Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional SÁBADO 23 7 2005 ABC Zapatero se reunió ayer con el presidente de China, Hu Jintao, junto con los ministros de Exteriores de ambos países Mañana se cumplen cinco años desde que Zapatero ocupó el despacho de secretario general del PSOE. Nunca antes el Partido Socialista había acumulado tanto poder en tan corto período de tiempo Cinco años de zapaterismo TEXTO: GONZALO LÓPEZ ALBA MADRID. Cuando- -el 24 de julio de 2000- -José Luis Rodríguez Zapatero ocupó el despacho del secretario general del PSOE, una de las primeras cosas que hizo fue colgar en una de las desangeladas paredes un póster de Felipe González con el lema Por el cambio con el que había ganado las elecciones de 1982. Un lustro después, el póster sigue colgado, pero el despacho de Zapatero está en La Moncloa y él se aproxima al ecuador de su primer mandato como presidente del Gobierno. Zapatero era hace cinco años prácticamente un desconocido, no sólo para la inmensa mayoría de los españoles, sino también para sus propios compañeros de partido. Pero estaba en el sitio adecuado, en el momento oportuno. Después de cuatro años de oposición errática, con el PSOE convertido en un barco a la deriva y dos intentos fallidos de encontrar un sucesor a Felipe González- -Joaquín Almunia y José Borrel- la sociedad reclamaba un relevo generacional. No lo supo ver el aparato que apostó por José Bono- -hoy bajo su zapato presidencial- pero sí los cuadros del partido, que se decantaron por un miembro de la amplia generación que alcanzó la mayoría de edad en democracia y que, en medio de una depresión generalizada, abría un portillo a la esperanza: No estamos tan mal El optimismo forma parte de su naturaleza, al igual que la capacidad de salir bien parado de las situaciones más comprometidas y de rentabilizar cualquier ventaja, por estrecha que sea, según atestigua su trayectoria. Se alzó con el liderazgo del PSOE por sólo nueve votos de diferencia, cuando eran contados los que apostaban por él. Después, fueron pocos los que creyeron que podría sobrevivir a las luchas internas de un partido convertido en reino de taifas Una carrera por etapas Liderazgo en el PSOE. El 22 de julio de 2000 es elegido secretario general del PSOE por nueve votos de ventaja. El 3 de julio de 2004 es reelegido, como candidato único, con el 95,81 por ciento de los votos. Crisis internas. Tras el fracaso electoral del frente común con el PP y ante la decisión de Zapatero de imprimir un giro a la política en el País Vasco, Nicolás Redondo Terreros dimite en 2001 como líder del PSE y miembro de la ejecutiva federal. La ex ministra Cristina Alberdi dejó el partido. De la oposición al Gobierno. Zapatero afianzó su liderazgo en julio de 2001, cuando salió ganador de su primer debate sobre el estado de la Nación, una cita que había cavado la tumba para José Borrell. En octubre de 2002 haría otro demarraje con el golpe de efecto que supuso su imprevista intervención en el debate presupuestario. El camino hacia el poder. En mayo de 2003 rompe una tendencia de diez años, con seis derrotas consecutivas, y lleva al PSOE a su primera victoria, en las municipales. El 14 de marzo de 2004 se convierte en el primer presidente del Gobierno elegido con más de 11 millones de votos. el PSOE acumular tanto poder en tan poco tiempo. Y es que Zapatero acumula récords. Junto con el británico Tony Blair, es el único político de los países de nuestro entorno que consiguió llevar a su Más poder en menos tiempo Pero Zapatero ha demostrado una gran capacidad para gestionar las victorias por la mínima. Por la mínima- -doscientos mil votos- -llevó en 2003 al PSOE a su primera victoria electoral tras diez años de derrotas, preludio de su conquista del poder en 2004, también contra el pronóstico de la inmensa mayoría y con la baraka del 11- M. Las primeras citas electorales a las que concurrió el PSOE bajo su mandato se saldaron con resultados discretos, en País Vasco y Galicia, pero cuatro años después los socialistas han recuperado la condición de segunda fuerza en la comunidad vasca y desalojado al PP- -con el apoyo del BNG- -de la gallega. Pese a aquellos comienzos modestos, que avivaron la desconfianza interna, ha sido bajo su liderazgo cuando el PSOE ha conquistado el poder en dos Comunidades históricas donde nunca antes había gobernado, ni siquiera en los tiempos gloriosos de González: Cataluña y Galicia. Y, casi sin que se haya notado, ha dado la vuelta al mapa autonómico, de forma que el PSOE ya gobierna más autonomías que el PP. Con estos datos, puede afirmarse que con ningún otro líder logró partido de la oposición al Gobierno en una sola legislatura. También logró proyección internacional en un tiempo récord, aunque fuera sobrevenida por la retirada de las tropas de Irak. Ahora, con Schröder y Chirac en caída libre, y Blair como único referente sólido en la UE, tiene la oportunidad de labrarse un liderazgo europeo, aunque sus primeros pasos parecen apuntar a que, al menos hasta ahora, no ha sabido o no ha podido aprovechar la oportunidad. Muchas reformas y muchos frentes En su primer año y medio como gobernante, Zapatero ha puesto el acento en las reformas sociales y se ha volcado en la extensión de los derechos ciudadanos, mientras cabalga con tranquilidad a lomos de una situación económica favorable. Sus detractores le reprochan que en tan poco tiempo se ha buscado demasiados enemigos- -Bush, la Iglesia Católica, organizaciones de familias y de víctimas del terrorismo, -y ha abierto demasiados frentes- -reformas de los estatutos de autonomía, posibilidad de negociar con ETA... La mayoría de los pronósticos apuntan a que un fracaso en su apuesta por conseguir un final dialogado del terrorismo sería su tumba política, pero ya salió indemne del tamayazo en Madrid y supo sacar provecho de un escenario tan contrario a sus intereses como el creado por la entrevista de Carod- Rovira con dirigentes de ETA, en vísperas del 14- M. Y aún tiene dos años y medio por delante.