla. M. Díaz El Cordobés ovación y oreja. Javier Conde, dos orejas y ovación. Luis Miguel Vázquez, oreja en ambos. FERIA DE SANTANDER Una oreja para Matías Tejela y destellos de Miguel Ángel Perera JOSÉ LUIS SUÁREZ- GUANES SANTANDER. Santander continúa, taurinamente hablando, en ebullición. En esta primera combinación vimos una parte inicial entretenida y una segunda de menos intensidad. Juan Diego pegó muchos pases al que abrió plaza y no terminó de asentar los pies hasta la mitad de la faena, pues su rival entraba andando, pero con rapidez. Logró la entente en unos naturales y encontró mayor reposo con la derecha. Incluso hubo algunos momentos conseguidos. El cuarto llegó paradito y flojo. Juan Diego, que había esbozado algún lance de clase, no pasó de voluntarioso. Matías Tejela se lució al veroniquear a sus dos toros y en un ajustado quite por chicuelinas al primero de ellos. Algo mecánico Tejela con la derecha, aunque bien con la izquierda, con una mayor profundidad. De vuelta a la diestra surgieron la ligazón y la compenetración. En el quinto intentó meter en vereda a un toro que reculaba y hasta pegó muletazos de buen tono, sobre todo con la zurda, que, como se sabe, es la que mejor maneja. Con las armas toricidas se diluyó lo que hubo de positivo. Abanto el tercero de salida, Perera no se acopló con el percal. Logró coger el ritmo en una serie con la derecha. Todo el conjunto tuvo limpieza, mando y temple. Cerró el trasteo con unas apretadas y vistosas bernadinas. A pe- Plaza de toros de Cuatro Caminos. Sábado, 23 de julio de 2005. Primera corrida. Casi lleno. Toros de Puerto de San Lorenzo, de digna presentación y desiguales de juego; los mejores, 2 y 3 Juan Diego, de grana y oro. Pinchazo y estocada (saludos) En el cuarto, pinchazo y estocada (silencio) Matías Tejela, de blanco y oro. Estocada baja (oreja) En el quinto, tres pinchazos y descabello. Aviso (silencio) Miguel Ángel Perera, de verde prado y oro. Estocada y dos descabellos. Aviso (palmas) En el sexto, pinchazo y estocada (palmas) sar de que fue la faena más compacta, el no atinar a tiempo con el acero hizo que se difuminasen los buenos momentos. En el sexto empezó su labor muleteril con un pase del péndulo y supo atarle a su muleta en algunos pases muy ligados. Al tropezar con la tendencia a la huida del morlaco, la cosa acabó de forma gris y desvaída.