Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 22 7 2005 Opinión 7 que conduzcan a un Gobierno elegido constitucionalmente. En su Resolución 1.546, el Consejo aprobó este proceso, reafirmó el derecho del pueblo iraquí a decidir libremente su futuro político y a controlar sus recursos naturales y aprobó el papel en la seguridad de las fuerzas internacionales a petición del Gobierno provisional. Ya es hora de dejar de utilizar la acusación de ilegitimidad para evitar secundar lo que se está haciendo actualmente en Irak. Según la Carta de la ONU, ahora es legal y legítimo aportar recursos militares o de otro tipo para potenciar la seguridad en el país. Independientementede si derrocar a Sadam formaba parte de la guerra contra el terrorismo o no, el desafío actual en Irak es impedir que los terroristas nieguen a los ciudadanos un gobierno democrático. La insurgencia es una minoría ilegítima, que utiliza métodos que violan los principios más básicos de la ley humanitaria. Su líder, Abu Musab Al- Zarqawi, es miembro de Al Qaida y seguidor de Bin Laden. Ya es hora de dejar de fingir que Irak no forma parte de la guerra contra el terrorismo. Combatirlo es la respuesta más eficaz a los atentados que pretenden dividir a los Estados amenazados por el terror. La comunidad internacional debe reconocer que es de interés nacional el apoyar la seguridad de Irak, al igual que la de Afganistán. Si cada Estado amenazado o atacado aumenta su compromiso con la lucha, mejorará la seguridad de todos los países. LA ESPUMA DE LOS DÍAS AFLIGIDOS Y AFLOJADOS UCHO antes de su amistad con Carlos Slim, el ex presidente Felipe González había mostrado su debilidad por la sociedad y los políticos hispanoamericanos. El venezolano Carlos Andrés Pérez fue uno de sus colegas preferidos pero antes nuestro entonces jovencísimo líder socialista había reverenciado al caudillo panameño Omar Torrijos. A él se atribuye una máxima que define certeramente el comportamiento posterior de González: Al que se aflige le aflojan y al que se afloja le afligen Así se condujo González en su época dorada: ni afligido, ni aflojado y, por supuesto, alérgico a cualquier tentación de renuncia. Desde entonces las dimisiones resultan o cortas o excesivas, pero nunca se CARMEN contemplan como un trámiMARTÍNEZ te saludable de la vida púCASTRO blica. Muy pocas vienen motivadas por las responsabilidades políticas más bien son consecuencia de feroces luchas internas: Alfonso Guerra, Pilar Miró o José Borrell fueron víctimas, no de la oposición, sino de sus correligionarios socialistas. Del mismo modo Manuel Pimentel se retiró a escribir novelas cuando descubrió que él se había equivocado de partido y el PP de persona. Ignoro si ese también es el caso de Rosario Arévalo. La consejera de Medio Ambiente de Castilla- La Mancha presentó ayer su dimisión irrevocable. Era lo menos que se podía esperar ante el cúmulo de errores, mentiras y negligencias que acompañaron la tragedia de Guadalajara, aunque los más escépticos podemos sospechar que no hubieran sido suficientes si no mediara además el componente fratricida, la bronca entre Madrid y Toledo. Pero despachar esta catástrofe humana y ecológica con una dimisión y un nuevo paquete de medidas propagandísticas, destinadas a ser papel mojado ante la próxima crisis, merece al menos un pateo de protesta. El Ministerio de Medio Ambiente carece de competencias y por tanto de razón de ser; fue un invento de Aznar cuando estaba empeñado en ser más centrista, más progre y más ecologista que nadie, pero el departamento nació gafado y vacío de contenido. A Isabel Tocino le tocó el desastre de Aznalcóllar, a Jaume Matas el Prestige y a Cristina Narbona este terrible incendio. Todos se han quejado de la falta de competencias ante unas autonomías que rara vez asumen la responsabilidad por sus errores. Al menos en eso ha resultado saludable el gesto de Rosario Arévalo, acostumbrados como estamos a que los políticos autonómicos se tapen las vergüenzas a brochazos de victimismo nacionalista. Vivimos en un país con gravísimos problemas de desertización y desequilibrios hídricos; son problemas nacionales y de enormes consecuencias económicas. Exigen una política muy rigurosa que no se puede abordar desde los clichés demagógicos o los discursos de los ecologistas airados. Menos aún con el actual desbarajuste autonómico. La dimisión de la consejera no debe hurtarnos un debate urgente e imprescindible; los retrasos los pagaremos con nuevas jornadas de duelo. M ÁNGEL GONZÁLEZ ahora es esencial para esa batalla; y que la verdadera solidaridad en Irak garantizaría un resultado aceptable, ayudaría a restablecer la credibilidad de la seguridad colectiva, y desalentaría al terrorismo, en lugar de recompensarlo. Francia, Alemania y otros veían la guerra de Irak como algo ilegítimo, ya que no contaba con el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU. La presente actividad en Irak goza del apoyo inequívoco del Consejo. Ha alentado la transición con un Gobierno provisional, unas elecciones directas y la formación de un ejecutivo de transición responsable de redactar una Constitución y celebrar unas elecciones La idea de que la guerra en Irak ha hecho que el mundo esté más a merced del terrorismo es un razonamiento infundado para abandonar un objetivo esencial. Cada nuevo acto de terrorismo puede usarse de forma conveniente y falaz para demostrar esa idea, como si no se hubiera producido en otras circunstancias. Hoy no nos enfrentamos a las consecuencias de lo que hemos hecho en Afganistán e Irak, sino con los efectos de no haber conseguido acabar con el gobierno de Sadam en 1991, y de haber permitido que Al Qaida avanzara en sus objetivos ocho años después de haber dejado claras sus intenciones. Un esfuerzo colectivo en Irak sería de enorme ayuda para alcanzar un nivel adecuado de seguridad en el país. Ese mayor compromiso no tiene por qué ser militar; el control fronterizo y la preparación en seguridad son requisitos cruciales. Los Estados musulmanes podrían aportar una fuerza multilateral capaz de proteger a diplomáticos y misiones. Lo importante es que la cooperación sea firme, generalizada y abiertamente reconocida. The Wall Street Journal, 2005 PALABRAS CRUZADAS ¿Afectarán las bombas de ayer a la inversión en Gran Bretaña? EL MIEDO PIDE LA VEZ YA LES GUSTARÍA, YA N aspecto revelador de la bondad del capitalismo es el odio que suscita entre los enemigos de la libertad. Los tres movimientos antiliberales más devastadores- -el comunismo, el fascismo y el fundamentalismo islámico- -han sido todos rabiosamente anticapitalistas. Pueden haberse aborrecido entre sí, hasta el punto de la guerra, pero están unidos en contra del mercado y la propiedad privada, fundamentos no sólo de la prosperidad material sino de algo mucho más importante: la sociedad libre. No fue casual que (antes de la guerra de Irak) los antiglobalizadores más letales apuntaran su fanatismo contra las C. RODRÍGUEZ Torres Gemelas, el World Trade Center. BRAUN Ahí está la clave, trade el comercio, clave de la civilización en libertad y objeto del recelo de la corrección política desde que hay memoria. Y por eso se descarga la ira en los países relativamente más capitalistas, Inglaterra y Estados Unidos. Ya en el siglo XIX empezó Marx ¡desde Londres! con el camelo de que los trabajadores padecen bajo el capitalismo. Muchos conservadores, nótese, secundaron la filfa, hasta hoy. Por cierto, dijo Mises hace muchos años que los países más partidarios del capitalismo no empiezan las guerras. Pero las ganan. C OMO dijo el jefe de la Policía británica las bombas no les sorprendieron. Tampoco las de ayer, pese a su inquietante reincidencia. Pero que no sorprendan, no quiere decir que no amedrenten. La primera vez los mercados no pestañearon. Los datos acreditan que ni el 11- S en los Estados Unidos, ni el 11- M en Madrid, ni el 7- J en Londres modificaron la tendencia de las economías, no afectaron decididamente ni al consumo, ni a la inversión, ni al crecimiento. Pero la irrupción del terrorismo suicida en lo cotidiano pasa factura en vidas de las víctimas, en daños irreparables a otros muchos, y también en inversiones, resta potencial de F. GONZÁLEZ prosperidad. URBANEJA Un mundo más inseguro supone una sociedad con recorrido más corto, con expectativas menguadas y con ánimo alicaído. Por más que se ponga valor y coraje encima del miedo. Los terroristas buscan ese efecto, van contra la prosperidad y el crecimiento, que es lo que más les irrita por cuanto supone superioridad de este modelo de sociedad que odian, frente al suyo que les deja en el medioevo. Quieren quebrar la confianza y la esperanza de las sociedades libres, y aunque no logran todos los objetivos, no se puede negar que a corto plazo asustan y encogen. U ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate