Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24 7 2005 Los domingos 59 La lambada ya nos hizo sudar de lo lindo hace unos años. Poca cosa comparada con el reggaetón Robinho incluido, ni el juego de cintura para abajo de Makelele. Sus piezas son como los kleenex: higiénicas, pero sobre todo de usar y tirar. Además, tienen un poder telúrico. Echen un vistazo a www. georgiedann. com y compruébenlo. Con un par de veces que escuchen el dale- dale, ya no podrán desprenderse de él hasta las primeras lluvias de septiembre. Hagan memoria 1965. La yenka Johnny and Charley. 1966. Eva María Fórmula V. 1967. Los chicos con las chicas Los Bravos. 1968. La, la, la Massiel. 1969. María Isabel Los Payos. 1970. Un rayo de sol Los Diablos. 1971. Help! ayúdame Tony Ronald. 1972. Vacaciones de verano Fórmula V. 1973. ¡Y viva España! Manolo Escobar. 1974. Canta y sé feliz Peret. 1975. Sevillanas del adiós Amigos de Ginés. 1976. ¿Qué pasa contigo, tío? Los Golfos. 1977. El último guateque Laredo. 1978. Rock en la plaza del pueblo Tequila. 1979. Hay que venir al sur Raffaella Carrá. 1980. Caperucita feroz Orquesta Mondragón. 1981. El baile de los pajaritos María Jesús y su Acordeón. 1982. Me estoy volviendo loco Azul y Negro. 1983. Perlas ensangrentadas, Alaska y Dinarama. 1984. Escuela de calor Radio Futura. 1985. El africano Georgie Dann. 1986. No te olvides la toalla Puturrú de Fuá. 1987. La bamba Los Lobos. 1988. Ven, devórame otra vez Lalo Rodríguez. 1989. Aquí no hay playa The Refrescos. 1990. Mi limón, mi limonero Henry Stephen. 1991. Tractor amarillo Zapato Veloz. 1992. Amigos para siempre Los Manolos. 1993. El chiringuito Georgie Dann. 1994. La Barbacoa G. Dann. 1995. El Tiburón Proyecto 1. 1996. Macarena Los del Río. 1997. La luna y el toro Los Centellas. 1998. La copa de la vida Ricky Martin. 1999. Salomé Chayanne. 2000. La Bomba King África. 2001. Yo quiero bailar Sonia y Selena. 2002. Aserejé Las Ketchup. 2003. Papi chulo Lorna. 2004. Del pita del Orleya. 2005. El verano lo dirá... ¿En el fondo del mar? Pero ¿dónde está la canción del verano? ¿En el fondo del mar? No, en la orilla, en el chiringuito. El chiringuito es la versión blanda de la tonada veraniega. En el chiringo playero cabe de todo, además de las gambas congeladas y la sepia que los guiris se zampan convencidos de que es calamar. En la playa, gastronómicamente se aguanta todo. Y musicalmente también. A nadie se le ocurriría ponerse esa música en casa o en la ducha. Pero a la orillita de la mar tiene un pase. No deja de ser curioso que el grupo que mejor música playera ha hecho en toda la historia, los Beach Boys, jamás esté representado en el chiringo. Pero ya se sabe, esto no es Hawaï. Y de la arena de la playa a la pista de la disco. Aquí, con más premeditación, muchísima más nocturnidad y toda la alevosía del mundo, la canción del verano se pone dura, durísima. Y es que los cuerpos no son de piedra. Y al caer la noche, todas las tangavisiones acumuladas a lo largo del día de playa pasan factura. Ahora con el reggaetón ha subido aún más la temperatura. Pero esto viene de lejos, no crean. Antes estuvo la lambada, claro, puro contorsionismo. Y la salsa, el merengue y la cumbia, que, carnalmente, también tendía a pecar más por exceso que por defecto. Pero la gente ahora parece que anda más necesitada de cariño, y eso provoca que haya más roce. Resumiendo, que es gerundio. O nos salva el cambio climático (que va a ser que no) o nos queda canción del verano para rato. Pero eso no es lo peor. Lo peor es que durante el invierno seguimos escuchando espantos que a pesar de la helada huelen a lo mismo: a canción del verano. de canciones del verano: la mala y la buena (o la regular) Echando un vistazo al año pasado, por ejemplo, la mala sería un reggaetón, precisamente, el Dale Don Dale de Don Omar, uno de los latin kings del género. La buena podría ser el Mariacaipirinha de Carlinhos, y o la músico- ciclística Con la luna llena de la Vuelta a España y Melendi. Otro ejemplo, si les apetece hacer historia viajando hasta 1979: la mala sería Hay que venir al sur de Raffaella Carra, y la buena el Agapimú de Ana Belén. El tiempo pasa, y por mucho que cambien los tiempos al final en verano todos los años es la misma canción. O la misma murga. Ritmos aflamencados y caribeños, letras en las que no faltan las palabras talismán (fuego, calor, corazón, tupiel, tucuerpo, tuboca, tupelo, tuslabios... y es que aquí la letra no entra con sangre, la letra entra todos los veranos con mucho sudor. Pero aunque las rumbitas, los merenguitos, las salsitas y ahora el reggaetón se llevan siempre la palma, el dátil desde hace treinta años sólo tiene un nombre y, curiosamente, un nombre más o menos francés: Georgie Dann. Amante del jazz, saxofonista, capricornio y cachondo mental. Como ustedes recordarán, estos son su poderes El bimbó Kasatchók El negro no puede El chiringuito Mami qué será lo que quiere el negro Mi cafetal Macumba Pachito eché Este año, con un nuevo disco titulado De vuelta Georgie ha dado de nuevo en la diana de la canción del verano: Si tú quieres el dale- dale practicar haz que suene el dale- dale sin parar dale por aquí dale por allá dale- dale en casa, dale en el trabajo dale por arriba dale por abajo Impresionante documento. Un año más, un verano más. Y es que, además, este dicharachero francés tiene una gran ventaja. Todo él mundo se mete con él, pero ese mismo mundo acaba tarareando sus canciones, cada una con su correspondiente coreografía. Otra gran ventaja, sus tonadillas no exigen ni un cuerpazo serrano (ibérico o caribeño, como prefieran) ni una delantera con A nadie se le ocurriría escuchar esa música en casa o en la ducha. A la orillita de la mar, con una cervecita tiene un pase