Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional JUEVES 21 7 2005 ABC Tres británicos serán juzgados por crímenes de guerra en Irak E. J. B LONDRES. Tres soldados británicos serán juzgados por trato inhumano a detenidos en Irak, imputados bajo la ley de la Corte Penal Internacional, si bien su juicio se celebrará en una corte marcial en el Reino Unido. El fiscal general ha informado al Parlamento de que serán procesados otros ocho implicados en dos incidentes ocurridos en Irak, entre ellos varios oficiales. El caso afecta al cabo Donald Payne, de 34 años y a los soldados Wayne Crowfort, de 21, y Darren Fallen, de 22, así como a otros cuatro militares. Los tres detuvieron en un hotel de Basora a varias personas, que luego trasladaron a un lugar de internamiento. Según la acusación, uno de los presos, Salim Musa, murió tras sufrir maltratos del cabo Payne, a quien se le responsabiliza de homicidio, de trato inhumano a varios reclusos y de pervertir el curso de la Justicia. Sus compañeros habrían participado en el maltrato. Acusados de negligencia respecto a esos hechos están el coronel George Mendoza y el comandante de Inteligencia Michael Peebles. Según la acusación, en el segundo caso en Basora los cuatro soldados detuvieron a otros tanto ladrones y les dieron una paliza antes de arrojarlos a un canal, donde uno de los detenidos, Ahmed Karim, se ahogó al no saber nadar. Niños y familias iraquíes guardan tres minutos de silencio en tributo a las víctimas de los recientes atentados en Irak EPA Mujeres iraquíes denuncian un recorte de sus derechos en la nueva Constitución El texto ya redactado supedita la igualdad al acatamiento de la Sharia b La futura Carta Magna suprimirá Los suníes dejan en suspenso la nueva Carta Magna iraquí ABC BAGDAD. El asesinato de los suníes Mijbil Issa y Dhamin Husein, ponentes constitucionales, junto a su consejero Aziz Ibrahim- -en un principio el ministerio del Interior confirmó la muerte de tres miembros del comité de redacción de la Constitución iraquí- ha provocado una reacción en cadena. Ante la muerte de Issa y Husein, varios representantes de esta comunidad religiosa han decidide retirarse del comité encargado de redactar la nueva Constitución iraquí. El portavoz del Consejo de Diálogo Nacional, Salah al Mutlaq, insistió en que no es el momento propicio para escribir la Constitución y no descartó otras deserciones de los suníes. Asimismo, un destacado miembro suní, Kamal Hamdoun, declaró la suspensión temporal de la participación de su comunidad en la ponencia constitucional. Mientras tanto, al menos 21 personas murieron ayer en Irak. la cuota mínima del 25 por ciento de mujeres en el Parlamento, y subordinará sus derechos en el matrimonio y las herencias MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Dos centenares de mujeres iraquíes acudieron el martes, en busca de las cámaras internacionales, a la misma plaza en la que en abril de 2003 se filmara la caída de la estatua de Sadam Husein, pero, paradójicamente, esta vez su recuerdo tenía un punto de nostalgia. Según denunciaron en la manifestación, la nueva Constitución que se redacta a contrarreloj eliminará los derechos de los que gozaron durante medio siglo bajo el gobierno secular del dictador en prisión. El borrador ha circulado discretamente entre los miembros de la Asamblea Nacional electa en enero pasado, y al menos una copia ha llegado a manos del diario The New York Times, que ha podido confirmar sus quejas. Otros medios estadounidenses, como Los Angeles Times y Associated Press, también se hacían eco ayer de lo que, de salir adelante, supeditará los derechos de las mujeres en materias tales como el matrimonio, el divorcio y las herencias, a las tradiciones y culturas religiosas de cada grupo, además de suprimir la cuota mínima del 25 por ciento de mujeres en el Parlamento. El texto será enviado a principios de agosto a la Asamblea Nacional, donde se espera sea aprobado antes del día 15. Después, siete millones de copias impresas se distribuirán entre la población para que la ratifique en referéndum. Las llamadas elecciones libres han dado autoridad a los enemigos de las mujeres de este país, los mulás, para que escriban una Constitución que nos hará inferiores y prescindibles durante generaciones había augurado Yanar Mohammed, presidenta de la organización Mujeres por la Libertad en Irak. Y encima esperan que nos callemos, que estemos de acuerdo, y que demos las gracias al cielo por la libertad de la post- invasión que estamos disfrutando concluyó con amargo sarcas- mo el pasado Día Internacional de la Mujer. Sus sospechas se han visto confirmadas. La Constitución establece la igualdad de todos los iraquíes, pero pone la trampa al añadir siempre que no viole el Sharia o ley del Corán. Según la cual, las mujeres no podrán contraer matrimonio sin permiso de su familia, sin importar la edad que tengan, y mientras, sus maridos podrán divorciarse sólo con decirlo tres veces en su presencia; ellas tendrán que obtener la aprobación de los clérigos antes de llevar el caso a los tribunales. En cuestión de herencias, sólo podrán aspirar a la mitad de lo que obtengan sus hermanos varones. Con ello se revierten los avances obtenidos en 1959, cuando un grupo de militares seculares destronó a los británicos e incorporó a las leyes la interpretación más liberal, poniéndolas al frente de los avances feministas en el mundo árabe. Entre las apenas nueve mujeres que forman parte del comité de 71 miembros que redacta la Carta Magna, al menos una de ellas, Mariam Arayess, religiosa chií que busca convertir Irak en un gobierno islámico, dijo al rotativo neoyorquino sentirse satisfecha con el borrador. Un occidental familiarizado con las negociaciones añadió que el texto no es tan severo como podría haber sido Por el contrario, Sami Rasouli, que trabaja desde Irak para Human Rights Watch, sonrió irónico cuando se le preguntó si el texto es bueno para las mujeres: No, por supuesto, pero no sólo para las mujeres iraquíes, sino tampoco para el pueblo iraquí en general