Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24 7 2005 Internacional OFENSIVA TERRORISTA DE AL QAIDA ESTADO DE ALERTA EN LONDRES 33 Los agentes de la Policía británica no tienen reglas de enfrentamiento porque no suelen verse implicados en situación de combate como las unidades militares Disparar a la cabeza para que no estalle la bomba TEXTO: ENRIQUE SERBETO ENVIADO ESPECIAL AFP ba avanzando de una forma fantástica Scotland Yard tuvo que comunicar que la persona tiroteada a las diez de la mañana del viernes había sido confundida con un presunto colaborador de la célula de los últimos ataques. Operación policial De la información recogida en una de las mochilas- bomba que los terroristas abandonaron al sólo poder hacer estallar los detonadores, no la carga explosiva, se obtuvo la dirección de un bloque de pisos de Tulse Hill. Las fuerzas de seguridad montaron guardia Brasileño, electricista y con buen uso del inglés La familia de Jean Charles de Menezes, el hombre abatido por la Policía británica, espera que el cuerpo sea llevado lo antes posible a Brasil. Un primo del fallecido, que reconoció el cuerpo, indicó que la víctima no tiene ningún pasado que pudiera hacerle correr ante una orden policial, como se informó. La víctima, de 27 años, vivía hacía tres en la capital británica, donde estaba en situación legal, y cuando fue alcanzado por los disparos se dirigía a su trabajo de electricista. Otro familiar explicó que la víctima hablaba muy bien inglés y que por tanto habría entendido una orden de detenerse de la Policía. Por otro lado, el Gobierno brasileño, en una nota oficial, se declaró anoche impactado y perplejo por la muerte de su conciudadano, y adelantó que exigirá explicaciones a las autoridades británicas. frente al mismo y por la mañana vieron salir a un hombre, al que comenzaron a seguir pensando que podía ir a reunirse con otros sospechosos. Al entrar en la estación de metro de Stockwell, los agentes le dieron el alto, pero el hombre comenzó a correr, saltó el torno de entrada y prosiguió su carrera hasta llegar a un metro. El riesgo de que bajo el extraño abrigo que llevaba puesto, en pleno verano, ocultara algún explosivo que provocara víctimas entre los pasajeros del metro llevó a los agentes a inmovilizarlo en el suelo y a dispararle cinco veces en la cabeza, según testigos presenciales. En el bloque de pisos del que había salido ese erróneo sospechoso la Policía arrestó después a dos personas, que permanecen detenidas bajo la ley antiterrorista, y a las que durante toda la jornada de ayer se sometió a interrogatorio. Algunos medios han especulado que uno de ellos podría ser uno de los cuatro terroristas buscados. La Policía ha recibido cuatrocientas llamadas aportando datos sobre los terroristas, cuyas fotografías fueron divulgadas anteayer. Informaciones filtradas hablan de una probable conexión entre esta célula terrorista y la del 7- J. La BBC valoró la rapidez con la que la Policía ha reconocido su error, pero ha advertido que la investigación podría no resultar sencilla, ya que es posible que los disparos no fueran de la unidad armada de Scotland Yard, sino de miembros de las SAS, las fuerzas especiales del Ejército, o de agentes del MI 5, sobre los que el Gobierno no estará dispuesto a dar información. Diversos políticos de diferentes tendencias expresaron su interés en que se aclaren los detalles de la muerte, pero llamaron a no cuestionar el enorme esfuerzo que están haciendo las fuerzas de seguridad. Liberty, un grupo a favor de los derechos civiles, pidió que no se proceda contra los autores de los disparos. LONDRES. Oficialmente, la Policía no tiene, como el Ejército, reglas de enfrentamiento rules of engagement porque no tiene que afrontar normalmente las mismas circunstancias que las unidades de combate que luchan contra un ejército regular o contra fuerzas insurgentes en campo abierto. Pero lo que pasa en Londres se le parece mucho a una guerra y los agentes de la Policía han sido intruidos para usar la fuerza de una forma contundente, proporcional a la amenaza a la que hace frente la ciudad. Oficialmente, sir Ian Blair, el jefe de la Policía de Londres, las llama reglas de protección e incluyen naturalmente la posibilidad de que los policías utilicen sus armas con la intención específica de matar al sospechoso, siempre que esta decisión se considere como la última alternativa para evitar una acción terrorista o una amenaza evidente. Cuando una persona se supone que representa un serio riesgo para el público, los agentes están autorizados a tener en cuenta el uso de armas de fuego. Según las reglas, para hacerlo tiene que tratarse de una situación en la que se considere estrictamente necesario y cuando los métodos tradicionales se hayan demostrado inútiles o exista la clara presunción de que no vayan a funcionar. Los policías deben identificarse claramente como tales y advertir de que están dispuestos a usar sus armas y deben darle al sospechoso el tiempo necesario para que se dé cuenta de la situación, a no ser que esos segundos se consideren un riesgo para el público. Cualquiera comprenderá que en las actuales circunstancias, la decisión de apretar el gatillo o no en un pasillo del metro repleto de viajeros representa una responsabilidad excepcional. Evidentemente, los efectos políticos del error policial del viernes se van a hacer sentir en la aplicación de este criterio, pero si se mantienen las reglas, como parece probable, la decisión de utilizar las armas con intenciones letales va a seguir siendo una de las políticas que mantendrán los policías de Londres. Expertos como los del Centro Europeo de Inteligencia Estratégica y Seguridad consideran desde hace tiempo que ante un terrorista suicida, la única posibilidad es un disparo en la cabeza, para evitar que llegue a detonar los explosivos que se supone que puede llevar adheridos al cuerpo. Los israelíes saben muy bien que un disparo en el tronco podría tener como efecto el provocar la explosión que se pre- Polémica extradeportiva El alcalde de Londres critica al Inter de Milán Ken Livingstone, alcalde de Londres, criticó ayer la decisión del club italiano de fútbol Inter de Milán de anular su gira de preparación en Inglaterra después de los atentados que sacudieron a la capital británica. Estoy seguro de que los terroristas se van a sentir muy contentos con esta decisión dijo Livingstone haciendo gala de su habitual franqueza al hablar. No podemos permitir que terroristas cambien la forma en que vivimos o de lo contrario estarán muy cerca de conseguir su objetivo expresó el alcalde en declaraciones a la red de televisión Sky News. Los agentes están autorizados a usar sus armas como la última alternativa para evitar una amenaza evidente tende evitar y un impacto en las extremidades no tendría el menor efecto, teniendo en cuenta que se trata de un suicida, que está dispuesto a inmolarse a sí mismo al hacer estallar la carga que transporta. En el caso del indocumentado de la estación de Stockwell, que recibió cinco disparos en la cabeza, parece claramente haberse aplicado este criterio. Central de Operaciones 19 En la actualidad, los que se espera que deben tomar este tipo de decisiones son los especialistas de la Central de Operaciones 19 (CO 19) de la Policía de Londres, recientemente reorganizada para agrupar a los mejores especialistas en lucha contra el terrorismo y en el manejo de armas de fuego. Todos los medios tecnológicos disponibles en el mundo han sido puestos a su disposición, se pasean sin uniforme y han recibido un entrenamiento a la altura de las unidades más sofisticadas del mundo. El problema es que llegado el momento, la decisión dramática debe ser tomada en cuestión de décimas de segundo, teniendo en cuenta elementos que no se pueden medir en tan poco tiempo. Puede que debido a lo sucedido el viernes, si se produce una nueva situación extrema tal vez el especialista del CO 19 dude o incluso renuncie a disparar sobre un sospechoso, aunque entonces se trate de una amenaza real.