Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21 7 2005 31 Madrid Tres policías municipales heridos en un enfrentamiento con vecinos que impedían la tala de árboles por la M- 30 Una demolición en tiempo récord Pese a lo apuntado en un principio, toda parece indicar que la demolición del rascacielos concluirá antes de lo previsto. Nada más comenzar con los trabajos de desescombro a las pocas semanas del suceso, los técnicos encargados del proyecto advirtieron que la tarea se extendería por espacio de doce meses, como mínimo. Sin embargo, en menos de medio año, el edificio ha quedado reducido, prácticamente, a un tercio, por lo que los expertos creen que la demolición concluirá mucho antes de lo previsto. Incluso, apuntan, podrá hacerse durante 2005. Los trabajos de desescombro, y su celeridad, han suscitado el interés internacional. El Ayuntamiento de Madrid, en este sentido, ha editado un DVD con imágenes de todo el proceso para enviarlo a países como Japón y Reino Unido, que se han mostrado interesados. obstante, quien ponga el punto y final a las investigaciones, que en este caso siempre han estado plagadas de incógnitas. La misma noche de autos se apuntaba a un cortocircuito como origen del desastre. Los investigadores añadieron, un día después, que la torre llevaba ardiendo mucho tiempo cuando las llamas fueron detectadas. El rascacielos ha quedado reducido a un tercio gracias al rápido proceso de desescombro JULIÁN DE DOMINGO La policía apunta a una colilla mal apagada como principal hipótesis del incendio del Windsor El informe concluye que el fuego se inició en un despacho de la planta 21 b Las investigaciones de la policía Un manojo de hipótesis Los propietarios del edificio, la familia Reyzabal, tenían sin embargo otra versión. Aseguraban que las alarmas y los sistemas de seguridad funcionaron a la perfección, un extremo que los Bomberos desmontaron en parte al desvelar las enormes dificultades que tuvieron para tratar de sofocar las llamas. Mangueras sin presión, llaves bloqueadas, columnas secas inservibles... una cadena de inconvenientes que quizá precipitaron el fin del Windsor. Para animar aún más la investigación, apareció una filmación doméstica en la que dos siluetas campaban a sus anchas en el interior del edificio en llamas. Aquí tampoco hubo acuerdo. La policía científica dio veracidad al documento. Los Bomberos, en cambio, aplicaron las leyes de reflexión óptica para concluir que nadie estuvo en el Windsor cuando ardía sin control. Sólo fueron, dicen, reflejos de un edificio cercano. científica serán trasladadas al juez. Los agentes, que no encontraron aceleradores del fuego, se decantan por un incendio fortuito S. ALLER MADRID. El incendio que el 12 de febrero destruyó el rascacielos Windsor pudo originarse por una colilla mal apagada en un despacho de la planta 21. Esa es la principal hipótesis que baraja en su informe la policía científica, que durante estos meses ha analizado las declaraciones de los testigos y to- das las pruebas recogidas en el lugar del siniestro. El informe pericial, ya terminado, pasará ahora a manos del juez, que deberá determinar si el fuego que arrasó la torre de oficinas pudo originarse realmente por un cigarro sin apagar. De momento, los agentes de la policía científica insisten en las mismas tesis que barajan desde hace meses. De acuerdo con sus investigaciones, el incendio comenzó en el despacho 2.109, situado en la planta 21 y ocupado habitualmente por una empleada de la empresa Deloitte, la compañía más afectada por el espectacular incendio. Esta mujer permaneció en el inte- rior del inmueble desde las cuatro de la tarde hasta las once de la noche y, según su declaración, fumó varios cigarrillos, el último poco antes de abandonar el edificio. Durante las 7 horas que estuvo en el rascacielos, ni vio ni percibió fuego o humo. Después, cerró la habitación con llave y se marchó. A partir de ese momento, todo son dudas en torno a qué ocurrió realmente en el interior del rascacielos siniestrado. La policía científica, que se desplazó hasta las ruinas del Windsor con el fin de obtener pruebas, no halló ningún agente acelerador del fuego, lo que le ha llevado a concluir que el incendio no fue intencionado. Será el juez, no