Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 VIERNES 22 7 2005 ABC Internacional CUATRO EXPLOSIONES EN UNA HORA Shepherd s Bush Oval Warren Street Autobús de la línea 26 Un pequeño estallido. Varios testigos afirman haber visto a un hombre huir de la escena. A las 14.30 horas, la estación de Shepherd s Bush y la línea Hammersmith City son evacuadas. Una amplia zona es acordonada Un hombre huyó corriendo tras dejar una mochila cuando el tren se acercaba a esta parada del Tubo en la Northern Line, según los testigos. A las 13.30 las ambulancias recibían una llamada de emergencia Un herido en la deflagración de una bomba en un vagón delantero del tren entre las líneas Victoria y Northern Line. La gente huye hacia la parte trasera. A las 14.21 los bomberos informaban de humo en la estación de Warren Street El piso superior de un clásico autobús londinense registraba una detonación en Bethnal Green, al este de la ciudad, cuando cubría el trayecto entre Waterloo y Hackney. Scotland Yard informa del suceso a las 14.50 Un posible fallo en los explosivos evita otra matanza en Londres idéntica al 7- J Los terroristas sólo consiguieron hacer estallar los detonadores en tres vagones de metro y un autobús que hay solamente un herido leve y busca a los portadores de las mochilas bomba a partir del importante material forense incautado EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Pudo ser una nueva matanza, pero los terroristas sólo lograron que estallaran los detonadores de sus cuatro artefactos, sin que explotaran las bombas a los que iban adosados. No hubo muertos y sólo se registró un heridos leve. Justo dos semanas después de los atentados del 7 de julio, el terrorismo trazó ayer una nueva cruz de fuego sobre el mapa de Londres. Planeado el ataque como una réplica del 7- J, tres explosiones tuvieron lugar en vagones de metro y una cuarta en un autobús. También como en el 7- J, la detonación en el autobús ocurrió en la parte trasera del segundo piso. Los cuatro ataques, prácticamente simultáneos, tuvieron lugar pasadas las 13.30 (hora española) No ocurrieron en un momento de máximo tráfico, como sucedió hace dos semanas, probablemente porque se intentaba buscar un menor control policial; no obstante, el alto nivel de usuarios del metro londinense (tres millones de pasajeros diarios) asegura siempre la presencia de buen número de personas en el transporte público. Los ataques ocurrieron en las estaciones de metro de Warren Street (Victoria Line) Shepherd s Bush (Hammersmith City Line) y Oval (Northern Line) y en un autobús de la línea 26 en Hackney Road. Esos puntos se distribuyen por el norte, este y sur de Londres. Esas líneas quedaron paralizadas durante el resto del día. Aunque ninguna fuente oficial lo b Scotland Yard asegura confirmó, el canal de televisión Sky News aseguró que los autores habrían intentado suicidarse. La BBC, por su parte, citando fuentes policiales informó que el explosivo era de características similares al del 7- J. Algunos viajeros de trenes afectados aseguran que vieron a personas dejar detrás de sí su mochila y salir rápidamente del vagón antes de que se cerraran las puertas y ocurriera la pequeña detonación. No obstante, tras la noticia de la explosión de los detonado- res, algunos testigos indicaron haber visto a una persona de tez oscura, con la parte trasera de su camisa azul rota como por el efecto de una pequeña explosión a su espalda, en la que podría haber llevado una mochila. Otras informaciones indicaban que de la camisa le salían algunos cables. Un testigo declaró también que uno de los supuestos terroristas, al fallar el detonador, efectuó varios disparos sobre la mochila para provocar su explosión sin conseguirlo. El jefe de Scotland Yard, Sir Ian Blair, fue extremadamente cauto en su rueda de prensa y no ofreció ningún detalle sobre la investigación ni sobre los detalles aportados por las televisiones. La Policía pide tiempo Blair pidió tiempo para determinar si los atentados de ayer están relacionados directamente con la trama del 7- J; en todo caso admitió que existía una resonancia dado que eran cuatro Agentes de la Policía británica apuntan con sus armas a uno de los sospechosos detenidos en Whitehall, cerca de Westminster