Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 22 7 2005 11 Zapatero exporta a China su idea de la conjunción de naciones y pide que se levante el embargo Absuelto el profesor de artes marciales acusado de abusar de cuatro alumnas en Barcelona ROSARIO ARÉVALO Consejera de Medio Ambiente La paridad la aupó al cargo MARÍA JOSÉ MUÑOZ El trágico incendio de Guadalajara ha supuesto un duro revés para el Gobierno de Barreda. La incógnita reside en saber si el fuego puede mermar las hasta ahora favorables perspectivas electorales del presidente socialista de Castilla- La Mancha TOLEDO. De bajo perfil político tanto en los gobiernos de Bono como de Barreda, Rosario Arévalo debe en gran parte sus cargos en la Administración a su condición de mujer y al impulso de la paridad, en la que el Gobierno de Castilla- La Mancha fue pionero al confeccionar listas electorales. También, a que el medio ambiente era una maría gubernamental hace muy poco, pero quedaba bien, políticamente hablando, auparlo a departamento monográfico para genuflexión de los ecologistas. No obstante, a Arévalo, mujer de partido en el buen sentido de la palabra, no puede reprochársele no haber trabajado hasta el límite de su capacidad en la misión que un día se le encomendó, como en todos los trabajos que ha desempeñado en la Administración de Castilla- La Mancha desde hace diez años. De gran simpatía, su trato es afable y cercano. Nacida en 1956, licenciada en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, en 1995 entró a formar parte de la Consejería de Sanidad, primero como asesora y posteriormente como jefa del gabinete. Bono la nombró consejera de Medio Ambiente en julio de 2003. Como disciplinada militante socialista, hasta en su carta de dimisión ha aprovechado para arremeter contra la oposición, ejercicio crítico que sin duda Barreda le habrá agradecido en medio de la polémica por una tragedia que nunca nadie hubiera podido imaginar. Sólo ella sabe lo que el presidente regional le dijo en su despacho del Palacio de Fuensalida en el difícil momento de la despedida. Pese a las razones de la dimisión, su gesto honra a Arévalo, por lo raro... Hernando en el centro de la trifulca. Estos hechos, además de las sugerencias formuladas desde el Gobierno y el partido en la región, según fuentes consultadas por ABC, han desembocado en la caída de una de las consejeras con menor peso político del gabinete. Aunque la propia Arévalo comparecerá el lunes en las Cortes regionales, tras lo que se producirá su cese oficialmente, el presidente castellano- manchego pidió ayer intervenir en el pleno parlamentario que se celebrará el próximo jueves para informar sobre el incendio. El PP de Castilla- La Mancha respondió a Barreda que no se esconda tras sus consejeros y que dimita por dignidad y respeto a la Comunidad El granero de votos del PSOE que puede verse quemado TEXTO: ANTONIO GONZÁLEZ TOLEDO. A los quince meses de su toma de posesión, José María Barreda vivía un momento álgido en su carrera por potenciar su imagen al frente del Gobierno de Castilla- La Mancha. La cascada incesante de actos y la campaña de promoción con motivo del IV Centenario de la publicación de El Quijote y, aunque con sus reveses, la bien aprovechada polémica a cuenta del trasvase, habían proyectado su figura incluso más allá de las fronteras de su autonomía, algo fundamental para llenar el vacío dejado por su archipopular antecesor, José Bono. Todo iba según lo previsto, y hasta supuestas encuestas de intención de voto y de popularidad así lo confirmaban. Pero el domingo se truncó esa trayectoria. El incendio que ha provocado una de las mayores catástrofes ecológicas de la región, y, por encima de todo, la pérdida de once vidas, ha marcado un punto de inflexión cuyas consecuencias, con el monte aún humeante, son difíciles de calcular. Barreda atraviesa estos días por su peor trance a causa del trágico accidente, que pone en entredicho la gestión de un gobierno que hasta ahora transitaba por aguas tranquilas. La pregunta que todo el mundo se hace en este momento es si el incendio de Guadalajara puede incidir en su horizonte electoral. No cabe duda que el suceso supone un revés importante. De ahí que sea consciente de que para recuperar el terreno perdido su primera tarea deba ser la de explicar con luz y taquígrafos cómo se gestionó la crisis y cuándo y qué tipo de decisiones se tomaron. Son muchos los aspectos que debe aclarar a la opinión pública, que debe poner negro sobre blanco, y en la medida en que sea capaz de despejar todas las dudas existentes respecto a la catástrofe, su crédito político podrá ir recuperando enteros. En el terreno de la profilaxis política, el de la depuración de responsabilidades, ha tomado la primera decisión en la persona de la consejera de Medio Ambiente, un gesto suficiente para sus correligionarios e insuficiente para la oposición. Lo cierto es que Barreda, tras las dudas generadas en sus comienzos como figura política capaz de suplir sin grandes cataclismos la imagen omnipotente de Bono en la región, había logrado construirse su propia imagen. Emulando a su antecesor, sus opiniones sobre política nacional apuntándose al bando de los socialis- José María Barreda afronta la peor crisis desde que es presidente tas defensores de valores como la unidad territorial o un sistema de financiación solidario, le habían convertido en un referente frente a la corriente más federalista. Además, su posición sobre el polémico trasvase TajoSegura ha sido el gran trampolín para labrarse una popularidad creciente. Tras un prolongado atasco electoral, en el PP de Castilla- La Mancha se percibe esta crisis como una ocasión propicia para limar distancias electorales. El problema para los populares, que siempre han mantenido que Barreda no posee, ni con mucho el HUERTAS FRAILE carisma de Bono, es el enorme granero de votos del que el PSOE disfruta en Castilla- La Mancha, a gran distancia del PP en las últimas elecciones. Precisamente este dato es otra de las incógnitas que habrá que despejar en la contienda electoral de 2007: ¿cuál es el plus que Bono aportaba al PSOE castellano- manchego en cada elección? Sin duda que era elevado- -el último ante Suárez Illana fue arrollador- pero es difícil pensar que Barreda no arrastre también la gran mayoría de los votos, aunque en el Partido Popular recuperan de nuevo la esperanza. Todos preguntaban por Bono, que estaba en Kuwait M. J. M. TOLEDO. Quizá porque él mismo se identificó tanto con Castilla- La Mancha- -hasta decían que se confundía con el paisaje- en medio de esta crisis se ha echado de menos a José Bono. La casualidad, o no, ha separado al ministro de Defensa miles y miles de kilómetros de su querida tierra cuando ésta más sufría, cuando enterraba a once de sus paisanos carbonizados por las llamas de la mayor catástrofe ecológica sufrida por sus campos y bosques. ¿Dónde está Bono? se preguntaban amigos y menos amigos estos días pasados, como si la presencia del que fuera 21 años presidente de Castilla- La Mancha tuviera que ser consustancial con el momento, con el incendio, con las muertes. Se echaban en falta sus palabras de consuelo, pero no llegaron. Un día después de la tragedia, Bono emprendió viaje a Kuwait, puso distancia de por medio. Lo mismo hizo, viajando a Portugal, cuando el Consejo de Ministros aprobó el trasvase Tajo- Segura de la discordia. Cuando le preguntan por su ausencia, dice lo de los tanques y lo de Narbona, como sin darse cuenta de que eso duele en su tierra. Hoy se le espera en el funeral.