Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 Los sábados de ABC SÁBADO 23 7 2005 ABC OCIO Y NEGOCIO El sudoku es el entretenimiento de moda. Desde la avalancha del Cubo de Rubik ningún otro juego de lógica había conseguido un éxito tan global. Libros convertidos en bestsellers y páginas web acompañan su marcha triunfal. ABC se suma a la fiesta con la publicación a partir del 1 de agosto de este rompecabezas numérico La fiebre del sudoku llega a ABC sta de este cubo de Rubik de lápiz y papel, como lo ha definido a veces el juez Wayne Gould, el impulsor del juego en Europa, va de boca en boca desde hace pocos meses, cuando el sudoku llegó al Reino Unido. Los periódicos empezaron a publicarlo junto a los clásicos crucigramas, y las oficinas se llenaron de fanáticos de una sopa de números cuya solución requiere un poco de lógica y un mucho de paciencia. Un juego que crea más adicción que el tetris empezó a circular el rumor. A lo largo de este año, la popularidad del sudoku se ha multiplicado por días. En las listas de los libros más vendidos del Reino Unido siempre hay alguno que desentraña sus misterios o reproduce los mejores ejemplos. También en España se venden ya manuales de este tipo. Y algo parecido sucede en medio mundo, desde los países nórdicos a Colombia, desde la India a Francia, o a Estados Unidos. O Australia, donde un matemático ha utilizado este juego para mejorar los sistemas de recolección y transporte de la caña azucarera. Sin embargo, nada hay de radicalmente nuevo en este pasatiempo. Ya se sabe que las modas van y vienen, aparecen y se esfuman con la misma rapidez. En 1783, el matemático suizo Leonhard Euler planteó el problema de los cuadrados mágicos o, posteriormente, cuadrados latinos. A final de los años 70 del siglo XX, la idea resurgió en Nueva York, en la AND B O RU IO FERN Lapi POR J. F. ALONSO revista Math Puzzles and Logic Problems No se sabe muy bien quién lo recuperó y bautizó como Number Place aunque a veces se cita a Walter Mackey, diseñador de juegos de la compañía Dell, editora del magazine. La tercera aparición del puzzle nos lleva a los años ochenta y a la publicación japonesa Monthly Nikolist Se llamó entonces Suji wa dokushin ni kagiru (los números deben estar solos) Demasiado largo. De ahí a sudoku (su número, doku solo) había un paso muy corto. Fábrica de rompecabezas El juez neozelandés Wayne Gould se encontró con un libro dedicado al sudoku hacia 1997, un día de compras en Tokio. No tardó mucho en dejarse atrapar por la fascinación de los números. Dice que invirtió seis años en crear un programa de ordenador que pudiera fabricar continuamente nuevos rompecabezas. El resultado lo encontramos en www. sudoku. com. Gould, jubilado, vecino de Hong Kong durante muchos años, casado con una profesora de Lingüística en New Hampshire (Estados Unidos) no sabía que estaba a punto de convertirse en uno de los responsables de esta moda global Después de crear el programa vino la labor de venderlo Gould publicó algún sudoku en un periódico local de Estados Unidos, y un día, a final del año pasado, en una escala Los periódicos de Europa empezaron a publicarlo junto a a los crucigramas y las oficinas se llenaron de fans