Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Los domingos DOMINGO 24 7 2005 ABC LA FACTURA DE LA TRAGEDIA 1980 1981 1982 1983 1984 1985 484.476 (0,96 1986 1987 1988 1989 1990 1991 1992 Superficie afectada en hectáreas 426.693 (0,84 264.887 (0,52 146.662 (0,29 137.734 (0,27 260.318 (0,51 263.017 (0,52 298.288 (0,59 152.903 (0,30 165.119 (0,32 108.100 (0,21 203.032 (0,40 10 (0 000.000 Hectáreas quemadas (0,00 sobre el territorio nacional (Viene de la página anterior) ca desatada por las supuestas negligencias en el siniestro del Alto Tajo, las recriminaciones en diferentes direcciones se suceden: referidas a la proliferación de instalaciones para barbacoas campestres (ésas no las pone el dominguero de turno, sino alguna administración) a la formación de los retenes de incendios, a los pasos dados por las autoridades castellanomanchegas una vez declarado el incendio, y a tantos otros aspectos que podrían haber confluido para desencadenar la tragedia. El hecho es que hay condicionantes de fondo, al margen de los coyunturales de esta ocasión, que contribuyen a esta cíclica condena al fuego y la destrucción. Valentín García Mampaso, subdirector de actuaciones medioambientales de Tragsa, la empresa responsable de la extinción del fuego de Guadalajara, aporta algunas claves: En España más de la mitad de los bosques son de titularidad privada. Y en los años sesenta o setenta esos bosques se limpiaban, se mantenían porque los propietarios los explotaban económicamente. Además, el pastoreo y los cultivos agrícolas prestaban un inestimable servicio como cortafuegos, al impedir la proliferación de matojos. Con el despoblamiento rural eso ha cambiado, ahora los bosques siguen estando en manos de particulares, pero en muchos casos son propietarios que no viven en la zona y que dan a esos terrenos un uso recreativo. Así, mientras los bosques de titularidad pública se mantienen, con trabajos de desbroce y de limpieza de caminos y cortafuegos, en los privados ¿cómo se va a exigir que el dueño se gaste en mantenerlos, cada año, lo mismo que le ha costado el terreno? Porque limpiar una hectárea forestal cuesta 2.000 euros, más de 300.000 pesetas Está convencido de que con más ayudas públicas y de la UE al mantenimiento de los montes, en vez de las subvenciones a cultivos que no rinden, los incendios no nos castigarían de esta manera 600 millones de euros al año Miguel Ángel Duralde, presidente de la patronal del sector, la Asociación de Empresas Forestales (Asemfo) denuncia también que existe nulo interés en conceder más ayudas públicas a la limpieza de los montes porque los políticos sólo apuestan por lo visible Los bosques no se inauguran La entidad que preside calcula (con dificultades metodológicas, por la atomización de datos) que cada año se invierten en España 600 millones de euros en la superficie forestal, y cree que esa cantidad se debería multiplicar por siete. Es asumible y posible, pero, eso sí, hace falta un cambio radical de mentalidad. En esta asociación hemos estimado que nuestros montes generan 10.000 millones de euros de beneficios al año, no sólo por el montante económico de su producción, sino también por el valor contingente que la sociedad les otorga Las pérdidas globales ocasionadas por los incendios en 2004, según fuentes del Ministerio de Medio Ambiente, ascendieron a más de 350 millones de euros. Pero, además de esos perjuicios medibles Asemfo vincula a la salud de nuestras masas arbóreas el que seamos capaces de llegar a cumplir el convenio de Kioto: sólo los árboles y la vegetación se zampan las emisiones contaminantes y producen el oxígeno capaz de poner coto al calentamiento del planeta. Al margen de estos factores, García Mampaso recuerda que España es puntera en tareas de extinción. Si de un total de 20.000 incen- En España más de la mitad de los bosques son privados, y buena parte de ellos no se limpia ni acondiciona porque es caro y no hay ayudas En Guadalajara el despliegue llegó demasiado tarde dios anuales se nos escapan diez, cuando hay circunstancias muy especiales de sequedad ambiental o viento fuerte, es que las cosas se hacen bien. Nuestras técnicas son de las más avanzadas y aquí vienen los especialistas australianos, para aprender Una eficacia esencial para afrontar casos como el de Galicia, donde se registran la mitad de los incendios de España, un 80 por ciento de ellos intencionados. Los hechos revelan que falla la persecución de la criminalidad vinculada al fuego, a pesar de que existe legislación contra los pirómanos desde la mismísima Edad Media. Entonces, según atestiguan los Fueros Municipales de Santiago y su Tierra no se andaban con chiquitas: Otrosí mando que nengún no ponga fuego para quemar los montes, et a los que gelo fallaren faciendo, quel echen dentro Los profesores Pere Rieras, de la Universidad Autónoma de Barcelona, y Joan Mogas, de la Universidad Rovira i Virgili, han dedicado esfuerzos a diseñar una valoración económica del bosque que vaya más allá de sus productos directos de mercado, como la 567,73 545,71 396,42 Pérdidas económicas (en millones de euros) 423,91 339,67 235,68 154,80 185,98 153,52 194,34 226,34 232,30 185 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1986 1987 1988 1989 1990 1991 1992