Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 Deportes JUEVES 21 7 2005 ABC A sus 39 años el de Fuenterrabía tenía dos caminos: pensar en el adiós o hacer otra apuesta por regresar a lo más alto. Eligió el esfuerzo y el trabajo en el gimnasio. Cambió sus rutinas y su forma de entrenarse para seguir siendo competitivo Un año para el optimismo En 2005 ha disputado 17 torneos, ha pasado 15 cortes y ha conseguido acabar en el top- 10 en siete de ellos. Ha sido segundo en el Bay Hill y tercero en Houston y el British Cuando se lleva tanto tiempo sin ganar lo importante es estar ahí llamando a la puerta; tarde o temprano se abrirá de nuevo Ha ascendido al puesto 40 del ranking mundial, lo que le asegura participar en el PGA y en los torneos de la Copa del Mundo que restan. Recuperó la tarjeta americana para 2006 (ya suma 1,5 millones de dólares) y se ha clasificado para el Volvo Masters. Seguro que volveré a lo más alto, no me siento inferior a ninguno de los jugadores de arriba De esta forma ha recuperado sus poderes. Antes veía la bola de Vijay Singh con prismáticos y ahora sólo necesito gafas apunta con sorna. Y puede competir con los mejores a sus 39 años. Pero lanza un aviso a las nuevas generaciones, la vida del golfista profesional exige una dedicación plena: Yo he renunciado a muchas cosas en mi vida y no sé si los chavales de hoy en día están dispuestos a ello. No es fácil pasar de ser un buen amateur a una estrella pro Lo dice quien ha consagrado su vida al deporte verde. Además de con su familia, su mánager y sus amigos, se evade de la competición diseñando campos de golf. ¡Ah! y últimamente también en el gimnasio. Hércules Olazábal TEXTO M. A. BARBERO MADRID. José María Olazábal es muy peculiar. Entregado por completo a su profesión, vive el golf en toda su intensidad. Nació en el campo donde su abuelo y su padre trabajaban y para él ése ha sido su único mundo. Ha llegado a lo más alto muchas veces y otras tantas ha pasado por el purgatorio, pero es pertinaz y trabajador y sabe que volverá a estar arriba. No en vano esta temporada cumple su vigésima como profesional. Experiencia que es grado. Lo importante no son las veces que te caigas, sino las que eres capaz de levantarte comenta con orgullo quien estuvo año y medio desahuciado para el deporte, al borde de una silla de ruedas, y fue capaz de resurgir para ganar un Masters en 1999. Él no necesita psicólogo, sólo un nivel de perfección que hace muy difícil verle satisfecho con su trabajo. Primero vamos a arreglar mis problemas con el putt y luego ya hablaremos de la terapia Es su forma de afrontar los problemas. De cara y por derecho. Hace un lustro vio claro por dónde iban los tiros. A mí no me motiva jugar un torneo para terminar en el puesto 60. Soy un ganador nato y la adrenalina que se siente cuando luchas por el triunfo no te la quita nadie Y como con la irrupción del fenómeno Tiger Woods cambió el concepto de este deporte, tuvo que ponerse las pilas: dieta y gimnasio si no quería perder el tren de la cabeza. Sin embargo, los dos últimos años ha vivido uno de sus peores baches. Su guerra con el driver se hizo patente y, lo que fue peor, empezó a fallar también con los hierros, otrora la mejor parte de su repertorio. Los éxitos se pararon en 2002 en Hong Kong y con ello las exenciones para los torneos. Perdió la tarjeta americana y tuvo que pasar por la criba de las previas para jugar los grandes. Sin embargo, el trabajo realizado con Butch Harmond, el primer gurú de Tiger, José María Olazábal AP que le da consejos a cambio de botellas de vino, ha empezado a dar sus frutos esta campaña acompañado por un cambio físico evidente. El último invierno comencé a entrenarme con Jonkar Lizeaga- -preparador de la pertiguista Naroa Aguirre y de los golfistas Jesús Mari Arruti e Iñaki Alustiza- -y me fue muy bien. Adaptó sus conocimientos de biomecánica a mis necesidades y me preparó un plan específico de pesas destinado también a cambiar el plano del swing Se trata de ganar la potencia necesaria, nada más. Sigo con el mismo peso que antes y sin hacer régimen, lo que pasa es que he sustituido grasa por fibra. ¡Y he descubierto músculos que no sabía que tenía!