Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 7 2005 Sociedad 49 Salud Neurodegenerativas Oncología Odontología Hallan tres moléculas que podrían utilizarse contra el alzheimer El Instituto de Investigación en Neurociencia de la Universidad de California ha descubierto tres moléculas que podrían inhibir el funcionamiento de la enzima CDK 5, que contribuye al desarrollo del alzheimer. Cada una de ellas previene la alteración de la proteína tau que se configura en los llamados ovillos neurofibrilares comunes en los pacientes de esta enfermedad. Un fármaco es más eficaz que la radioterapia en el cáncer de testículo Un día de tratamiento con el fármaco carboplatino es más eficaz y menos tóxico que tres semanas de radioterapia en un tipo de cáncer de testículo, según un estudio de la Escuela de Medicina de Londres que publica The Lancet Los pacientes que reciben el fármaco serían menos propensos a desarrollar tumores en el otro testículo, mientras las posibilidades de recaída son similares. Los fumadores tienen más riesgo de perder los dientes prematuramente Las personas que dejan el tabaco tienen menos riesgos de perder su dentadura de forma prematura que aquellas que mantienen el hábito, según una investigación de la Univesidad de Newcastle que publica Journal of Clinical Periodontology El estudio muestra como los fumadores tienen seis veces más posibilidades de desarrollar una enfermedad crónica en las encías que los no fumadores. DIENTES SANOS LUIS CABEZA FERRER Presidente de la Asociación Española de Estética Dental PEDIATRÍA PROBLEMAS DE LOS DIABÉTICOS L a diabetes mellitus es considerada como una de las enfermedades crónicas más frecuentes. Antes de la insulina, los diabéticos eran muy propensos a las caries dentarias debido, quizá, a una disminución de la secreción salivar y a un aumento de los hidratos de carbono en la saliva de la glándula parotidea. Tras su introducción se ha observado que los niños diabéticos que están bien controlados tienen menos caries que los sanos de su edad. Es necesario hacer siempre una correcta historia clínica y unas completas exploraciones bucodentales y radiológicas, sobre todo para detectar caries entre dientes. Hay que valorar la existencia real o subjetiva de sequedad bucal debida a una disminución importante de la secreción de la saliva, así como la sensación de ardor o quemazón bucal. Podemos encontrar más grandes las glándulas salivares, sobre todo de las parótidas, que aumentan de tamaño, así como úlceras (aftas) y lengua saburral y con fisuras. Parece ser que la sensación de ardor o quemazón, muy frecuente en los diabéticos, es debido a un aumento de la capacidad de irritación de la mucosa de la boca, probablemente como consecuencia de la disminución de la cantidad de saliva. Los diábeticos, a los 13 y 15 años, tienen más caries, pero disminuyen a medida que restringen su dieta en hidratos de carbono. Con los años, los diabéticos pierden más dientes y padecen con mayor frecuencia periodontitis, la afectación irreversible de los tejidos que sujetan al diente, pero las personas con una enfermedad bien controlada no sufren más inflamación de las encías y más destrucción de los tejidos que están alrededor del diente que los no diabéticos. Por el contrario, el diabético no controlado tiene una mayor incidencia y gravedad de la piorrea y, además, más problemas para la curación de las heridas en la boca. Los niños nacidos con menos de un kilo de peso no sólo tienen problemas de salud, sino también de aprendizaje ABC Los niños que nacen con muy bajo peso tienen peor salud en la edad escolar Sufren más problemas neurológicos, como parálisis cerebral o ceguera de los niños estudiados que al nacer no llegaban a un kilo padecían al menos una limitación funcional, frente al 20 con un peso normal ABC MADRID. Los niños nacidos con menos de un kilo de peso tienen un riesgo mayor de experimentar problemas crócios y funcionales de salud, así como limitaciones de aprendizaje, en comparación con aquellos que vienen al mundo con un peso normal. Esa es la conclusión de un estudio desarrollado por la Univesidad Case Western Reserve de Cleveland (EE. UU. en el que se han analizado a 219 niños de ocho años que habían nacido con un bajo peso extreb El 64 mo (menos de un kilo) La investigación se publica esta semana en la revista JAMA. De los 219 niños estudiados que nacieron con bajo peso, el 16 presentaba problemas neurológicos, como parálisis cerebral, sordera o ceguera (por ninguno de los 176 niños del grupo de control) Además, el 64 tenía algún tipo de limitación funcional, más del triple de los que nacieron con un peso normal. Las dificultades a las que tienen que hacer frente estos niños son muy numerosas, según la investigación. En concreto, presentan mayores problemas de parálisis cerebral, asma y trastornos en sus capacidades motoras que los que pesaron más de un kilo al nacer. Y los obstáculos a una vida normal no acaban aquí, ya que también tenían peores puntuaciones en las pruebas de inteligencia, ofrecían mayores limitaciones al aprendizaje y presentaban mayor necesidad de medicación, una dieta especial o algún tipo de dispositivo. Los autores del estudio afirman que es necesario optimizar los tratamientos y desarrollar actuaciones preventivas y tempranas con los niños que nacen con un bajo peso. Estos menores representan un porcentaje bajo en las cifras totales de natalidad, pero cada vez son más los que consiguen vivir pese a nacer con unas características de peso tan extremas. En Estados Unidos, en 2002 hubo 22.845 nacimientos de niños con un peso entre 500 y 999 gramos, de los que aproximadamente el 70 sobrevivió aseguran los investigadores.