Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 JUEVES 21 7 2005 ABC Gente Masako vuelve a sonreír Después de veinte meses sin salir de palacio a causa de una depresión nerviosa, la esposa del Príncipe Heredero de Japón reapareció ayer en la Expo de Aichi TEXTO: ABC FOTO: AP El padre de Michael Jackson confirmó ayer en Berlín que la familia ofrecerá una fiesta mañana en la ciudad alemana a los admiradores del astro del pop, pero declinó confirmar si él estará en el festejo. Joseph Jackson afirmó que la fiesta es para celebrar su 76 cumpleaños y para agradecer el apoyo de los fans durante el juicio. Princesa Masako retomó ayer sus funciones imperiales fuera de Tokio al acompañar al Príncipe Heredero Naruhito en su visita a la Expo Universal de Aichi y después de estar veinte meses alejada de la vida pública por una depresión nerviosa. La Princesa se mostró distendida y sonriente ante la comitiva de recepción de las autoridades locales, luciendo un aspecto muy saludable, y correspondió con saludos al numeroso público japonés que se acercó a brindarle su cariño. Según la Casa Real, Masako realizó el viaje porque había expresado un fuerte deseo de visitar la Expo, debido a que no pudo acudir a su inauguración a finales del pasado mes de marzo y porque su esposo ostenta el cargo de presidente honorario. No obstante, la institución Real advirtió que aún tiene que recuperarse completamente de su enfermedad y agregó que, dependiendo de su evolución, retomará plenamente sus funciones como miembro de la Familia Imperial. El primer pabellón que Masako y Naruhito visitaron fue el del Reino Unido, con el fin de transmitir sus condolencias por el atentado del pasado día 7. La Princesa había participado únicamente en ocasiones excepcionales, pero en ningún momento abandonó la capital japonesa para cumplir con sus funciones de Princesa, ni siquiera para acompañar a su esposo a la boda de los Príncipes de Asturias. En julio del año pasado, la Casa Imperial reconoció que Masako sufría un desorden La nervioso provocado por el estrés ligado a su condición Real, después de que el Príncipe Naruhito sorprendiera con sus críticas por el tratamiento que había recibido su esposa. A Masako le han sido negadas muchas de sus aptitudes como diplomática y hubo factores que actuaron en contra de su personalidad llegó a decir el primogénito del Emperador Akihito ante un grupo de periodistas. La encorsetada vida imperial y las escasas posibilidades para viajar pudieron con el espíritu de esta cultivada plebeya, diplomática de carrera. Frente a la opacidad de la institución imperial nipona, la Prensa tanto local como extranjera también atribuye su desdicha a las presiones que sufre para concebir un hijo varón que prolongue la dinastía reinante más antigua del mundo. Masako contrajo matrimonio con el Príncipe Heredero japonés en 1993, pero la pareja tuvo que esperar ocho años hasta poder celebrar el nacimiento de su primer descendiente, que resultó ser una niña, la Princesa Aiko. Desde entonces, el debate sobre la posibilidad de cambiar la Ley Sálica nipona y permitir que una emperatriz vuelva a ocupar el Trono está latiendo en la sociedad japonesa. Un comité de sabios estudia desde enero la reforma de la ley promulgada en 1947 y está previsto que entreguen sus conclusiones el próximo otoño al primer ministro japonés, Junichiro Koizumi. Según los analistas consultados por la agencia Kyodo, la decisión está ya tomada y presentarán un informe recomendando el cambio de la legislación. La Princesa Masako saluda a su llegada, ayer, a la Expo de Aichi