Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional OFENSIVA TERRORISTA DE AL QAIDA OPINIÓN DOMINGO 24 7 2005 ABC FRASER CAMERON UN PAÍS ABIERTO AL EXTRANJERO ANA BELÉN TRILLO LODEIRO Filóloga residente en Leeds Jefe de asuntos políticos y académicos de la Comisión Europea en Washington Aún es difícil la cooperación contra el terrorismo entre Europa y EE. UU. Para este experto en terrorismo, el envío de tropas del Reino Unido a Irak ha aumentado la amenaza terrorista en el territorio británico, pero es difícil decir que los ataques de la semana pasada fueron la consecuencia directa de su intervención TEXTO: LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL lama la atención al llegar al Reino Unido la gran pluralidad racial y cultural. Convive gente de muy diversos orígenes, tanto en grandes ciudades como en comunidades más reducidas. A lo largo de la historia, los británicos han colonizado países por todo el globo y a su vez han sido conquistados por numerosos pueblos (romanos, germánicos, vikingos escandinavos, normandos... Esta interacción se refleja en la misma lengua, que ha adoptado palabras en su vocabulario cotidiano de idiomas de todo el planeta (de lo que se deriva la consabida dificultad en su ortografía y pronunciación) Muchos musulmanes provienen de la India y Pakistán, por pertenecer a la Common Wealth. No parecen haber sido recibidos con mucho entusiasmo al principio, pero se les ha ido acogiendo con el tiempo, sobre todo con la llegada en los 80 de la political coretness. El británico tiende a mostrarse respetuoso con el vecino, piense lo que piense de él. Esto no quiere decir que no exista racismo o gente que se sienta incómoda en presencia de extranjeros. A menudo surgen polémicas por las leyes de inmigración, comparativamente laxas. No sólo es fácil entrar, sino también recibir subsidios estatales. Siempre que se tenga una dirección fija casi cualquiera, aunque no haya trabajado nunca en este país, puede recibir un subsidio decente. La mayoría de estas polémicas surgen siempre en relación con personas o colectivos que, sin trabajar ni pagar impuestos, además vienen a tocar las narices. Sin embargo, es reconfortante para quien está lejos de casa saber que quien venga a trabajar honesta y respetuosamente, por lo general es recibido a con los brazos abiertos. La población asiática -como la llaman- -no sólo realiza trabajos desagradecidos que la clase media no quiere, sino de todos los rangos, y muchos se han hecho ricos y famosos. De hecho, los medios reflejaban la sorpresa de todos al descubrirse que los autores de los atentados fueran jóvenes británicos. Con todo, el Reino Unido echa mano de la explotación de otros países, de lo que muchos se resienten, y unos pocos han decidido llevar ese resentimiento al extremo. A pesar de cierto aire de inseguridad que se respira, este sentimiento no parece fundado en que los terroristas pertenecieran a determinada religión. L BRUSELAS. Impulsada por los atentados terroristas en Londres, la Unión Europea ha elaborado una severa agenda de prioridades, por las que apostará en los próximos meses, para combatir el terrorismo. Fraser Cameron, actual jefe de asuntos políticos y académicos de la delegación de la Comisión Europea en Washington, comenta los huesos difíciles de roer con los que se encontrará la Unión y apuesta por un diálogo y un compromiso económico, político y social con los países musulmanes vecinos. El doctor escocés formó parte del cuerpo diplomático británico en Nueva York, Bonn y Berlín y, desde que en 1990 entrase a formar parte de la Comisión Europea, se especializó en los temas de seguridad europea y relaciones transatlánticas de la Unión. -Desde los atentados del 7- J la UE ha tratado de establecer una agenda con nuevas y reforzadas prioridades en su lucha antiterrorista, pero la falta de intercambio de información transfonteriza y el déficit de cooperación entre estados, ¿son todavía los dos puntos más flacos de la UE en materia de lucha antiterrorista? -Sí, es todavía difícil conseguir que las autoridades nacionales y los servicios de Inteligencia y Seguridad cooperen, está mejorando, pero es un proceso lento. Ha habido una mejora mucho mayor en otras áreas de cooperación transfronteriza, como por ejemplo aduanas, comercio, medio ambiente, etc. pero estamos hablando de un área muy sensible. ¿Sólo con el refuerzo de las medidas de seguridad se conseguirá prevenir futuros ataques y acabar con el terrorismo? -La seguridad no compone el cien por cien en la lucha contra el terrorismo, sobre todo cuando se trata de terroristas suicidas. Pero hay gran cantidad de cosas que los gobiernos pueden hacer para minimizar los riesgos, y eso incluye enfrentarse a lo que Tony Blair llama las causas profundas del terrorismo es decir, la integración de las comunidades musulmanas en sociedades como la británica, la francesa, la española o la alemana. -Algunos países de la UE tomarán la iniciativa, sin el respaldo de la Unión, en el empleo medidas de seguridad: Francia se retirará de los acuerdos de Schengen y en Gran Bretaña se pondrá en marcha la iniciativa de Clarke de controlar las llamadas telefónicas y los correos Fraser Cameron electrónicos, planteando el dilema entre la seguridad y el respeto a los valores individuales, ¿está de acuerdo con estas iniciativas? -Son generalmente buenas. Normalmente se necesita llegar a un consenso, y más actualmente con veinticinco estados miembros, para alcanzar objetivos a nivel europeo. Pero a veces hay países, como por ejemplo ahora Alemania, donde la coalición de socialdemócratas y verdes no quiere avanzar hacia ninguna nueva ley antiterrorista antes de las elecciones, porque no consideran que sea el momento y por las implicaciones que eso tendría en derecho humanos, como el derecho a la intimidad. -Blair ha desmentido que la intervención de Reino Unido en Irak sea la causa que pudo llevar a los terroristas a actuar en Londres, ¿Cree usted que realmente se trata de una nueva lección a la cultura occidental? -Nadie puede decirlo con seguridad. Sin embargo la opinión pública más formada, incluso el informe publicado esta semana por Chatham House (orga- La integración de las comunidades musulmanas disminuirá el riesgo de recibir nuevos ataques nización mundial para el análisis de asuntos internacionales) sugieren que el envío de tropas de Gran Bretaña a Irak ha aumentado la amenaza terrorista en el territorio británico. Pero es difícil decir que los ataques de la semana pasada fueron la consecuencia directa de su intervención. Puede que esta pobre gente tenga otras razones. -Los esfuerzos conjuntos de EE. UU. y la UE en la lucha antiterrorista se han incrementado desde los ataques del 11- S. Aún así, en la practica existen tensiones por la falta de intercambio de información, por el control de llamadas y mails personales, etc. ¿Cuáles son los nuevos retos de la cooperación transatlántica? ¿Fuertes compromisos entre la UE y los EEUU podrían debilitar los esfuerzos conjuntos entre los países miembros de la UE? -Estados Unidos lleva pidiendo a la UE desde hace meses que establezca acuerdos sobre medidas antiterroristas a nivel europeo y que, al mismo tiempo, aumente la cooperación con Estados Unidos. El problema es que muchos ciudadanos europeos y algunos gobiernos se preocupan, por ejemplo, por el uso que Estados Unidos hace de los datos personales de los pasajeros, y por la extradición de sospechosos a EE. UU. donde corren el riesgo de que se les aplique la pena de muerte. Aunque hay un deseo general de aumentar la cooperación, esto es lo que ocurre en la práctica, existen puntos de confrontación entre EE. UU. y la UE en materia de terrorismo. -A diferencia de Estados Unidos, Europa y sus países vecinos como el Norte de Africa cuentan con grandes cifras de población musulmana. ¿Debe por eso Europa seguir una política de acción contra el terrorismo islámico diferente a la de EE. UU. -Exacto. Estados Unidos tiene relativamente pocos musulmanes, mientras en Alemania, Francia, y Gran Bretaña hasta un cinco por ciento de la población es musulmana, y además ésta está concentrada en ciudades y pueblos, donde las cifras son muy altas. Oriente Próximo y Africa del Norte son nuestros vecinos, así que no podemos hacer otra cosa que comprometernos con estos países y ayudarles a desarrollar sus economías, reformar sus estructuras políticas y sociales, y ayudarles con el empleo para evitar que la gente joven sienta la necesidad salir de su país para emigrar a Europa.