Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 22 7 2005 25 El presidente alemán disolvió ayer el Parlamento y convocó elecciones anticipadas para el 18 de septiembre La guerrilla iraquí secuestra al jefe de la misión diplomática de Argelia en Bagdad y a su asistente Según la BBC, las bombas eran similares a las del 7- J y Sky News apuntó la posibilidad de que los autores intentaran suicidarse bombas en tres vagones de metro y un autobús, que también buscaban marcar Londres con una cruz. No se pronunció sobre posibles detenidos y negó que dos personas arrestadas en la zona gubernamental de Whitehall tuvieran que ver con los incidentes. Nada aportó sobre la incursión que policías armados hicieron al University College Hospital, persiguiendo a alguien que presumiblemente había salido corriendo de la cercana estación de Warren Street. El hospital fue desalojado y la zona permaneció durante horas acordonada. Tampoco dio información sobre los explosivos; únicamente indicó que su intención era matar y que quedó material sin explotar De esta apreciación cabe deducir que el propósito del ataque no era simplemente hacer estallar unos pequeños detonadores, con el fin de causar miedo a la población, sino que esas pequeñas explosiones debían provocar el estallido de las bombas que iban en las mochilas. El hecho de que éstas no explotaran señala una operación peor preparada que la de hace quince días, probablemente porque se organizó con menos tiempo. Gracias a ello, la Policía cuenta ahora con un inestimable punto de partida para sus investigaciones. Blair destacó la importancia de contar con ese material forense Otro jueves negro en Londres Finchley Road LONDRES Baker Street Paddington Holland Park Warren Street Euston King s Cross Highbury Islington Farringdon Edgware Road Notting Hil l Gate Euston Square Bond Street Oxford Circus Tottenham Court Road Green Park Kensington 200 m Old Street Liverpool Street Columbia Road Tavistok Sq. Shoreditch Moorgate Aldgate Whitechapel East Bank Monument Aldgate Shadwell Tower Hill Tower Gateway Holborn Covent Garden Leicester Square Charing Cross Embankment Shepered s Bus 2 Piccadilly Circus Hammersmith West Kensington Earl s Court South Kensington Victoria Río Támesis London Bridge Westminster Canada Water Waterloo Río Támesis Southwark Bombas detonadas ayer Wimbledon Elephant Castle Vauxhall Kennington Stockwell New Cross Gate New Cross Bombas detonadas el 7 de julio Infografía ABC Estación Oval Blair: No podemos subestimar la magnitud de lo ocurrido, es muy grave El líder británico llama al Reino Unido a la calma desde Downing Street b Una reunión del Comité Cobra para Emergencias Civiles precedió al discurso del premier que insistió en que Irak no tiene nada que ver con los atentados E. J. B LONDRES. Justo catorce días después de la barbarie del 7- J, la jornada de Tony Blair se tornó convulsa con el abrupto despertar de la pesadilla terrorista. Hace dos semanas, Blair abandonaba apresuradamente la cumbre del G- 8 en Gleneagles para encabezar la respuesta al desafío de dolor y muerte de Al Qaida. Ayer, el primer ministro se dirigía a una reunión con la cúpula de la Policía y el MI 5 para analizar la situación derivada del 7 de julio, cuando pasó a liderar en una sala subterránea de Whitehall (donde se encuentran la mayor parte de los ministerios) junto a varios de sus ministros y los responsables de seguridad (entre los que destacó la presencia del titular de Exteriores, Jack Straw, y el jefe de Scotland Yard, Sir Ian Blair) el denominado Comité Cobra para Emergencias Civiles, destinado a coordinar la respuesta de todo un país, el Reino Unido, ante situaciones de crisis. Después, flanqueado por el primer ministro australiano, John Howard, de visita en Gran Bretaña, un Tony Blair de semblante serio trató de transmitir firmeza y serenidad a sus conciudadanos británicos en una rueda de prensa en el número 10 de Downing Street. He hablado con el comisario de la Policía Metropolitana y esperamos que la situación vuelva a la normalidad lo antes posible Así comenzó su discurso el líder laborista. No obstante, sin dar opción a la duda, Tony Blair precisó que no se puede minimizar estos incidentes No podemos subestimar lo ocurrido; es muy grave sentenció el primer ministro ante la Prensa. Sabemos cuál es el objetivo de este tipo de acciones: intimidar, asustar, evitar que la gente corriente pueda acudir a sus puestos de trabajo, sumir en la preocupación y la angustia a la población subrayó el mandatario inglés. Tras señalar que afortunadamente los macabros herederos del 7- J no habían causado víctimas mortales, EPA Esto no nos cambiará; reaccionar de otro modo nos hará entrar en el juego en el que pretenden atraparnos Blair llamó al pueblo británico a reaccionar con calma ante la psicosis de pánico que amenaza con sacudir las Islas Británicas. Debemos mantener intacta nuestra vida normal instó el premier. De lo contrario daremos sentido al objetivo que persiguen los terroristas advirtió el primer ministro, que insistió con vehemencia en este punto: Esto no nos cambiará, no cambiará lo que hacemos; reaccionar de modo distinto nos hará entrar en su juego, el juego en el que pretenden atraparnos En cualquier caso, el jefe del Ejecutivo no pudo evitar hacer referencia a la relación entre los recientes ataques a Londres y la participación del Reino Unido en la guerra de Irak, teniendo en cuenta que una mayoría de los ciudadanos británicos creen que el 7- J estuvo motivado por el firme apoyo brindado a la Administración Bush en el derrocamiento de Sadam Husein. Blair negó este supuesto e insistió en que las raíces del terror son profundas, los atentados terroristas se remontan más allá de una década Tras insistir de nuevo en la esperanza en que se restablezca pronto el sistema de transporte de la nebulosa ciudad del Támesis, Blair pronunció sus solemnes últimas palabras ante el auditorio: Londres está unido