Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad SÁBADO 23 7 2005 ABC Salud CALEIDOSCOPIO JOSÉ MARÍA FERNÁNDEZ- RÚA ONCOLOGÍA HUESOS FUERTES Un pequeño número de lesiones benignas en la mama tiene más riesgo de cáncer El 67 de los casos de bultos y anormalidades no representan peligro b Sólo el 4 por ciento de las muje- L a aparición en el mercado europeo, previsiblemente el próximo año, de una nueva droga contra la osteoporosis diseñada por investigadores suizos y que se aplicará una sola vez al año por vía intravenosa va a revolucionar el tratamiento de esta enfermedad que afecta en España a más de dos millones y medio de mujeres y medio millón de hombres. La osteoporosis se caracteriza por una insuficiencia de masa ósea y un deterioro estructural del tejido óseo que provoca un incremento de la susceptibilidad a las fracturas, generalmente, en cadera, columna y muñeca. Expertos europeos han presentado en Ginebra que la medición de la densidad mineral ósea no es un indicador preciso para todos los factores que influyen en la densidad mineral en la resistencia ósea. Esta medición se lleva a cabo para el diagnóstico de la osteoporosis en pacientes no tratados con fármacos. En esta reunión, el profesor Watts de la Universidad de Cincinnati, insistió en que esas pruebas de diagnóstico con rayos X son útiles al ayudar a identificar a quienes presentan mayor riesgo de fractura y, por consiguiente, a diagnosticar la osteoporosis. El especialista matizó que en pacientes en tratamiento, el cambio en la densidad mineral ósea únicamente explica una pequeña parte de la reducción del riesgo de fractura. res a las que se practicó una biopsia de sus quistes y bultos benignos tienen cuatro veces más de riesgo de desarrollar la enfermedad G. Z. MADRID. Las mamografías y las biopsias son valiosos instrumentos de diagnóstico. Sin embargo, un 4 por ciento de los resultados benignos que ofrecen las biopsias al analizar bultos o cualquier otra anormalidad detectada tienen cuatro veces más de riesgo de progresar hacia cáncer de mama. Un estudio de la Clínica Mayo (Rochester, Estados Unidos) que publica el último número de New England Journal of Medicine asegura que el riesgo de desarrollar tumores mamarios a partir de una lesión benigna de este tipo se basa en la apariencia histológica y en el historial familiar de la enfermedad. La investigación siguió durante quince años a nueve mil mujeres, con edades comprendidas entre los 18 y 85 años, a las que se les había detectado alguna lesión de tipo benigno en los senos entre 1967 y 1991. El 67 por ciento de ellas presentaron lesiones no proliferativas y sin atipia (pérdida de la apariencia de la célula, que al cambiar su morfología se convierte en atípica y, por lo tanto, con mayor riesgo de transformarse en cancerosa) Menos de un 30 por ciento fueron lesiones proliferativas sin atipia y un 4 por ciento prolife- La mamografía es un instrumento eficaz para el diagnóstico precoz rativas y con atipia. Estas últimas tienen asociado un riesgo 4,24 veces superior de desarrollar un tumor de mama, frente a 1,88 veces de las que sólo constituyen una tercera parte de las estudiadas. Los bultos o anomalías que ni fueron proliferativas ni tuvieron atipia no entrañan mayor riesgo, sobre todo si no existe un historial familiar proclive al tumor. El nuevo presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica, Alfredo Carrato, catedrático y jefe de este servicio en el Hospital de Elche, cree que estos resultados son extrapolables a España. A su vez, lanza un mensaje YOLANDA CARDO de tranquilidad a aquellas mujeres a las que se ha detectado en una mamografía y luego se les ha confirmado con una biopsia que sus bultos no tienen células cancerosas: Tienen que estar totalmente tranquilas, lesiones no proliferativas, sin atipia y sin antecedentes familiares no conducen generalmente a desarrollar cáncer de mama Los clínicos de la Clínica Mayo trabajan para evaluar diferentes riesgos de posible desarrollo de cáncer, entre ellos la edad al momento de realizarse la biopsia contra la lesión, los antecedentes familiares y la patología de la lesión benigna.